Aukeratutako atala ◊ Jose Ramon Rementeria ◊

• Jueves, Enero 21st, 2016

Introducción en Toponimia

Veamos como debe reflejarse esta relación, que denominaremos armónica, en el topónimo en

AM,   OM,     EM,     IM,       UM,

AM es la monta√Īa. UM en el mismo concepto del masivo ha de ser contraria en algo (no contradictorio) a ella. Si la monta√Īa es grande UM ser√° peque√Īo, si AM s√≥lida UM flu√≠da o vac√≠a, si AM alta UM baja; pero no se exige duplicidad de contrariedades. IM considerado como cantidad masiva ser√° incremento y su tama√Īo (el aumento) peque√Īo, como forma ‚Äúpunta‚ÄĚ. Observen si se cumplen estos valores en lo que el castellano denomina C-IMA.

Con √©ste tendr√° afinidad CUME. Si por el IM del ‚Äúincremento‚ÄĚ el UM de A-UMENTO. Si por CIMA, lo ¬†que los portugueses denominan CUME (cumbre). Seg√ļn la consonante¬† se ir√°n determinando en qu√© concepto debe considerarse contrario a AM y tambi√©n a IM.

¬ŅEs contrario a la solidez de la masa, es fluida? Adicion√©mosle FL como lleva FLUIDO y tendremos FL-UMEN (latino), resultando que el r√≠o es un contrario a la monta√Īa. ¬ŅQue lleva H y se trata de un contrario a HAM por su masividad e incluso por la altura? HUMEDAD. ¬ŅQue queremos que sea cosa alta pero sin solidez ni gravedad? Tendremos HUMO. ¬ŅQue queremos que tenga solidez? HUMADA (localidad que lleva su nombre de esta cualidad en la monta√Īa masiva de la Pe√Īa AMAYA). ¬ŅQue queremos que sea s√≥lo la parte alta? Hacemos K la H y volvemos a KUME.

La forma OMA ser√° contradictoria a la punta IMA, como la cantidad constante es al incremento y por lo tanto la masividad en OMA ser√° sin punta, si es √°spera R-OMA , si es plana L-OMA.

um-i                em-oi              um-a              um-e              um-o              um-au                        um-u

im-i                im-ai              im-a               im-e               im-o               im-au            im-u

AM-I               AM-AI             AM-A              AM-E              AM-O             AM-AU           AM-U

.IM-I                IM-AI             IM-A              IM-E              IM-O                IM-AU            IM-U

OM-I               OM-AI            OM-A             OM-E             OM-O             OM-AU         OM-U

De las formas principales de masividad en alzada he tomado cinco conceptos substanciales (primer juego en vocal) y siete calidades ( segundo juego en vocal). AM es la masividad substancial, luego AM-A es monta√Īa. As√≠ tendremos SAJ-AM-A en Bolivia sobre Chile, y FUSIJ-AM-A en jap√≥n; GUAD-ARR-AM-A (Siete Picos) en Madrid…etc. Luego decir AMANIA es como decir en castellano MONTANIA. Si los romanos nos dicen que Flaviobriga fu√© AMANUM PORTUS es que fu√© puerto de MONTANIESES., y el moj√≥n O de BIZKAIA y MONTANIA es el ZAL-AM-A

(La A final es el artikulado que encontramos en Euskera)

El concepto de masividad suele ir asociado frecuentemente al de elevación (vocal-L) en los montes altos, como AMALIA alpina y ALAMANIA id.

Las formas vivas van en I de modo que IM es la masividad de punta que puede ser en total o grande como el volcán TOL-IMA o puede contar sólo la ZIMA o KIMA. En la forma ALAMANA se nos da en los Cárpatos el KALIMANU; hermoso ejemplar americano es ILIMANI; punta altiva en Africa es su máxima cota del KILIMANHAR-O. En la forma AMALse nos da el HIMALAIA.

La forma en E es la suave. La monta√Īa en cuerpo entero AMIR se da en el PAMIR; la suavizaci√≥n de los AMIR hace el EMIR de KAKEMIRA o CACHEMIRA; la de ALAMANIAS hace ALEMANIA; su HEMIA referida al bajo es BAU-HEMIA o BO-HEMIA; la de Italia en relaci√≥n a AMALIA es EMILIA.

AIM-A¬†¬† AMAI ¬ŅQu√© pasa con el diptongo en AI?

Que lleva significación de airoso e irá substancialmente en AIMA y calificado como airoso en AMAI.

En AMERICA, dicha en AMERIA, calificada como m√°s suave que AMARIA ( los aAndes para Venezuela), las zonas de AMA fueron las AMA-ZONAS. En sus m√°s altas monta√Īas peruanas , sus AMANOS o MONTANOS eran los AIMAR-AS. Y en Francia se da el apellido AIMAR, y en nuestro Duranguesado AMARIKA.¬† RORAIMA, PAKARAIMA, etc… son monta√Īas entre Brasil y Venezuela.

