Aukeratutako atala ◊ Deportes ◊

• Martes, Agosto 01st, 2017

Hace varias semanas comentamos este art√≠culo publicado por Jos√© Mar√≠a Bellido hace unos 40 a√Īos. El texto no se le√≠a bien en PDF y por eso se ha vuelto a reescribir y lo adjuntamos a continuaci√≥n para su mejor conocimiento. Bellido daba 20 poderosas razones para pensar que el tenis es un juego de origen vasco basado en el Jokogarbi de Iparralde y llevado a Par√≠s por los reyes-reynas de Nabarra y de Francia:

EL TENIS, EL INVENTO VASCO M√ĀS UNIVERSAL

De las Cortes de Nabarra a París y a Londres

Por etimología, vocabulario, orígenes históricos, y desarrollo del juego, se puede afirmar que el tenis es una modalidad más, ahora perfeccionada, de la pelota vasca.

Los ingleses, o si se quiere los brit√°nicos, reconocen honradamente que no fueron ellos los que inventaron el tenis. En el museo que existe bajo las gradas de la pista central de las Wimbledon Courts funciona una computadora que se activa introduciendo dos monedas de 50 peniques. Se depositan las dos monedas en la ranura, se pulsa un bot√≥n y la m√°quina lo mismo proyecta √≠ntegramente en pantalla la final que gan√≥ Manuel Santana que cuenta con pelos y se√Īales lo que sabe de la historia de este deporte. Seg√ļn la computadora, el tenis lleg√≥ a Inglaterra ‚Äúde alg√ļn lugar del continente‚ÄĚ, y empez√≥ a practicarse en los √ļltimos a√Īos del reinado de Isabel I de Inglaterra, hacia 1600, cuando los torneos y las partidas de caza, √ļnicas diversiones cortesanas hasta la muerte de Enrique VIII, fueron sustituidos por juegos menos viriles. La Reina Virgen muri√≥ en 1603. ¬ŅDe qu√© parte del continente lleg√≥ a las islas este deporte? Los franceses, haciendo gala de su cl√°sico chauvinismo, afirman: ‚ÄúDe Francia, de la corte francesa‚ÄĚ.

Cuando en los palacios de los cortesanos ingleses se empieza a practicar un extra√Īo juego llegado de la corte de Par√≠s, en Francia reina Enrique IV, que, como todos sabemos, rige el vecino pa√≠s entre 1589 y 1610, en que es asesinado por el fan√°tico Ravaillac. La computadora de Wimbledon, que sin duda conoce esta teor√≠a de los franceses, ni lo confirma ni lo desmiente. Luego es l√≥gico dar por bueno que el deporte llega a Inglaterra partiendo de la corte francesa cuando este pa√≠s es regido por Enrique IV.

El nombre del deporte

Si la palabra tennis no es inglesa, como lo afirma la computadora, tendrá que tener también un origen continental. Lo que sí sabemos es que en la corte de Enrique IV de Francia, cuando este monarca era sólo rey de Navarra con el nombre de Enrique III y reinaba en Pau (1572 a 1589), los cortesanos y el propio monarca, nacido en aquella ciudad de Antonio de Borbón y Juana III Reina de Navarra (Juana de Albret), practicaban un juego popular vasco (veánse los grabados existentes en el palacio del monarca de Pau, sito a la entrada de la ciudad llegando del sur). Los franceses denominaban a ese juego l’étirage (en castellano la estirada, el acto o la acción de estirarse) y se practicaba con los jugadores situados a ambos lados de una red, en campo abierto, lanzándose mutuamente una pelota (cuyos elementos de fabricación fueron específicamente fijados por propia disposición real) con ayuda de una herramienta denominada matsardia, de la que todavía existen ejemplares en el Museo Vasco de Bayona y que la constituye un trozo de rama curvada en forma de arco, terminada en un mango, con ramas más delgadas insertadas en el hueco y con cuerdas que sujetan y tapan el vano. El juego era muy similar al actual  yoko garbi, y se jugaba en un tiempo sin retención de la pelota en la rudimentaria raqueta. (Yoko-garbi quiere en realidad decir sólo eso, que hay que jugar limpio, sin parar y encestar y luego lanzar la pelota. Hay que lanzarla en un solo golpe).

