Aukeratutako atala ◊ Jabier Goitia ◊

• Viernes, Junio 12th, 2015

Jabier Goitia

Hola de nuevo Ed, quizás debiéramos charlar en alguna ocasión, sin prisa, para saber un poco más de los datos y las teorías en que cada uno andamos, porque este peloteo de cosas sueltas no me permite usar la artillería (voz que los chistosos dicen que viene de un monje llamado Jean Artillery) y presiento que sin contundencia no hay avance.

He de decirte que preconizo una revoluci√≥n integral en lo que se refiere al Euskera, por lo que lo que hasta ahora ha sido referente en onom√°stica, toponimia y etimolog√≠a, lo margino casi totalmente. Digamos que ni el 30% es v√°lido. Llevo en esto desde 1968 y puedo decir que el rumbo est√° claro aunque a√ļn no se en qu√© muelle del puerto podr√° atracar este barco.

Esta tarde que no he ido a la granja, voy a dedicar media hora a tratar de responderte a algunas de las cosas que amablemente me dices. ¬°Claro que no se puede decir que toda ra√≠z simple es vasca!. Cuando selecciono un morfema como ra√≠z, es porque √©ste interviene en numerosas voces complejas que ocupan un espectro amplio. Por ejemplo,¬† el ‚Äúbil‚ÄĚ que mencionas ‚Äďy que en los diccionarios (desde Astarloa hasta Larry Trask) figura como redondo, circular, no es la primera acepci√≥n de redondez, sino un tropo de la forma que adquieren los vellones al rodar.

La forma primigenia es ‚Äúola‚ÄĚ, s√≠, la ‚Äúola‚ÄĚ de aureola y de cacerola. Otra forma posterior es ‚Äúobo‚ÄĚ, el ‚Äúobo‚ÄĚ de ese globo que nos dicen que viene de una masa de personas‚Ķ

O ‚Äúbola‚ÄĚ que es la evoluci√≥n de ‚Äúbi-ola‚ÄĚ, es decir curvatura en dos planos.

No encontrar√°s nada en la toponimia con ‚Äúbil‚ÄĚ, porque bil (un ingeniero nunca confundir√≠a una rueda con un c√≠rculo; eso es cosa de poetas), ese ‚Äúbil‚ÄĚ que antes fue ‚Äúbir‚ÄĚ y que cualquiera obsesionado con la primac√≠a griega dir√° que es una variante del ‚Äúgyr‚ÄĚ griego, es algo tard√≠o para las cifras en que nos movemos (paleol√≠tico profundo).

Sin embargo, veo una gran diferencia conceptual en que tu ves al Euskera como nos lo pintó Don Ramón copiado de Humboldt; es decir, aquí, en este territorio donde concluyes que ha recibido sus infinitos préstamos… Sin embargo mi teoría -y la de otros que trabajan con materiales pre documentales- es que esta lengua u otra parecida se formó y habló durante decenas de milenios en un cinturón climático de unos 2000 x 8000 kms. Desde Kamtchaka hasta Portugal (ver obra de M Rosenfelder’s) y no es que tengamos voces del Gujarati, del Eslovaco o del Alemán, sino que muchas de esas raíces que Pokorny y cía se precipitaron en publicar (y que muchos tomáis sin criticarlas), tienen su explicación dos pisos más abajo.

Con el ‚Äúmelanus‚ÄĚ, idem eadem idem. La ra√≠z original es ‚Äúb√¶l‚ÄĚ que en protovasco significa fango; el ‚Äúb√¶l‚ÄĚ de las docenas de ‚ÄúB√¶lencias‚ÄĚ y ‚ÄúP√¶lencias‚Ä̬† o el de ‚ÄúB√¶laguer‚ÄĚ que tenemos en Espa√Īa y pa√≠ses cercanos.

As√≠ que un sustantivo para llamar al fango p√ļtrido y negro ha acabado siendo un adjetivo como ‚Äúnegro‚ÄĚ: ‚Äúbal-bel‚ÄĚ.

Pero, ¬°cuidado!, que lo simplemente oscuro tambi√©n tiene su ra√≠z vasca en ‚Äúlun-lug‚ÄĚ de luna y de l√ļgubre.

Yo, de momento no me meto en estructuras; solo toco la semántica, así que apenas he trabajado con las reglas SOV. Estoy en la fase conceptual de la interpretación de fenómenos y asignación de nombres; algo verdaderamente ordenado, lógico y científico.

Estoy en las ant√≠podas de lo que dices con referencia a lenici√≥n, ensordecimiento, etc. Todos esos mecanismos se han definido partiendo de una idea preconcebida de cuales eran las lenguas m√°s antiguas. Simplemente, o no valen o son ‚Äúcirculares‚ÄĚ, es decir hay circunstancias en que funcionan en un sentido y otras en otro, siendo siempre ‚Äúseguibles‚ÄĚ por sus rastros

No comparto las hojas de ruta que hacen un idioma en cuatro siglos o que borran del mapa a otro en doscientos a√Īos. Ci√Ī√©ndonos a Espa√Īa, no hay duda alguna de que el lat√≠n no se habl√≥ nunca (me refiero al pueblo) y nada qued√≥ en la toponimia: Ni ‚ÄúFinisterre‚ÄĚ es el fin de la tierra ni ‚ÄúSantander‚ÄĚ es san Andr√©s ni Zaragoza es ‚ÄúC√¶saraugusta‚ÄĚ. Los llamados romances son muy anteriores a la llegada decidida de los romanos doscientos a√Īos antes de Cristo.

Tampoco he dedicado tiempo al Ibérico porque tengo la certeza de que las transcripciones de Gomez Moreno y otros, los alefatos, alfabetos, silabarios y semisilabarios tienen varios errores graves que deforman totalmente los sonidos.