Como AMAI airoso o AMAI-A se nos da la de Burgos. M√°s suaves en AMEI son las que dejan la entrada en la cornisa cant√°brica por el AM-EI-UGO (Ameyugo)Otra AMAYA pon√≠a Navarro Villoslada en la Sierra de Cantabria cerca de Logro√Īo.

Un AMAI escaso es AM-AY-URR; un AM-U como menor, falto de tama√Īo es KAL-AM-U-A.( Sigo pensando lo mismo aunque Michelena piense en KALAMUGARRA y el ca√Īamo KALAMUA).

Contra el apuntamiento en IM viene lo mocho en OM, articulado OM-A que traducen por colinaen el vascuence, mientras que en las AM o monta√Īa ser√°n AMO los de cresta mocha, como el monte AMOR de Toledo, como las referencias del AMOROTS y de AMOROTO. Del AMOR-OTS y otros la referencia para AMORE-BIETA que no significa‚ÄĚlugar de dos amores‚ÄĚ como pretenden.

Volviendo a la forma OMA o colina, la caracterizada por cuerpo duro es RROMA y la de cuerpo blando ROMA, con R suave y, en las leyendas de ROMA con ROMULO ( fallo de la RROMA del capitolio o de la ROMA o palatino) juega la ciudad de REMO o REM-URIA vascuence en el Palatino.

Volvamos a los AMAI que combinados con concepto de elevaci√≥n entran entre los AMAL como sobre R-AM-ALES.¬† Los AMAIL designan a AMAILLOA o AMALLUA como r√≠o entre ellos por Marquina, entre AMIL-ES como AMILLAGARAY, y la AMALL-OBIETA es el bajo por Durango bajo monta√Īas airosas, en relaci√≥n a los AMORES:

El MA en relación a AM es de menos alzada; los  los de menos que los AMAIL pero airosos son los que entre ellos tienen a MAIL, MALL a MALL-ABIA.

Pasemos a los UM que he guardado para el final, porque, al igual que los UME o cr√≠os en la familia animal pueden estar sobre los hombros de sus padres AME y tambi√©n en el suelo, en orograf√≠a los UNE pueden estar en alto HUME o en la KUM de KUM-E o KUMBRE, como en el KARA-KOR-UM est√° la 2¬™ cota mundial, el ANKO-HUMA es la 2¬™ americana, m√°xima en su entorno… ‚Äďcomo en HUMA malague√Īo o en los peque√Īos HUMANES de la Castilla Central.

Todav√≠a m√°s inmasivos son las LUMA.o PLUMA, el HUMO y la ESP-UMA, tres cosas que se alzan inmasivas. Y tenemos la HUMEDAD, el LUMUS, el FLUMEN, lo UMAU o UMATUA de la fruta acuosa en vascuence, como en el ZUMO castellano. Todos estos UM cumplen la condici√≥n de ser de conceptos contrarios al AM de masividad en alzada, …y cosas muy distintas.

¬ŅCasualidad de que se sigan unas mismas ordenaciones de sonidos en los cuatro continentes? No; no es casualidad si los animales superiores (lease humanos) tienen una misma constituci√≥n org√°nica con la cual van los valores acordes.

VN:F [1.8.8_1072]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
• Mi√©rcoles, Enero 20th, 2016

Siguiendo con el método matemático

Para que el semantismo sea matemático no es preciso que cada letra tenga un valor específico como objeto determinado, sino que  dos de sus valores mantengan entre sí la misma relación  cuando se refieren a dos objetos distintos, lo que podemos expresar en:

A1 =                 E1 =             I1 =               O1 =              U1

A2                   E2                    I2                     O2                   U2

o bien

A1 =         A2

I1           =            I2

Esta relación debe mantenerse cuando numerador y denominador vienen afectados por un mismo factor, y tomando como tal una consonante, tendremos que los monosílabos de la misma consonante deberán guardar entre si la misma relación que las vocales.

Conocidas las necesidades de estas relaciones para que el semantismo literal sea matemático y siendo así que pensamos que la presencia de su matematicismo es precisa para dilucidar de una vez con carácter definitivo si el semantismo es un hecho, debemos operar en consecuencia., para tratar de hallar los valores de las vocales. Y verán qué sencillo resulta dar con las relaciones de las vocales

A           AME                        grande                        mayor                         creador

‚Äē‚Äē¬†¬† =¬† ‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē¬†¬†¬† ¬†¬†¬†¬† =¬†¬†¬†¬†¬†¬† ‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† =¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† ‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† =¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† ‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē

U¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† ¬† UME ¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† peque√Īo¬† ¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† ¬†menor¬†¬†¬†¬† ¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† ¬†¬†criatura

A           EMA                         hembra substancial                           substancial

‚Äē‚Äē¬†¬† =¬†¬† ‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† =¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† ‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē¬†¬†¬†¬† =¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† ‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē

U           EMU                        hembra no substancial                         no substancial

Resultando: la A encierra unos conceptos substanciales y la U sus contrarios. Entre la A y la U existe una relación de contrariedad.