Hablando el propio rey el euskera, lo mismo que la mayor√≠a de sus cortesanos, parece l√≥gico que, entre ellos, no denominasen al juego con una palabra francesa, sino con una palabra navarra, es decir, en vasco. La estirada, l‚Äô√©tirage, como denominaci√≥n de esta especialidad de juego, ven√≠a motivada por el caracter√≠stico estirarse del jugador que efect√ļa el saque, que precisa volear la pelota desde el punto m√°s alto posible a fin de poder pasar la red en mejores condiciones. El juego exig√≠a, adem√°s, estirar otros elementos, tales como las cuerdas de la raqueta rudimentaria o matsardia, la propia red, etc√©tera.

Todos los que hablan euskara saben que estirarse en euskara se dice ten-egin. Y que el acto, la acci√≥n de estirarse, se dice ten-egintza. Y que al hablar hacemos elisi√≥n de la ‚Äúg‚ÄĚ en el egin, sonando la palabra ein o eintz.

Como los primeros practicantes del tenis en la corte de Isabel de Inglaterra fueron los cortesanos del rey franc√©s de origen bearn√©s o vasco, es decir euskaldunes, es l√≥gico imaginar que no dir√≠an ‚Äúvamos a jugar a l‚Äô√©tirage‚ÄĚ sino ‚Äúvamos a jugar a ten-eintz‚ÄĚ. La explicaci√≥n es tambi√©n v√°lida para justificar que el tenis se siga denominando tennis en la propia Francia, conservando fon√©ticamente la ‚Äús‚ÄĚ final y no tien o tenni, como hubiera sido normal caso de tener la palabra etimolog√≠a francesa.

La pelota

Lo caracter√≠stico de las pelotas que se utilizan en los juegos de origen vasco es, aparte sus dimensiones y peso, el hecho de que vengan forradas con badana en dos trozos en forma de ‚Äú8‚ÄĚ.

En las pelotas que se utilizan en el tenis, si bien no es en absoluto necesario que su envoltura exterior presente ese mismo aspecto, sin embargo la lana que cubre la goma de las mismas aparece recortada en forma id√©ntica a las de las pelotas de remonte, pala, mano, cesta punta, rebote, yoko-garbi, etc√©tera. Sin embargo, en otros juegos de origen ingl√©s que utilizan pelotas de tama√Īo similar empleando los mismos materiales (base-ball, cricket, polo, hockey), el aspecto exterior de las bolas es completamente distinto. ¬ŅPor qu√© motivo?

La respuesta es clara. La pelota actual de tenis es una derivación de las que se utilizaban en el ten-egintz (tenis) primitivo, cuyo aspecto exterior los ingleses, tradicionales por naturaleza, conservaron a través de los siglos, si bien adaptándolo a las exigencias del tenis moderno.

La red

En todas las modalidades de juegos de pelota vascos, la red, bien adosada a la parte baja de un muro, bien colocada en el centro de una plaza o espacio abierto, es esencial. Lo que se conoce por chapa en un frontón o trinquete de nuestros días, no existía hasta hace poco más de un siglo. Se pintaba en la pared una raya y desde esa raya hasta el suelo la pared del frontis se cubría con una red para evitar que, cuando la pelota golpeaba la pared por debajo de la raya, hubiera dudas acerca del jugador que había cometido falta.

En los juegos de pelota, especialmente en los de plaza abierta (como el yoko-garbi), las redes eran las de los pescadores, que las tendían al sol para que se secaran antes de proceder a una nueva singladura.

En realidad, el juego de pelota contra un frontis es muy similar al tenis. En ambos casos es falta toda pelota que golpee por debajo de la red. Si los jugadores podían disponer de un muro (muro de iglesia, del Ayuntamiento, etcétera), colocaban la red bajo la raya pintada en la parte baja de ese muro. Si no disponían de muros ciegos, como ocurría en los palacios reales o en los de los nobles, los jugadores colocaban la red en el centro a modo de cancha y, en lugar de golpear el muro recibiendo de él la pelota, la recibían directamente del contrario por encima de la red.