Con respecto a ‚Äúili y briga‚ÄĚ que tanta guerra dan, son voces irrelevantes. Ili, que se toma por ‚Äúiri‚ÄĚ y se supone es poblaci√≥n, porque los idiomas antiguos nunca han usado otra cosa que top√≥nimos para llamar a los asentamientos y esa forma solo se usar√≠a en una conversaci√≥n despu√©s de haber citado el nombre del lugar; es decir, no es algo epigr√°fico.

Es un tema conceptual que no lo pueden sintetizar quienes no hablen Euskera.

En cuanto a ‚Äúbriga‚ÄĚ, es una voz vasca contracci√≥n de ‚Äúbir-iga‚ÄĚ o doble resalto; es la construcci√≥n que cualquier ge√≥grafo sabe que se ejecutaba en lo alto de una colina, formando un muro de coronaci√≥n. Aqu√≠ en Espa√Īa se hac√≠a sobre oteros y en Siria en grandes ‚Äútells‚ÄĚ. Construcci√≥n que supone una ventaja t√°ctica ante ataques de otros grupos, de cuatreros o de simples fieras que quieren llevarse el ganado.

VN:F [1.8.8_1072]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
• S√°bado, Marzo 06th, 2021
a) Naberan
¬ŅC√≥mo lo hab√≠a interpretado yo?¬†ZARAGOZA = *zara-an-goe-asua–>zaran-go-ssa–>Zaragoza
“PRADERA (zara) DE (an) MESETA (goe-asua)”.
ZARA/SARA es un vocablo e√ļskara/ib√©riko muy abundante en toponimia europea y sahariense-mediterr√°nea, como bien lo demuestra Jabi.
Es vocablo polisémico, cómo no, puesto que se adapta a diferentes terrenos y climas.
Puede ser un jaral o una extensi√≥n f√©rtil. Por ahora llam√©mosle “pradera”, provisionalmente. Lo dejo en manos del maestro ge√≥logo
De ese ZARA/SARA/SALA participan también
ZAMORA¬† *zara-an-boroa¬† “ciudad (MORA) de (AN) pradera (ZARA)
SALAMANCA¬† *sala-an-uku-a¬† ¬†”lugar.territorio.situado.en (MANCA) pradera (SALA)
Lo de Caesaraugusta parece un título nobiliario, como ocurre con El Ferrol del Caudillo
b) Jaquemot
Pues, sí. Igual que Pamplona ciudad de Pompeyo Pompe yllun-a.
(Nota: Antoni cree que viene de Cesar Augusta)
En el estado aparecen 47 Zaragozas o ‚Äúcasi zaragozas‚ÄĚ (ver tabla al final con sus coordenadas y huso correspondiente) y m√°s de una docena en los otros pa√≠ses:
Malta tiene un top√≥nimo neto, ‚ÄúZaragoza‚ÄĚ y un ‚ÄúTa Sarag√ļn‚ÄĚ.
Francia tiene Saragousse y Salagosse.
T√ļnez, Zarawuah (Zaragu√°) y Saragat.
Portugal: Sabugosa, Carragosa, Salgosa y Saragoçal.
Entre las zaragozas espa√Īolas, hay cerros y lomas, como cerca del r√≠o Sever, en C√°ceres, la de Zarago en Sierra Nevada (Granada), Zarapuz en Estella (Navarra), Zaragoza en Vinroma (Castell√≥n) y Puig d‚Äôen Saragossa, en Santa Pon√ßa (Mallorca), puerto de Zaragozilla en Calatayud (Zaragoza).
Hay Collados como el de La Zaragozana, tambi√©n en Sierra Nevada; hay planas como Saragorda en Igualada (Barcelona) o Saragossa en Alguaire (L√©rida), hay muchos arroyos, ramblas hoyas, fuentes y barrancos, como Zaraguit en Guadix (Granada), Las Zaragozas en Santa Eulalia (Teruel), Zaragoza en El Carpio (C√≥rdoba), Zaragozas en Benalm√°dena (M√°laga), Real Zaragoza en Oj√©n (tambi√©n M√°laga), Saragorr√≠a en Artajona (Navarra), Del Zaragozano en el r√≠o Turia (Valencia), Del Val de Zaragoza en Sari√Īena (Zaragoza), La Zaragoza en Ca√Īaveras (Cuenca), Hoya de Zaragoza en Basconcillos (Burgos), Fuente La Zaragozana en Gudar (Teruel); hay balsas como la del Zaragozano en Carcaixent (Valencia).
Hay valles como el de Zaragoza en Castej√≥n de Valdejasa (Zaragoza) que vierte al r√≠o Arga, el de Valdezaragoza en Sari√Īena (Huesca) o el de Val de Zaragoza en Ayll√≥n (Guadalajara) y los Valejos de Zaragoza en Valmadrid (Zaragoza).
Tambi√©n hay playas como Zarautz (Saragus) (Gip√ļzkoa) y Real Zaragoza en Marbella (M√°laga) y huertas como la de Zarago en Sierra Nevada.
Tambi√©n hay muchos top√≥nimos indiferenciados como Piedra Zaragozana en Adzeneta (Castell√≥n), Zaragozanos en R√ļbena (Burgos), Zaraguhit en Guadix (Granada), Zaraut en Z√ļ√Īiga (Navarra), La Zaragoza en Madrigal (√Āvila), La Zarau en Tafalla (Navarra) y Galzaragoza en Narbaiza (Navarra), Zaragoza en Martioda (√Ālava), Zaragocilla en Gallocanta (Zaragoza), Zaragocejo en Sig√ľenza (Guadalajara)‚Ķ y la matriz en Zaragoza capital.
d) Jaquemot
Sin saber la historia documental de un topónimo se nos lleva la vorágine especulativa encontrando cualquier razón para darle sentido.