Claro est√° que esto resulta f√°cil una vez de haberlo visto, pero no lo es tanto antes de verlo.- Sin embargo nada tiene de extra√Īo que a un hombre acostumbrado a pensar en criterio matem√°tico se le ocurriera que si las letras ten√≠an un valor, la relaci√≥n de valores de dos de esas letras ten√≠an que aparecer o reflejarse en los objetos designados por voces que s√≥lo tuvieran como variante dicha letra. El problema consiste en encontrarlas cuando no aparece una serie, por ejemplo, con todas las vocales como la expuesta en M, lo cual no es corriente, ya sea porque se han perdido voces en una lengua, lo cual tiene el efecto de hallarnos con falta de piezas en el rompecabezas que queremos resolver, ya porque dos voces a comparar se encuentran designando objetos en campos de la idea distintos o con distinta funci√≥n gramatical, ya porque los conceptos substanciales van acompa√Īados de distintas consonantes que enmascaran las relaciones, etc. Convirtiendo as√≠ el problema en conjunto a algo semejante a un crucigrama, en el que¬† por unas gu√≠as que no nos aclaran del todo una cosa, un objeto o un valor, hemos de ir rellenando huecos del rompecabezas.

Por ejemplo y en el vascuence donde comencé, tenía:

A = el, la, lo, aquél, aquéllo, aquélla

I = t√ļ

II = junco

O = voz de mando de parada a las bestias

U = elemento en la voz aglutinada, equivalente a concepto de vacío o agua.

Pero con un poco de intuici√≥n se van deduciendo cosas y fijando conceptos en el crucigrama.¬† El junco, designado como muy I y su contrario en forma es redondo O. ¬ŅEncerrar√°n conceptos contrarios?¬† S√© que O est√° relacionado con la parada; ¬Ņ Lo estar√° con el IR? El castellano IR as√≠ parece indicarlo.¬† Y de pronto vemos que los verbos de acci√≥n natural, los naturales del hombre intransitivos y de movimiento comienzan en infinitivo por I o J y que los derivados de √©stos, transitivos, comienzan por ER. He ah√≠ una relaci√≥n que se nos ha presentado inesperadamente.

I-BILLI                       andar                                     JANTZI                     vestir

ERABILLI                 andar a otro,                         ERANTZI                 desnudar

IKUSI                         ver                                         JUAN                         ir

ERAKUTSI mostrar, hacer ver a otro,                 ERUAN                     llevar

Y buscando, buscando, damos con dos voces verbales en infinitivo en que aparece una relación de I y O; EGIN (hacer) , EGON (estar)

I          EGIN            verbo de actividad                        activo                         dinámico

‚Äē‚Äē¬†¬† =¬† ‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē¬† = ‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē¬†¬† =¬†¬†¬†¬†¬† ‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† =¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† ‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē

O             EGON                 verbo de reposo                  pasivo                           estático

U = elemento que va por vado o agua

UR = agua,                           AR (ARE) = arena,                          ARR (ARRI) = piedra

A          sólido             R                    AR                            sólido blando

‚Äē‚Äē¬†¬† =¬† ‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē¬† = ¬†¬† ‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē¬†¬† =¬†¬†¬†¬† ‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē¬†¬† =¬†¬† ‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē‚Äē

U            fluido           R’ (RR)           ARR                           sólido duro

En lo que parece que la dureza de la R guarda relación con la del material. Con éstas cosas y otras parecidas, nos vamos centrando, dibujando los perfiles, y va uno haciéndose poco a poco con el semantismo literal en el vascuence que por su especial contextura, por su característica conceptual y por la conservación de su raigambre permite estudiar la anatomía y arquitectura de sus voces.

Se va viendo que la A y la U son contrarias entre s√≠ as√≠ como la I y la O, que la U tiende hacia lo vac√≠o, vano, cosa f√ļtil en contra de la A. A veces la U parece ser grande pero en ese caso es concepto que no tiene solidez, lo que nos lleva a pensar que existe entre ellos contrariedad pero no contradicci√≥n; en cambio la I y la O van resultando siempre contrarios.¬† A veces nos encontramos con voces cuyas formas quipuzcoana y vizca√≠nase distinguen por aparecer una en I y la otra en U lo que prueba afinidad en una cierta forma del valor conceptual.

Pronto se ve¬īesta relaci√≥n puesto que as√≠ como la U tiende a lo poco y a lo poco substancial¬† la I tiende a lo peque√Īo.