La altura de la red

La altura de la red en su punto medio, seg√ļn el reglamento de la actual federaci√≥n mundial de Lawn Tennis, es exactamente igual a la que reglamentariamente debe tener la chapa en un front√≥n o trinquete en el que se practiquen especialidades tales como pelota a mano, pala, remonte, punta, etc.

El saque

En todos los juegos de pelota vascos el saque tiene una enorme importancia. La misma importancia tiene el saque en el tenis. En los juegos de pelota inventados por otros pueblos el saque es una mera formalidad. No se hacen tantos de saque, y el que un jugador saque mal o saque bien no tiene ninguna importancia en la marcha del juego. En el golf, hockey, football, rugby, cricket, baseball, etcétera, el saque no cuenta. Sin embargo en la pelota vasca, sobre todo en determinadas especialidades como en la de mano y sobre todo en un mano a mano tiene capital importancia.

En el tenis ocurre exactamente lo mismo. Un jugador con saque endiablado como McEnroe, con un juego, por lo demás, de inferior calidad y técnica al de otros, puede ganar el Masters a base de saque-bolea.

La pasa

En la pelota vasca, al sacar, la pelota debe botar antes de la raya de pasa. En el tenis ocurre lo propio. No existen, en cambio, rayas de pasa de saque en los juegos for√°neos.

Los dos saques

Únicamente en el tenis, entre los juegos supuestamente no vascos, se da al sacador que rebasa al sacar la línea de pasa la posibilidad de repetir una segunda vez su saque.

El espacio entre la pasa y la falta de saque

Los tres cuadros que reglamentariamente separan en un frontón las líneas de falta y de pasa equivalen exactamente a los 12,80 metros que median entre la línea de pasa de un lado de un campo de tenis y la línea de pasa del lado contrario.

Las dimensiones del campo de juego

La anchura de un campo de tenis (10,97 metros) es sensiblemente igual a la de la cancha de juego de un frontón reglamentario.

La forma de contar

La forma de contar los tantos en el tenis es similar a la que tradicionalmente se empleaba en el rebote y en el yoko-garbi. Se cuenta por juegos ganados y para ganar un juego es preciso hacer 4 tantos ganando al contrario por una diferencia, como mínimo, de dos tantos. Si se empata a 3 tantos no se va a ellas sino a dos nuevas.

La extra√Īa (para ellos) forma de contar estos cuatro tantos en el tenis es: primer tanto = 15, segundo = 30, tercero = 40 y cuarto = juego, con ventajas a favor de uno u otro contrincante en caso de empate a 40, es decir, a dos tantos.

Los efectos

Entre los juegos de pelota que no se consideran vascos, el tenis es el √ļnico en el que los efectos que se imprimen a la bola tienen enorme importancia.

Explicar a un chico ingl√©s o americano toda la teor√≠a de los efectos en el tenis y conseguir que acierte a imprimirlos a la pelota y sobre todo a conocer el efecto que trae la bola que le llega para situarse en la pista aplicando al restar en cada caso el contraefecto oportuno, exige a√Īos de pr√°ctica. Un chico vasco que haya jugado a remonte media docena de veces no necesita que le expliquen nada, porque los efectos que con la cesta se pueden imprimir a la pelota son los mismos que con la raqueta se imprimen a la bola.

La dejada

¬ŅPuede alguien citar alg√ļn otro deporte, aparte del tenis y la pelota vasca, en el que se puedan hacer maravillosos tantos al contrario con matem√°ticas dejadas justo sobre la red o la chapa

A aire, de volea, sotamano, botepronto, etcétera

¬ŅHay alg√ļn deporte no vasco, aparte del tenis, en el que se pueda jugar a la pelota a aire, o de volea, o a bote normal, o a botepronto, o a sotamano?