DRAE: jara: Del¬†√°r. hisp. Ň°√°‚Äėra, y este del¬†√°r. cl√°s. Ň°a‚ÄėrńĀ’ ‘tierra llena de vegetaci√≥n’.
En aquellos tiempos remotos no se hablaba √°rabe en Zaragoza. El nombre de este matorral es ESTEPA escrito STIPPA seg√ļn graf√≠a latina, palabra no latina, probablemente √≠bera.¬†En el corpus de escritos ib√©ricos aparece ESTIR e IBA que puede dar ¬ęmatorral de humedades¬Ľ
Evidentemente no es SALLUIE

e) Goitia
La mayor parte de la historia es camelo, propaganda o maledicencia y extrapolación. No obstante, miro con gran atención lo que no tiene relación directa con personajes. Me encanta la poca Historia de la Economía que hay, porque ahí si tengo referentes para contrastar.
Con respecto a los Omeyas y lo que pudieron traer de la cultura de beduinos camelleros desde Arabia, no es coherente con la matraca que nos dan sobre sus aportaciones: Un pasteleo de siglos que ha ido creciendo como los hormigueros, polvo y saliva aparte de lo que llaman √Ārabe Hispano (yo lo llamo Rife√Īo), un caj√≥n de sastre como el Lat√≠n Vulgar; ninguno de los dos existi√≥ y casi todo lo que se asigna al primero, es trola (“tro” retorcimiento, “ela” lenguaje, lenguaje enga√Īoso), as√≠, la “sa ra” (contracci√≥n de “xa ar a”), que mencionas, encaja mejor en el Euskera “ja, xa”, √°rbol, “ar”, malo, ramas que no dan calor, en contraposici√≥n de “su ja tza” (suhaitza), √°rbol que da meterial para el fuego. Algo parecido sucede con el “guada, wada”, que se toma por r√≠o… ¬ŅQu√© r√≠os hay en Arabia?. “Ua” es el agua que se completa con “i” y una dental intervoc√°lica: Uadi, las aguas, la misma “ua” de “uasis”, agua inesperada.
Y así hasta mil, entre ellas la acequia que tanto se nombra como elemento de riego, cuando lo que fue inicialmente es un elemento de drenaje, el problema era secar la tierra fértil de las vegas, no regarla.
Os he dicho varias veces que la etimología en los diccionarios es inválida para la investigación; puede valer para la docencia o para pasar el rato, pero en conjunto es una pifia.
El nombre vasco de la stippa tenac√≠sima, es “ato” de Atochal y Atucha y de atar, el esparto, “espa harto” aguante sorprendente, donde “espa” es la sorpresa, el espanto y “harto” es recepci√≥n, aguante.
No quiero hacerme pesado, pero si no conseguimos que se revisen los diccionarios, avanzaremos para atr√°s, como los glaciares con el calor.
VN:F [1.8.8_1072]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
• Martes, Febrero 02nd, 2021

Ponencia_Jabi_Goitia_La_llanura_euroasi√°tica

Video: https://youtu.be/CZHom3lCPTU

VN:F [1.8.8_1072]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
• Jueves, Noviembre 21st, 2019

Ha habido opción para inscribirse pero se ha completado el aforo.

Imagen: Pe√Īa Amaia, lugar donde baceos, c√°ntabros y bascones lucharon contra los romanos tantos a√Īos como en Numancia o incluso tal vez mas, para defender su independencia. Al perder la guerra se suicidaron porque prefer√≠an estar muertos a ser esclavos-as.

VN:F [1.8.8_1072]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
• Lunes, Julio 01st, 2019

Bernat Mira Tormo

Estuve buscando en Google, la palabra MONTALVO, porque la traducci√≥n del top√≥nimo MONT-AL-VO, me indicaba que su significado era ‚Äúel monte alto‚ÄĚ. Por eso quer√≠a ver, si hab√≠a alguna referencia a alg√ļn lugar ‚Äúalto‚ÄĚ que lo pudiera verificar.

Y encontré:<<Pascual Madoz, en su diccionario dice: A doscientos pasos del pueblo y en un cerro que le domina por la parte Sur, se ven las ruinas de un castillo de construcción árabe, perteneciente al actual Duque de Granada.>>

MONT-AL-BO, de MONT = ‚Äúmonte‚ÄĚ o ‚Äúcerro‚ÄĚ, AL = ‚Äúel‚ÄĚ o ‚Äúla‚ÄĚ, y BO = ‚Äúalto‚ÄĚ. Con el significado de ‚Äúmonte alto‚ÄĚ o ‚Äúcerro alto‚ÄĚ.

El mismo formante VO, BO, como ‚Äúalto‚ÄĚ, lo encontramos tambi√©n en el apellido CALVO, que traducimos por CAL = ‚Äúcima‚ÄĚ, y VO, variante de BO = ‚Äúalto‚ÄĚ, o ‚Äúmonte‚ÄĚ. Con el significado de ‚Äúcima alta‚ÄĚ, o ‚Äúmonte alto‚ÄĚ.

En Wikipedia nos dicen sobre el apellido Montalbo:

<<Montalvo es la versi√≥n espa√Īola de un apellido de origen franc√©s-italiano (de la zona del Mont Blanc, Monte Albo) que se conoce existe desde tiempos medievales y est√° relacionado con los c√°taros>>.