Y as√≠ se van fijando ideas, mas se hace preciso ‚Äúmaterializar‚ÄĚ esas ideas, recurriendo se a la gu√≠a de los primeros conceptos de las ciencias exactas.

Creo que cualquiera que hubiera operado en forma an√°loga hubiera dado con los resultados en que he venido a dar, siempre y cuando hubiera ido a buscar el semantismo y no actuando con el prejuicio del que ya sabe que eso no puede existir.

En cuanto a Saussure: Pongamos un freno a las objeciones con ejemplos en U , como KAUSA, porque dos cosas, contrarias en U a una tercera en A, pueden ser perfectamente contrarias entre sí.

La ‚ÄúKAUSA‚ÄĚ (cosa)¬†¬† es sujeto ausente ( o falto) de actividad

La ‚ÄúKOSA‚ÄĚ ¬†¬†(cosa)¬†¬†¬†¬† es sujeto de estatismo

La ‚ÄúKAUSA‚ÄĚ (causa) es sujeto ausente en el acto.

El KAUSA (causa) y el KAUSA (cosa) son dos ausentes en el concepto de actividad: una del poder del sujeto y la otra de la presencia del acto.

La causa de la muerte de Abel, que murió a causa de las heridas producidas a causa del golpeo con una quijada de burro, fue a causa de la envidia de Caín. Pero la envidia no mató a Abel sino Cain. La causa es impresente, no se ve.

KAUSA (causa) y KAUSA (cosa) son contrarias al sujeto agente en algo, pero no contradictorias Рy dos cosas contrarias a una tercera pueden ser afines o contrarias entre sí.

VN:F [1.8.8_1072]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
• Lunes, Enero 18th, 2016

Si consideramos el orden creciente de los animales AM-E en genérico es el animal de masa superior en alzada, idea que el vasco aplica a los mayores padre o madre  indistintamente.

Y contra su masividad¬† en AM vendr√° la inmasividad de la cr√≠a en UM de UM-E. Entrar√° en incremento IM-E (ni√Īo o ni√Īa) llegando al tama√Īo medio, variable, EM-E, con tope de crecimiento en OM-E,(mozo), antes de ser AME.

Sucede que los mayores, los masivos,  y los menores inmasivos , AM-E y UM-E, se verán luego, en una asociación de ideas, como creadores y creados.

El AMA en masa es el gran macho; la AMA, substancial creadora, es la madre. ¬ŅPara qui√©n dejamos pues AMA? Cada pueblo se las ha apa√Īado por su cuenta para evitar confusiones.

a grande……………………………….substancial¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† ame mayor (padre o madre)

o grande……………………………….constante¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† ome hombre

e mediano ……………………………variable¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† eme hembra

i peque√Īo …………………………….creciente¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† ime ni√Īo o ni√Īa

u peque√Īo …………………………..¬† insubstancial ¬†¬†¬†¬† ume menor¬† (cr√≠o o cr√≠a)

He dicho que AMA es , en principio, abstracto y substancial. ¬ŅPorqu√© AMAR es diez, el AMARREKO vale cinco y los dedos del pulpo AMARR-ATZ son ocho? ‚Äď Porque, en principio, AMA es lo cuantioso, con superioridad en la GAMA (cinco dedos de una mano, diez de las dos, siete de los colores, ocho en el pulpo…). Y en el orden de las cuantidades, siendo AMAR lo cuantioso, la cantidad menor fijada es el UM-O del portugu√©s, la unidad.

¬ŅQue el AMAR est√° en vascuence y el UMO es portugu√©s? No importa; lo que importa es que ambos sean substantivos y est√©n en el mismo orden de conocimiento, que fija el plano de ideas.¬† Importa la palabra y la idea, no en qu√© lengua se ha fijado. En la toponimia importa c√≥mo es la masa dentro de su entorno; no el pa√≠s en que se halla… porque el fonema y su concepto deben jugar arm√≥nicos all√° donde se encuentren.

Volviendo a la voz m√°s compleja. AMAR es un verbo castellano y AMAR es tambi√©n¬† el n√ļmero ‚Äúdiez‚ÄĚ en Euskera. Los dos sufijos R o AR pertenecen a distinto concepto gramatical.¬† Esos sufijos han de considerarse tambi√©n en su campo particular. Ahora bien: ¬ŅNo tienen esos AMAR un valor sem√°ntico como tales voces? En efecto y de la misma manera tiene cada una de esas A, M,¬† A y R su valor particular.

Esas letras son signos correspondientes a un valor como sucede en lo numeralcon el 2 de 200, 121, 4¬≤, 80: 2, etc. En los que¬† el n¬ļ 2 no significa lo mismo ni su funci√≥n es la misma.