Mano a mano por parejas

Únicamente en el tenis los jugadores se enfrentan en un mano a mano o por parejas (como en la pelota vasca). En los restantes juegos foráneos el enfrentamiento es por equipos de varios jugadores. En el golf cabe el mano a mano, pero es una fórmula en la que ambos contendientes no se enfrentan uno a otro físicamente, sino que cada jugador va haciendo sus hoyos a su aire, siendo igual que los contendientes sean dos o catorce.

La posici√≥n y el n√ļmero de jueces

En los partidos de pelota vasca los encuentros los dirigen tres jueces alineados en la contracancha. El juez del centro es el que, en definitiva, adopta las decisiones. Los dos laterales vigilan respectivamente las rayas de pasa y de falta. En el tenis ocurre lo mismo.

Partidos entre parejas

En la pelota vasca en algunas de sus modalidades (a mano, pala, remonte, cesta punta) cuando se enfrentan dos parejas, uno de los jugadores act√ļa delante dispuesto a entrar a volea o a recoger dejadas, y el otro detr√°s. Tambi√©n en el tenis por parejas hay un delantero y un zaguero, y la misi√≥n del primero, que se sit√ļa junto a la red, es entrar a aire y recoger las dejadas del contrario.

El golpe de revés en el tenis

Ser√≠a mucho m√°s l√≥gico, dada la lentitud con que se jugaba a este juego hace tres siglos, que los jugadores se pasaran de una mano a otra la herramienta, en lugar de conservarla en la misma mano, haci√©ndola girar 180 grados y golpeando a la bola de rev√©s. Esto puede obedecer a que siendo, el tenis una derivaci√≥n del yoko-garbi en plaza abierta, y utiliz√°ndose para impulsar a la pelota tanto raquetas como txisterak con guante, atadas a la mu√Īeca del jugador (brazo derecho o izquierdo seg√ļn fuera aqu√©l, diestro o zurdo), resultaba imposible deshacer el nudo y enfundarse en un instante la cesta en la otra mano, como les ocurre hoy en d√≠a a los jugadores de cesta-punta o de remonte. Pero si se observan en c√°mara lenta los movimientos de un jugador de tenis y de otro de remonte, en el momento de golpear o remontar de rev√©s la pelota, se ver√° c√≥mo la t√©cnica de ambos golpes es la misma. Incluso en el golpe de rev√©s con dos manos del tenis, que se considera modern√≠sima innovaci√≥n de los Borg y Connors o de la Chris Evert y Mandlikowa, se ver√° que la forma de apoyar el golpe sujetando la raqueta con la segunda mano es perfectamente igual a la que los jugadores de remonte emplean cuando lanzan la pelota de rev√©s contra el frontis.

El ‚Äúyoko-garbi‚ÄĚ

Sustituyendo mentalmente los guantes o txisterak utilizados por los jugadores por raquetas. ¬ŅA qui√©n que haya visto un partido de yoko-garbi en plaza abierta no le recuerda este juego vasco a un partido de tenis?

El ‚Äúdeuce‚ÄĚ

Palabra cabalística ésta que se pronuncia dius o yus y que en el tenis significa que los dos jugadores o las dos parejas se hallan empatadas a tres tantos en uno de los juegos y que tienen que ir por tanto a dos nuevas (cinco tantos en total) para ganar ese juego.

Para los ingleses y franceses el origen etimol√≥gico de esta palabra t√≠pica del tenis es pr√°cticamente desconocido. Deuce en ingl√©s equivale a demonio, ruin, desgracia, maldad, confusi√≥n, etc√©tera, y en los diccionarios ingleses el vocablo tiene tambi√©n una segunda acepci√≥n: del lat√≠n d√ļos y del franc√©s deux. Pero pese a esta invitaci√≥n al impenitente chauvinismo franc√©s, ni siquiera nuestros vecinos aceptan el origen franc√©s de la palabra, rechazando su empleo y denominando egalit√© a esa igualada a tres tantos con dos nuevas que los ingleses llaman deuce (diuz).