No creo, que ni los apellidos, ni los top√≥nimos Montalvo, de Espa√Īa y Portugal, tengan su origen en el Monte Albo, del Mont Blanc. Lo que creo, es que todos estos top√≥nimos, comparten la misma situaci√≥n geogr√°fica concreta de ‚Äúmonte alto‚ÄĚ, y por compartir la misma situaci√≥n geogr√°fica concreta todos ellos, es por lo que tambi√©n comparten su nombre. Y esto nos retrotrae una vez m√°s, a una prehist√≥rica lengua, que simplemente defin√≠a en su lengua lo que ve√≠a, si todos ve√≠an un ‚Äúmonte alto‚ÄĚ, pues todos lo llamaban un ‚Äúmonte alto‚ÄĚ, no hab√≠a ning√ļn misterio. Porque la lengua ib√©rica se fue olvidando, pero el monte ‚Äúalto‚ÄĚ, lo seguimos teniendo ah√≠, donde siempre hab√≠a estado. Y muchas veces tambi√©n m√°s o menos bien conservado el nombre del lugar.

Y eso nos permite ahora a través del estudio de la toponimia ibérica y de la estructura de la lengua vasca, que vayamos descubriendo el significado de muchos de estos topónimos.

El que muchos nombres de top√≥nimos, coincidan en varios lugares distintos y distantes entre s√≠, por tener los mismos formantes de sus nombres o top√≥nimos, y que adem√°s, los nombres de estos mismos top√≥nimos, coincidan exactamente con la situaci√≥n geogr√°fica concreta de los mismos, me parece que deber√≠a hacer pensar a ‚Äúlas voces autorizadas‚ÄĚ.

He le√≠do y o√≠do a menudo, que la mayor√≠a de las palabras que tiene el vasco actual son de tard√≠a fundaci√≥n. (Qu√© Santa Luc√≠a les conserve la vista) Porque hace falta tener buenas tragaderas, para creer que los top√≥nimos (por su antig√ľedad) son de tard√≠a fundaci√≥n.

Además de: <<Es verdad que el radical MONT, lo tiene también el latín. Pero la toponimia ibérica lo tiene en innumerables topónimos, que son mucho más antiguos, que el mismo latín como lengua. Y lo podemos ver en toda la península ibérica, como vemos en: Montejurra (Navarra), Montaverner (Valencia), Montesa (Valencia), Montalban (Teruel), Montalvo (Cuenca), Montalvo (Portugal), Montánchez (Caceres), Montanejos (Castellón), Montijo (Badajoz), Montilla (Cordoba), Monfort (Alicante), Monforte de Lemos (Lugo), y un largo etc>>.

Jesus Gonzalez Artabe

Querido Bernat es triste reconocerlo pero no tiene remedio mientras no se pusiera como presidenta de la Academia de la Lengua Espa√Īola a una persona c√≥mo Carma Jim√©nez Huertas, es decir a personas con un muy buen cerebro grandes conocimientos te√≥ricos y una magn√≠fica capacidad de estructuraci√≥n de la informaci√≥n para qu√© entre en la cabeza del otro. Desde luego de secretario sin ninguna duda pondr√≠a a Javi Goitia. Se iban a enterar entonces de lo que significa argumentar con la palabra o la escritura como si fuera un arma ibamos a ver entonces a muchos acad√©micos pidiendo excusas por los muchos a√Īos en que han procurado la desinformacion de los pobres hablantes de la lengua castellana mal llamada espa√Īol cuando nos referimos a criterios,temas o conceptos peninsulares.

A ti de momento hemos pensado no darte ning√ļn cargo por qu√© c√≥mo ibas a ir a Madrid a tomar posesi√≥n s√≠ ni tan siquiera te atreves a ir a Zaragoza para ver a los amigos..

Con todo nuestro cari√Īo desde la insoportablemente caliente Pamplona un abrazo.

Eduard Selleslagh-Suykens

Por qu√© es tan di√≠cil aceptar que Montalbo es simplemente ‘cerro blanco’? Hay muchos en la pen√≠nsula, y no tienen nada que ver con el Mont Blanc. Verdaderamente crees que despu√©s de m√°s de 2.000 a√Īos de latinizaci√≥n no hay ning√ļn top√≥nimo latino? Muchos sitios ni exist√≠an en la √©poca ib√©rica, as√≠ que no ten√≠an top√≥nimo ib√©rico. Hab√≠a mucho menos pueblos, ciudades, asentamientos etc. que ahora. Adem√°s hay paisajes que no ten√≠an nombre y que la gente ya latinizada han llamado simplemente por su aspecto, como ‘cerro blanco’, u otra caracter√≠stica: Casagrande, el Hond√≥n/Fond√≥, …

Y calvo es del latin ‘caluus’ < PIE *galuo-s (IEW 5) ‘calvo, desnudo’.

No hay que obsesionarse con lo ib√©rico: ha habido muchas culturas en Espa√Īa y seguramente todas han dejado huellas. Hay palabras espa√Īolas utilizadas en top√≥nimos que en realidad son pr√©stamos de otra lengua no latina, p.e. goda, griega, fenicia. La eimolog√≠a es un campo de minas que requiere much√≠simo cuidado.

Javier Goitia

No debi√©ramos porfiar con un solo top√≥nimo; os he dicho muchas veces que en esta disciplina conviene ir “de lo general a lo particular”; es decir, antes de echarnos a la piscina de cabeza, comprobar que el sonriente individuo que asoma no es un enano (no nos vaya a pasar como a mi primo Josetxu que se rompi√≥ el tabique nasal en Badajoz en una tarde calurosa como esta).

En una sola pasada de tabla he encontrado ocho Montalbo con be y diez Montalvo con uve… y hasta 301 Montal√©n, Montalb√°n, Montal, Montalt, Montalv√≠, Montaler, Montaliendres, Montalblanque, Montalto, Montalbe, Montalgrao, Montalb√°…

Hay aproximadamente los mismos top√≥nimos (200) que terminan en “albo” y en “algo”; hay Montalbo, Montalvo y Montalgo. Para mi ambas terminaciones indican adjunt√≠a a algo destacado (que podr√≠a ser a Mon-Mun).