Cuando en un problema se da como dato  que 20 hombres abren 22 metros de zanja en 2 horas, los 20  son hombres y no metros, los 22 son metros, y no de tela, o alambre u otra cosa, sino de znaja, y las 2 son horas, y no hombres ni metros. Es decir que tras ese 2 existe un algo en el que no pensamos, hombre, zanja, hora, y a cada y a cada cifra que se refiere a ellos afecta ese 2 escrito, en una forma determinada.

Pues bien, cuando expreso un valor en una voz o en una letra, hay algo en lo que pienso, y en el campo de esa cosa en la que pienso¬† es donde he de fijar el modo en¬† que esa letra afecta al objeto. En una voz de Fisica, cuando expreso en A pienso en materia; en una voz de la Geometr√≠a pienso en extensi√≥n; en una voz de Aritm√©tica pienso en cantidad y esa A expresar√° en cada caso el concepto substancial de ‚Äúmateria‚ÄĚ, ‚Äúextensi√≥n‚ÄĚ, ‚Äúcantidad‚ÄĚ respectivamente. Si en el citado problema de la zanja quiero conocer los metros que har√°n 10 hombres en 4 horas, habr√° relaciones de valoraci√≥n con el mismo concepto entre el 2 de los 20 hombres y el 1 de los 10 hombres.

VN:F [1.8.8_1072]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
• Domingo, Enero 17th, 2016

Cuando ela persona observa una cosa en alzada juega todo √©l arm√≥nicamente: levanta vista, cabeza, brazo que se√Īala. Cuando la v√© en horizontal gira cabeza, cuerpo, vista y, si es diestro, se√Īala con su mano¬† (derecha) en el sentido de la figura.

Pues bien; cuando dice s√≠laba en ‚Äúvocal – consonante‚Ä̬† como en AL de AL-TO, ALZA la lengua; cuando dice en ‚Äúconsonante-vocal‚ÄĚ, como en LA de LA-TO, LAXA la lengua.

Sea cual fuere la consonante sucede lo mismo con el √≥rgano fonador: la mand√≠bula sube o se laxa seg√ļn se diga AM o MA; los labios seg√ļn se digan AB, AP o BA, PA; la garganta seg√ļn se diga AG, AK o GA,KA.

Esto constituye una ley del lenguaje

Aparece claro en AL y LA porque la L es el sonido espacial.

Siempre en las apreciaciones de los contrastes, vendr√°n la G de superioridad y la B de inferioridad… y vendr√°n los sonidos afines, los relativos menores. Todo aparece jugando las armon√≠as entre impresi√≥n y expresi√≥n… y un d√≠a llegan a expresarse las ideas o semejanzas por asociaci√≥n de dichas ideas.

Del lenguaje sensorial pasar√° la persona al que llamo ‚Äúidencial‚ÄĚ o de asociaci√≥n de ideas. Si nos imaginamos que la familia es como un √°rbol, AB-A, el tronco, ser√° el padre; EB-A la rama fruct√≠fera, ser√° la madre, los varones ser√°n los sostenes, las hembras las fruct√≠feras y… ALABEA ser√° en vascuence la rama que se ALABEA en castellano, al correr del tiempo.

Luego vendrán  por una parte el verbo y, por otra, el lenguaje mental, de cosas no captables por los sentidos corporales, fruto del pensamiento.

Podremos seguir el semantismo literal y demostrarlo en ordenaciones matem√°ticas en el lenguaje sensorial; tambi√©n en el idencial, a condici√≥n de captar la asociaci√≥n de ideas. En el lenguaje mental no pueden seguirse demostraciones matem√°ticas ni puede demostrarse la proposici√≥n contradictoria, pues hay asociaciones que efectivamente s√≥lo se pueden ‚Äúcazar‚ÄĚ.

En el estudio del  semantismo literal han de mantenerse los tres planos separados

——————

Volviendo al punto de partida, a medida que el lenguaje se desarrolla acorde con el desarrollo del conocimiento, los sonidos van tomando nuevas aplicaciones, desarroll√°ndose en una especie de lo que los ge√≥metras dicen¬† ‚Äúhaces arm√≥nicos‚ÄĚ, como se desarrollan en √°lgebra las aplicaciones de valores de letras seg√ļn √≠ndices y sub√≠ndices.

AM-A             AM-E             AM-I              AM-O            AM-U

EM-A             EM-E              EM-I              EM-O             EM-U

IM-A              IM-E               IM-I                IM-O              IM-U

OM-A            OM-E             OM-I              OM-O             OM-U

UM-A             UM-E             UM-I              UM-O            UM-U

En el presente cuadro se indican las variantes de 5×5 vocales. Si entroducimos los diptongos¬† en AI y en AU tendremos 49 variantes. He seguido el orden A, E, I, O, U¬† que se emplea de ordinario y que sigue el de gasto de aire a su paso por los √≥rganos bucales; no es sin embargo siempre el m√°s conveniente para exponer.