Sin embargo, acudiendo al euskara como fuente etimol√≥gica, la explicaci√≥n de esta palabra t√≠pica, que sin duda es un tesoro ling√ľ√≠stico que ha pervivido a lo largo de los siglos y tiene un profundo entronque con las ra√≠ces del juego del tenis, resulta muy f√°cil.

Queda constancia de que en los partidos de pelota que se jugaban, tanto hace cuatro siglos como cuatro d√©cadas, el p√ļblico apostaba por uno de los concursantes. Y que en la Corte de Enrique III de Navarra las apuestas sol√≠an ser muy fuertes.

Seg√ļn se cuenta, cuando Jes√ļs Abrego, el mago de Arr√≥niz, jugaba contra el le√≥n de Vera, Irigoyen, en el front√≥n Jai Alai de Ategorrieta, se cruzaban cientos de miles de pesetas de apuestas. Si Jes√ļs o Joshe consegu√≠an al final dar la vuelta al partido y se produc√≠a un empate a 40 tantos, Etxeberria el viejo, el corredor de apuestas de cuello torcido y voz tonante se dirig√≠a a los jueces y les ped√≠a en euskara que detuvieran el juego unos minutos para que los apostantes pudieran cubrirse ante la eventualidad de que acabara ganando quien hab√≠a ido detr√°s a lo largo de todo el partido. Y el juez principal, si acced√≠a (que acced√≠a siempre), se dirig√≠a a los jugadores y les dec√≠a diruz… y los jugadores, o bien se retiraban durante dos minutos a los vestuarios, o se colocaban junto a la pared de rebote donde estaba el pelotero y se pasaban esos minutos de pausa botando y probando pelotas.

Para los que no conozcan el euskara, hay que decir que diru es dinero, y que diruz (pron√ļnciese dius) equivale a por dinero, para el dinero, etc√©tera. El cabal√≠stico dius que se produce al empatar a 40 tantos los dos contrincantes no es ni m√°s ni menos que la pausa que el juez de la contienda decretaba para que el p√ļblico apostante se cubriera ante la posibilidad de un vencedor distinto al esperado.

La raqueta

Es otro elemento que confirma que el tenis es una modalidad m√°s de la pelota vasca. No tiene antecedentes en otros pa√≠ses y en cambio aparece √≠ntimamente ligada a la historia de la pelota en sus diversas modalidades. Raquetas con marco de madera cubierto el vano con un entramado ora de ramas y cuerdas ora de cuerdas y badana, como en los tambores, aparecen en los grabados que reproducen partidos de pelota a lo largo de los √ļltimos cinco siglos. Todav√≠a en los frontones no cubiertos existentes en Iparralde y Hegoalde que no cuentan con red para proteger al p√ļblico, los jueces enarbolan raquetas con las que cogen al aire las pelotas que puedan caer sobre los espectadores.

Por otro lado, aparte de la matsardia que figura en el Museo Vasco de Bayona, la modalidad de share utiliza una raqueta muy similar a las que se empleaban para la pr√°ctica del tenis a comienzos del pasado siglo (siglo XIX) en Inglaterra, y que figuran en el Museo de Wimbledon. Estas raquetas, como las de share, tienen una forma ovalada y se van redondeando a partir de fines del pasado siglo. Sin embargo, curiosamente, los modelos de raquetas dise√Īados en los √ļltimos tres a√Īos vuelven al dise√Īo ovalado de la raqueta empleada para jugar al share.

Epílogo

J. Borotra, el vasco de Biarritz que ganó tres Copas Davis para Francia, decía que un joven vasco que juegue a alguna de las modalidades del juego de pelota, puede colocarse al mismo nivel tenístico que otro joven de cualquier país del mundo en la cuarta parte del tiempo. Sería muy hermoso que las autoridades apoyasen a los jóvenes en este juego autóctono tan vasco como la pelota, para sacar jugadores en tenis como los Retegi, Beloki, Tolosa, Eugi, Arretxe, Ezkurra, etcétera, compitiendo en los mejores torneos del mundo.

VN:F [1.8.8_1072]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
Apartado: Deportes  |  2 comentarios