Nombres hay en Espa√Īa hasta uno por hect√°rea en Galicia y Euskadi (uno por cien hect√°reas donde menos…), as√≠ que no me creo eso de Ed de que hab√≠a “lugares sin nombre”; lo que habr√≠a es atontados que iban sin gu√≠a.

Que el Mons Montis latino es un pr√©stamo vasco, no cabe ninguna duda; el Lat√≠n no tiene casi nada que le pertenezca, es una lengua “t√©cnica” creada a base de robar a las flexivas que la rodeaban y la pretendida latinizaci√≥n de 2.000 a√Īos solo existi√≥ en los gabinetes, no en el campo. El lat√≠n pas√≥ como las malas pinturas que se pelan pronto y no queda nada. De los seis siglos de dominio en Espa√Īa, nunca se extendi√≥ una milla m√°s all√° de los itinerarios rodados; nunca lleg√≥ al “saltus” macizo, al menos no con la fuerza como para dejar nombres.

Los siglos posteriores fueron de Latín de sacristía y de cátedras, más propios de una endogamia enfermiza que marginó cruelmente lo que parecía a los prebostes y no aclaró nada desde San Isidoro hasta san Google.

Ahora mismo hay cinco columnas que con argumentos diferentes claman lo mismo, Carme Jim√©nez, E√Īaut Etxamendi, Alberto Porl√°n, Ribero Meneses y yo mismo.

Solo es cosa de tiempo el que los embustes tejidos durante siglos caigan como esas pinturas viejas: Casi todo es elucubración basada en citas que se pierden en su propio embrollo.

Para terminar, todos los que no conocen el Euskera en profundidad dicen lo mismo: “La etimolog√≠a es un entorno resbaladizo, un campo de minas…” Yo que fui zapador en la mili y tend√≠a campos de minas, se mejor que nadie que para desmontarlas hay que dar con la ley matem√°tica para su distribuci√≥n… Lo mismo pasa con la toponimia; no se puede decir que Nerbi√≥n es celta porque haya un dios “Nervo”; hay que saber que LER BI OI ha dado en NER BI ON y que significa “Los dos manantiales” y que esas mismas alteraciones son “ley”.

Así te explotan las minas.


/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Taula normala”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-qformat:yes;
mso-style-parent:”";
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
text-align:justify;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:”Calibri”,”sans-serif”;
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-font-family:”Times New Roman”;
mso-fareast-theme-font:minor-fareast;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;}

VN:F [1.8.8_1072]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
• S√°bado, Abril 06th, 2019

Jabi Goitia: Briga frente a nuevos datos.

El “briga” postizo que colocaban los romanos, se ha ido perdiendo como aqu√©llos anuncios de Nitrato de Chile que hab√≠a en todos los pueblos hace 60 a√Īos

Desde ni√Īos hemos o√≠do que ‚Äúbriga‚ÄĚ es una palabra Celta que equivale a fuerte, a castro, a entidad urbana con un cuartel militar, palabra que el imperio romano se apropi√≥ para ponerla como coletilla a muchas de ciudades ‚Äúcolaboradoras‚ÄĚ a lo largo de Hispania, principalmente.

As√≠ en Espa√Īa y Portugal se encuentran en diversos documentos romanos (casi todos en el Itinerario de Antonino y en notas de Ptolomeo) dos docenas largas de nombres que acaban en ‚Äúbriga‚ÄĚ (Amall√≥briga, Ar√°briga, Arc√≥briga, Augustobriga, Calabriga, Caesar√≥briga, Celi√≥briga, Celt√≥briga, Con√≠mbriga, De√≥briga, Eber√≥briga, Ebur√≥briga, Flavi√≥briga, Juli√≥briga √≥ Luli√≥briga, Lac√≥briga, Mir√≥briga Turdolorum, Mir√≥briga Celticorum, Mirobriga Vettonum, Nemetobriga, Nertobriga, Seg√≥briga, Tal√°briga, Tong√≥briga) y que han dado lugar a b√ļsquedas intensas de los lugares actuales que ocupan aqu√©llas supuestas localizaciones, siendo contados aqu√©llos en los que hay certeza de haber dado con los originales, aunque del apellido latino no le quede nada a ninguna.

Se suele incluir en tal lista el nombre de Brigantium, donde ‚Äúbriga‚ÄĚ aparece al principio, porque tambi√©n aparece en diversas cr√≥nicas, siendo su propiedad disputada por La Coru√Īa y Betanzos.

En Espa√Īa, la toponimia es riqu√≠sima y muy poco alterada, siendo abundantes los nombres vern√°culos de lugar que perduran conteniendo partes asimilables a la forma referencial ‚Äúbriga‚ÄĚ, bien sea al comienzo, en medio del nombre o al final, sin que la inmensa mayor√≠a de tales lugares puedan relacionarse con plazas fuertes ni ciudades estrat√©gicas; a saber:

Hay del orden de 50 que al final o en otra posici√≥n llevan la forma matriz ‚Äúbriga‚ÄĚ, pero son mucho m√°s abundantes (345) los que llevan ‚Äúbrica‚ÄĚ y lo son incluso descontando aqu√©llos en que esta coda pertenece a la posible designaci√≥n de una f√°brica de la era industrial y por tanto es seguro que son nombres arcaicos con otro significado.

Solo he encontrado un lugar llamado La Briga a secas, un alto rocoso de casi 1.100 metros en Zamora.