A ‚Č• O ‚Č•E ‚Č• O ‚Č• E ‚Č• o ‚Č• i ‚Č• u

Este orden con O grande y o peque√Īa , O-mega y o-micron, es el que ha de considerarse en el estudio de las cantidades, donde el concepto de gran cantidad va en A, incantidad en U, incremento en I, variable en E y constante l√≠mite de la variable en O-mega para el m√°ximo y o-micron para el m√≠nimo.

VN:F [1.8.8_1072]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
• Jueves, Enero 14th, 2016

Introducción al semantismo Literal: Valoración.

Las vocales

Aceptemos que la armon√≠a natural es la legisladora de la valoraci√≥n sem√°ntica y que el desarrollo de la ordenaci√≥n del habla es arm√≥nico del desarrollo del conocimiento. El primer sonido del habla expresa el conocimiento abstracto de la presencia del objeto. Es el de la vocal A. Siguiendo el orden vocal, corresponde, seg√ļn el orden del conocimiento y de aparici√≥n del habla, la siguiente valoraci√≥n:

A.=.abstracto substancial¬† ………………………………………………………………….objeto¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† (dana)

U = contrario de A ………………………………………………………………..falta de objeto¬†¬†¬†¬† (ez dana)

I =¬† causal energ√©tico…………………………………………………………………………m√≥vil¬†¬†¬†¬†¬† (igikorra)

O = contrario de I ………………………………………………………………………………quieto¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† (geldia)

E = efectual de I en A……………………………………………………inespec√≠fico variable¬†¬†¬† (aldakorra)

Una vez aparecida la primera A de referencia al objeto percibido, su repetición fija valor , contra el cual aparece la U indicadora de falta de objeto en lo  absoluto, carencia , o en lo relativo, simple falta

Seguidamente aparecerá la conciencia de lo energético, causal o móvil I, que se contradecirá con la O de quieto con ideas de lo concreto; todo ello del sentir impresionista.

De esta forma quedan fijadas las vocales

A medida que avanza el conocimiento del hombre, se ocupa este de la observaci√≥n de nuevos objetos, cuyo conocimiento abstracto, en principio, fu√© expresado en A. Para fijar m√°s sencillamente las ideas nos serviremos de los conceptos cient√≠ficos. El conocimiento cuyo campo se denomina F√Įsica, nace de la observaci√≥n de la ‚Äúmateria‚ÄĚ, el de lo que entendemos hoy por Geometr√≠a, de la observaci√≥n de la ‚Äúforma corp√≥rea‚ÄĚ, el de la Aritm√©tica de la cantidad, etc… , objetos expresados en su abstracto todos en una A, aplicado a un campo determinado del conocimiento. Indicando con sub√≠ndices √©stas AA aplicadas, tendremos que, as√≠ como el primer conocimiento abstracto del objeto se pasa al de otros objetos, de la primera aplicaci√≥n se forman nuevas aplicaciones, lo que indicaremos as√≠:

A‚Üí……………………..A1 ………………………A2 …………………….. A3 ………………….

‚Üst¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† ‚Üst¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† ¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† ‚Üst ¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† ¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† ‚Üď

U‚Üí……………………….U1………………………….U2……………………….. U3………………….

I‚Üí ……………………….I1……………………………I2………………………….I3……………………

O‚Üí……………………….O1…………………………O2…………………………O3………………….

E‚Üí……………………….E1………………………… E2…………………………..E3 ………………….

El valor particular de una letra (sea el representado en I3) est√° comprendido en el concepto de dicha letra en la primera columna ( I ), y viene determinado seg√ļn el objeto (A3) cuya observaci√≥n constituye un campo del conocimiento (sub√≠ndice 3).

A.=.abstracto substancial¬† ………………………………………………………………….cantidad

U = contrario de A ………………………………………………………………………….incantidad

I =¬† causal energ√©tico……………………………………………………………………..incremento

O = contrario de I ………………………………………………………………………can. constante

E = efectual de I en A…………………………………………………………………….can. variable

Al pasarse del concepto abstracto de la cantidad ( sea A3) al de cuantidad ( sea A’3), el incremento  (I 3) pasará a ser la unidad (I ’3), por ser ésta el incremento de la serie numeral.

A medida que el conocimiento avanza dentro de un mismo campo, aumenta el n√ļmero de aplicaciones espec√≠ficas de una letra, las cuales podemos representar, por ejemplo, en I‚Äô3, I‚Äô‚Äô3,¬† I‚Äô‚Äô‚Äô3… Y as√≠, a medida que el conocimiento avanza, lo hace el campo de aplicacio√≥n de la valoraci√≥n sem√°ntica, ambos en una especie de haces arm√≥nicos.