Pueblos muy conocidos como Ubrique podían hacernos pensar que esta forma es corriente, pero no es así; apenas hay una docena de lugares aunque sus nombres son contundentes como Jubrique, Fabrique, Llubriqueto…

Tambi√©n son bastantes (114) los que contienen ‚Äúbrigo‚ÄĚ e incluso los de ‚Äúbrigu‚ÄĚ (26), bajando a 15 los de ‚Äúbrigue‚ÄĚ.

Una cantidad parecida (29) tienen ‚Äúbrih‚Ķ‚ÄĚ en su composici√≥n e incluso hay hasta 71 que ostentan ‚Äúbriz‚ÄĚ, 10 con ‚Äúbrigui‚ÄĚ y m√°s de media docena en los que la consonante no es doble, sino de la forma ‚Äúbirig‚ÄĚ.

Sin consonante, es decir, como ‚Äúbria‚ÄĚ, llegan a contarse casi 300.

No debiera olvidarse a ning√ļn investigador, la b√ļsqueda ‚Äďtambi√©n- de top√≥nimos que llevaran compuestos con participaci√≥n de ‚Äúfriga‚Ķ‚ÄĚ, ya que hay una tendencia casi ‚Äúcircular‚ÄĚ a que consonantes dobles como ‚Äúbr‚ÄĚ y ‚Äúfr‚ÄĚ se alternen en nombres cuyas otras componentes se mantienen. As√≠ que lugares con esta f√≥rmula, son tambi√©n numerosos.

E incluso conteniendo un ‚Äúfrica‚ÄĚ clar√≠simo que nos hace recapacitar sobre el nombre de nuestro continente vecino (antes Libia), al encontrar lugares remotos como ‚ÄúEl Alto del Africano‚ÄĚ en Albarracin, la playa Africana en Galicia, el Alto La √Āfrica en Guadalajara, el impresionante Barranco del Africano en Granada, la Punta de √Āfrica en Cantabria, etc.

O ‚Äďaunque m√°s raro-, participando de esa ‚Äúpe‚ÄĚ que no gusta a los celtas, en lugares como ‚ÄúExprica‚ÄĚ (aitz pirika), un terreno abierto al pie del mogote p√©treo conocido como ‚ÄúCastro‚ÄĚ en Reyero, Le√≥n, o en la Fuente Apricano, en √Ālava.

La vocal hermana, ‚Äúe‚ÄĚ, no es menos frecuente, de manera que se han encontrado casi 300 lugares con el componente ‚Äúbrega‚ÄĚ y otros muchos con variantes como ‚Äúbregue‚ÄĚ, ‚Äúbrea‚ÄĚ,¬† ‚Äúbrec‚ÄĚ √≥ ‚Äúbrez‚ÄĚ, candidato a ‚Äúbrek‚ÄĚ.

La propuesta de Iniziatuak ha dado resultados desiguales, apareciendo media docena de top√≥nimos con ‚Äú‚Ķbiriga‚Ķ‚ÄĚ en √Ālava, Navarra y Madrid, pero ninguno con ‚Äúbirika‚ÄĚ, ‚Äúbideka‚ÄĚ, ‚Äúbideke‚ÄĚ ni sus hom√≥fonos.

Se pueden seguir incorporando otros nombres con componentes cercanas, pero no es imprescindible un trabajo exhaustivo para constatar que la fonología de todos ellos tiene fuertes parentescos, que la distribución de estos nombres es homogénea y que más allá de la condicionante fisiografía y de los gustos regionales que han decantado en formas que abundan más en algunos territorios, los casi tres mil topónimos de esta serie, está distribuidos por toda la península y no existen diagonales ni otras marcas que dividan la península en las fronteras imaginarias de nuestros sabios del XIX, vicios que perduran como cicatrices en las letanías de los modernos interpretadores de la historia.

En resumen, que m√°s all√° de las epigraf√≠as encontradas y del valor que se quiera dar a la presencia de signos fuertemente sesgados por su pertenencia a un sector muy reducido de la poblaci√≥n como son estelas, t√©seras, monedas o inscripciones, la Toponimia con may√ļscula es un yacimiento tan intersocial como inmenso y diacr√≥nico de informaci√≥n, yacimiento que est√° empezando a ser descifrado sistem√°ticamente y que al mostrar en muchos nombres una correlaci√≥n con aspectos locales que perduran, desarma las teor√≠as celtas y suced√°neas, para mostrar otra corriente aut√≥ctona m√°s antigua que tambi√©n se prolonga por los pa√≠ses e islas cercanas.

As√≠, si bien en Francia no hay muchos nombres que contengan ‚Äúbriga‚ÄĚ (apenas Caverne des Brigands), son muy numerosos los de las formas en ‚Äúe√Īe‚ÄĚ como Brignac, Brignais, Brigne, Brignoles‚Ķ, igualmente que en Italia, donde hay Briga, Brigante, Brignano, Breignole‚Ķ con muestras tambi√©n en T√ļnez y Marruecos.

La cultura es como la moda, una forma enfermiza de dirigir los esfuerzos, porque tras la pureza de los primeros movimientos de cada proceso, siempre entra en la barrena de marcar pautas y límites y de entregarse a los caprichos de los clientes, sino de los ministros que orquestan las ceremonias.

Si cuando √©ramos ni√Īos nos dec√≠an ‚Äúsin m√°s‚ÄĚ, que briga era Celta y significaba un edificio fortificado, ahora, tras d√©cadas de cocina en las universidades alemanas, nos dicen que no, que la voz original del Proto-Celta hubo de ser ‚Äúbriganti‚ÄĚ,¬† que se abrevi√≥ a ‚Äúbriga‚ÄĚ con significado de ‚Äúcolina‚ÄĚ.