( Los haces arm√≥nicos habremos de imaginarlos no en un plano, sino en forma esf√©rica, donde el v√©rtice superior va radiando los diferentes valores, que a su vez interfieren en los diferentes campos… ‚Äú ¬ŅEntonces es algo as√≠ como un paraguas? Pregunt√≥ una oyente deseosa de comprender…‚Ä̬°Si, es algo asi como las varillas de un paraguas!‚ÄĚ respondi√≥ Jose. Ram√≥n. )

Si en lugar de investigar en la Ciencia Exacta lo hacemos en la Gram√°tica, operaremos de id√©ntica forma. Sea, por ejemplo, que queremos saber por qu√© no hay verbos conjugables en castellano con infinitivo en -or y -ur. El objeto conjugable es a, y su realidad se expresa en ‚Äďar. Su contrario ‚Äďur, ser√° verbo inconjugable; el -ir, m√≥vil (conjugable); el -or, quieto (inconjugable); el -er, efectual (conjugable), y as√≠ se va sabiendo porqu√© los en -ir son intransitivos y los en -er transitivos, etc., etc., lleg√°ndose a la explicaci√≥n de la conjugaci√≥n de los verbos irregulares castellanos.

Presencia de la consonante.

Lo que no puedo fijar, ni importa demasiado, es cu√°ndo entr√≥ jugando la primera consonante combinada con A, pero s√≠ creo saber que la M estaba predestinada a ser referencia de masa o materia desde que el ni√Īo recibi√≥ la sensaci√≥n de su MA( janaria) MAMA (zukua), cuando MAMA el MANA que MANA de la MAMA de su MAMA o de su AMA.

Con esa M toma valor la L de la lengua libre de comida que toma la referencia de inmasivo (espacial) o poco masivo, lo que no hace cuerpo, el l√≠quido afluido… . Lo espacial,¬† L, es tambi√©n contrario a otro sentir del cuerpo ‚Äď de donde viene todo ‚Äď que es su resistencia, en R. Dentro de lo corp√≥reo, en RR ir√° lo fuerte, en R ir√° lo suave, y en L lo que no tiene FUERRZA ni RRESISTENCIA.

VN:F [1.8.8_1072]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
• Martes, Enero 12th, 2016

Historia

Entr√© en investigar el a√Īo 49 tras leer en ‚ÄúLa √©poca de Pablo de Astarloa y Juan Antonio Moguel‚ÄĚ lo que sigue, seg√ļn Justo G√°rate.

‚ÄúPlat√≥n en su Cratilo introduce a S√≥crates explicando sobre algunas voces griegas la propiedad de ciertos sonidos para expresar determinados conceptos, terminando por decir que ‚Äėas√≠ el autor de los nombres hizo que √©stos se correspondan con las cosas significadas‚Äô ‚ÄĚ

Da cuenta tambi√©n de la obra de Astarloa ‚ÄúApolog√≠a de la lengua bascuence y de su filosof√≠a y antig√ľedad sobre las otras lenguas conocidas‚ÄĚ, en¬† que asegura en nuestra lengua vern√°cula, cada sonido literal aporta su particular significado a la voz compuesta, y ‚Äď mostr√°ndose contrario a √©l ‚Äď comenta:

‚ÄúDudo que hoy d√≠a, muerto Cejador, haya en la Europa culta un profesor de lenguas que sostenga sus ideas ‚Äď no originales por lo dem√°s ‚Äď acerca del valor sem√°ntico de las letras aisladas‚ÄĚ. (Cejador naci√≥ en Zaragoza). A√Īado: Dicen que aprendi√≥ el vascuence en unos meses, conociendo el hebreo, copto y otras lenguas de Medio Oriente.

Lo que procede en un caso como √©ste, no es todo el lanzarse a combatir a Astarloa,‚Äď cosa nada dif√≠cil; le tengo por tan grande intuyendo como desastroso deduciendo ‚Äď que es lo que se ha hecho, sino pensar en que, si alguien oye campanas, aunque no sepa d√≥nde, lo que tenemos que hacer es ir a buscarlas,no negarlas porque no las oigamos. …si es que pretendemos ser cient√≠ficos.

Diome por tratar de ver por mí mismo, sin influencias ajenas, lo que podía haber de cierto en ello, y , como había, lo encontré. En 1951 una o dos semanas antes del fallecimiento de Don Resurección Maria de Azcue, ya conociendo el semantismo literal, escuché de García de Diego, Secretario Perpetuo de la Real Academia de la Lengua Castellana estas dos oraciones

‚Äú Algo hay de eso, pero precisamos hechos y no teor√≠as‚ÄĚ.