Otros aseguran que hubo un PIE tal como ‚Äúbhereg^h‚ÄĚ que dio el alem√°n Bergen (monte) y el neerland√©s Burg, castillo y los que quieren recomponer el Celta, ofrecen m√°s opciones para el monte, con nombres que van desde el ‚Äúbrig‚Ä̬† cl√°sico a ‚Äúfarkunjo‚ÄĚ, ‚Äúmonjo- menjo‚ÄĚ y ‚Äúsleibos‚ÄĚ, variedad que no es extra√Īa, porque las elevaciones del terreno debieron de disponer de muchas apelaciones seg√ļn condiciones f√≠sicas o incluso de otra √≠ndole. A√ļn hoy mismo, cuando la sociedad vive de espaldas a los aspectos de la morfolog√≠a del terreno, se manejan¬† para el monte nombres como alto, cerro, colina, cordal, cordillera, duna, loma, mesa, meseta, mogote, monta√Īa, monte, mont√≠culo, muela, otero, pico, sierra‚Ķ

Hay demasiada alegr√≠a entre los ling√ľistas a la hora de¬† poner asteriscos a las palabras que conjeturan y¬† lanzan a todas las publicaciones sin haber profundizado antes en el Euskera.

As√≠ y todo, la posible coincidencia de la voz ‚Äúbriga‚ÄĚ es tan evidente como su polisemancia, porque si en las lenguas n√≥rdicas significaba cerro, colina, en Italiano es un verbo que lleva la idea de pelear o molestar; poco m√°s o menos lo mismo que en Portugal, donde significa lucha y parecido al Lat√≠n, donde tambi√©n es ‚Äúlucha‚ÄĚ o en Bosnio, Croata, Macedonio, Serbio y Esloveno, donde equivale a ‚Äúcuidar‚ÄĚ, en Ga√©lico, Gal√©s, Irlandes y Esperanto, donde quiere decir ‚Äúparpadear‚ÄĚ, en Eslovaco, donde llaman as√≠ a los barcos de tipo bergant√≠n o en varios idiomas del sureste asi√°tico (Bengal√≠, Urdu, Tamil √≥ Telegu), donde puede significar desde ‚Äúla novia‚ÄĚ hasta ‚Äúmalo‚ÄĚ, ‚Äúdisolver‚ÄĚ √≥ ‚Äúbrisa‚ÄĚ.

No est√° de m√°s recordar que la ‚Äúbrega‚ÄĚ del Castellano, ese verbo que se usa para decir que un grupo de gente trabaja ‚Äúa destajo‚ÄĚ, procede del Euskera ‚Äúbare ga‚ÄĚ que significa eso exactamente, porque ‚Äúbare‚ÄĚ es la quitud, el relajo y ‚Äúga‚ÄĚ es su ausencia,

No es extra√Īa la relativa frecuencia de uso de esa voz y sus r√©plicas, cosa que tambi√©n se puede aplicar a composiciones elaboradas a partir de ra√≠ces del Euskera tales como ‚Äúbir‚ÄĚ que significa replicaci√≥n, ‚Äúbira‚ÄĚ que indica rodear, ‚Äúiga‚ÄĚ que indica subida, resalto √≥ ‚Äúga, ka‚ÄĚ que como sufijo modal (no como sufijo negador) implica una reiteraci√≥n de la acci√≥n, con lo que ‚Äúbiraiga‚ÄĚ equivale a ‚Äúsubir rodeando‚ÄĚ √≥ ‚Äúbiriga‚ÄĚ, que puede traducirse por ‚Äúresalto doble‚ÄĚ. (La voz aparece con mucha m√°s profusi√≥n en Espa√Īa que en los pa√≠ses cercanos, en general su presencia est√° correlacionada con aspectos f√≠sicos (relieve principalmente) y en muchos de los casos es patente la colaboraci√≥n humana para modificar ligeramente ese factor y aprovechar sus ventajas como elemento de la econom√≠a social. No hay porqu√© pensar que es una voz extra√Īa originaria del centro de Europa y metamorfizada hasta llegar a su forma actual; la forma ya la ten√≠a hace miles de a√Īos y en ese periodo no ha cambiado gran cosa.)

Ambas explicaciones tienen coherencia si se analizan desde t√©cnicas, visiones y productos del pasado; la primera, porque muestra la forma en que se constru√≠an las torres ostentosas del tipo ‚Äúzigurat‚ÄĚ, creando una rampa en curva y pudi√©ndose colegir que en territorios en que solo se dispusiera de tierra o de √°ridos, se ejecutar√≠an construcciones m√°s modestas con igual t√©cnica para proteger al ganado, los aperos y herramientas o los objetos preciados o de culto o, simplemente, como se realizaban los t√ļmulos de la Guimbautas, los D√≥lmenes, Cromlech y otras construcciones: Por dejar constancia de que se hab√≠a estado en aquel territorio.

Es necesaria una abstracci√≥n que ayude a entender que en lugares sin arbolado y sin piedra, una de las formas de controlar el ganado sensible durante las estancias prolongadas por disponer de pastos duraderos, era mediante la combinaci√≥n de zanjas y terraplenes que iban mejor√°ndose cada campa√Īa. Las brigas eran uno de los modelos m√°s recurridos, porque aprovechaban oteros naturales para explanar su cima y con los productos extra√≠dos, hacer las paredes m√°s verticales, con lo que resultaba un ‚Äúresalto doble‚ÄĚ, uno debido al cerro natural y otro, a la acci√≥n deliberada de multiplicar la dificultad de acceso al tiempo que hace mucho m√°s efectiva la defensa del ganado de osos, lobos y grandes felinos.

De ah√≠ procede la palabra ‚Äúabrigo‚ÄĚ, que significa refugio tambi√©n en Catal√°n, Gallego y Corso, pero no en otras lenguas latinas, germ√°nicas ni celtas.