‚ÄúA Cejador se le rechaz√≥, porque el hombre no pudo pensar tanto para formar el lenguaje‚ÄĚ

Piensen por un momento en que, si cada sonido literal tiene un valor, la palabra escrita es como un polinomio alg√©brico en que se hubieran borrado los par√©ntesis y otros signos que emplean los matem√°ticos. En tiempo de Plat√≥n no se hab√≠a inventado el √Ālgebra. El sentir de Astarloa no era de algebrista. Su intuici√≥n hab√≠a de aprovecharla otro tipo de formaci√≥n mental; y encontr√≥ las campanas o√≠das un ingeniero, justamente en la toponimia vasca.

Encontr√≥ que cada sonido literal tiene un valor conceptual que toma aplicaci√≥n objetiva varia, dependiendo del plano de ideas en que se estableci√≥ la relaci√≥n objeto ‚Äďnombre.

Pod√≠a tener raz√≥n G√°rate en su apreciaci√≥n: Los profesores de la Europa culta, en el a√Īo 1936 en que hablaba, eran probablemente, como hoy muchos, seguidores de Saussure, quien , hablando de teor√≠as sobre or√≠genes del lenguaje, dijo que tampoco quienes abogaban por una formaci√≥n natural del lenguaje fundamentaban debidamente sus bases ya que, si los sonidos literales tienen valores, ¬ŅC√≥mo puede¬† responder una misma palabra a conceptos tan distintos entre s√≠ como lo son los de CAUSE (causa) y CHOSE (cosa)¬†¬†¬†¬†¬†¬† que viene del lat√≠n causa?

Esto, que se consider√° una buena objeci√≥n, termina siendo raz√≥n de imposibilidad, y es tan sofisma por ignorancia de cosa juzgada e ignorancia de hecho como aqu√©l otro, tan conocido ya, de que la tierra no puede girar, porque de ser as√≠,¬† nos caer√≠amos en el espacio con el caer de la tarde. Entonces ignoraban que el ‚Äúhacia abajo‚ÄĚ es ‚Äúhacia el centro de la tierra‚ÄĚ. Hoy ignoran el semantismoliteral.

Y a Gerardo de Diego le digo esto: ‚Äú El hombre no tuvo necesidad de discurrir para crear el lenguaje, porque el lenguaje es en √©l producci√≥n espont√°nea al reaccionar frente a un objeto¬† ‚ÄúA‚ÄĚ ( ‚Äėa‚Äė euskeraz) que recoge un posible interlocutor, a quien el objeto tambi√©n ha llamado la atenci√≥n.

La explicación del fenómeno se basa en el principio filosófico citado, en el que , dejando de lado los causales metafísicos, se toma como postulado la existencia de la armonía de la Naturaleza en sus efectos físicos, considerándose al hombre, ente emisor de la voz, como parte integrante de ella. Uno de los efectos de esta armonía es la relación que existe entre la impresión y la expresión en el hombre, la cual fue percibida por este, animal capaz del habla como capaz de razón, sin que interese al hecho determinar si lo fué por inspiración o instinto, intuición o razonamiento, en su inconsciente, subconsciente o consciente. Y si no la percibió, se dan los hechos como si la hubiera percibido.

Si en ese complejo animal intentamos hallar las relaciones entre su f√≠sico y su metaf√≠sico, nos encontramos ante la formidable inc√≥gnita del hombre, puesta en boga por Alexis Carrel. A√ļn dentro de lo f√≠sico, si deseamos seguir la marcha del proceso impresi√≥n ‚Äď cerebro ‚Äď expresi√≥n, nos perderemos en el cerebro. Ahora bien: si existen relaciones arm√≥nicas entre las impresiones por el sensorial (aparato receptor), las expresiones por el √≥rgano de la voz (aparato emisor) y la valoraci√≥n sem√°ntica (efecto del proceso), hemos de pensar en la continuidad de una sucesi√≥n arm√≥nica.

Los fenómenos metafísicos afectan en grado sumo a la teoría del origen del habla. Las citadas relaciones armónicas son las que justifican la teoría de que las fuerzas naturales fijan las leyes del semantismo. Por otra parte, entendiendo que al ser el habla expresión de todo conocimiento, los desarrollos de ambos han de ser armónicos, fijo un orden de aparición de las vocales en el lenguaje, que pueden no ser del agrado de quienes tienen hechas sus propias composiciones de lugar, bien por la Filología  o por la Teoría del Conocimiento.

Mi posición al respecto es la siguiente: La relación fisiológica existe y la tengo como una de las manifestaciones de las fuerzas naturales, con las cuales me explico unos hechos que resultan, para mí, inexplicables sin ellas. Con la ordenación vocal que propongo conseguí o creo haber conseguido resolver el problema del semantismo de la conjugación castellana de los verbos irregulares, lo que no me fué posible con anterioridad a la prefijación del orden.

VN:F [1.8.8_1072]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)