En Espa√Īa y Portugal hay infinidad de ‚Äúcastros‚ÄĚ; es posible que m√°s de 3.000 de entidad suficiente como para que alguien entrenado los descubra con tan solo analizar cartograf√≠as de entre 1:25.000 y 1:10.000 y contrastarlas con fotogrametr√≠a de suficiente calidad.

La gran mayor√≠a de estas estructuras, no tienen dimensi√≥n ni localizaci√≥n adecuadas para reclamar una funci√≥n militar; son obras con vocaci√≥n ganadera, dimensi√≥n proporcional a los recursos de la zona y uso estacional, lo que no quita para que a veces, sus muros alcancen dimensiones sorprendentes para nuestro concepto de econom√≠a ni tampoco impide que en alg√ļn momento hayan podido actuar como plazas fuertes ante ej√©rcitos o cuatreros.

VN:F [1.8.8_1072]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
• Jueves, Enero 31st, 2019

Un lector no est√° de acuerdo con la propuesta de Bernat Mir√° sobre BRIGA y le dice ‚ÄúY qui√©n habr√≠a hecho esta ‘contracci√≥n’? Ni los vascos ni los √≠beros porque ni habr√≠an podido pronunciarlo. Entonces los celtas – que t√ļ dices que no han existido? Estos nombres son anteriores a la invasi√≥n romana.‚ÄĚ

Bernat Mir√°

No es porque un nombre contiene una s√≠laba BRI que tiene el mismo origen. p.e. Cantabria es una derivaci√≥n de ‘cantaber’ que no contiene BRI. (Cantaber quiere decir ‘r√≠a con acantildos’ en celta:¬† kant- aber). Adem√°s, no se trata de una s√≠laba BRI sino de BRIG->

Vamos a ver, ¬Ņcu√°ndo he dicho yo que los celtas no han existido? Yo no s√© si los celtas han existido o no. Lo que yo he dicho, es que no veo ni rastro de ellos por ninguna parte en la toponimia.

BRI y BRIGA claro que no son lo mismo, BIR = río, y BRIGA = subida del río, contracción de BIRIGA. CAN-TA-BRIA = CAN = monte, TA = alto, BRIA = el río. CANTABRIA = ríos de los montes altos.

Pues por eso no vamos a discutir, Para ti BRIGA es celta.

Pero para mí BRIGA es vasca.

Y no le dir√© a nadie que la actual BALLA-BRIGA que traducimos por BALLA variante de BAYA = r√≠o, y BRIGA = subida del r√≠o. Equivalente a = PUENTE, y que traducimos por PUENTE DEL R√ćO, se encuentra en el pirineo aragon√©s en una zona donde todos los nombres de los top√≥nimos¬† son de origen vasco desde siempre, y el puente de BALLABRIGA est√° pegado al pueblo. Literalmente es una foto de la aldea.

Eduard Selleslagh-Suykens

Bueno si niegas que hay top√≥nimos celtas es casi lo mismo como si no hubieran estado en Espa√Īa (= lo que quer√≠a decir).

Y la cuestión de la contracción: quién lo ha hecho, si no son vascos o íberos?

Javier Goitia

Queridos contertulios, el nombre Cantabria aparece as√≠, ‚Äútal-cual‚ÄĚ en media docena de lugares, adem√°s, otros compuestos de sus morfemas son abundant√≠simos, apareciendo por cientos, incluso miles en Espa√Īa, pa√≠s quebrado donde los haya.

Aparte del nombre de toda una región, ahora reducida a la provincia de Santander, en esta misma provincia, cerca de Galizano, hay un acantilado costero impresionante por su pendiente negativa y cercano a la ermita de San Pantaleón (ojo, pantaleón esta siempre cerca de acantilados) que se llama Cantabria.

Otro Cantabria es el cerro riojano rojo por el color de sus conglomerados que hay frente a Logro√Īo y que ha sido copiado por los arque√≥logos para bautizar un yacimiento que hay a sus pies.

Cantabria (que los vascos **con poco criterio** quieren cambiar de nombre porque se creen que es celta) es la sierra caliza de perfil abrupto entre la llanada alavesa y la cuenca del Ebro, uno de cuyos montes destacados se llama Tolo√Īo (muela plegada).

Otro cerro empinado en Cadiz también es Cantabria, como lo es un relieve brusco en Palencia y otro en la provincia de Málaga.

Solo hay un caso contradictorio, un lugar liso en la misma Palencia.

Primera conclusión, Cantabria no es un puerto con relieve. Los puertos en el Cantábrico no tienen relieve, son estuarios, las zonas mas tendidas de la región.

Además hay muchos nombres parecidos, un pueblo sobre un relieve brusco en Navarra (Kantabrana), una cuesta empinada en Jaén  y un relieve marcado, (Cantalbrá, Cantalbrás), un barranco en Girona (Cantabra), un pueblecito de burgos sobre un cortado (Cantabrana).

Puedo seguir tres semanas citando peculiaridades de los cientos de top√≥nimos con los lexemas eusk√©rikos “gan, kan, kanta, biri, ia, iga…”, pero baste con decir que son legi√≥n.

Celtas fuimos todos seg√ļn nos √≠bamos haciendo sedentarios. Si antes quem√°bamos a nuestros muertos y guard√°bamos un poco de ceniza en un cuerno para llevarlo colgado ( erre ilki a, la reliquia latina), luego al no viajar, los metimos en urnas o cistas, para visitar su cementerio.

(***hemos cambiado esta palabra del original en castellano)

VN:F [1.8.8_1072]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
• Lunes, Mayo 28th, 2018

Jabier Goitia despu√©s de 40 a√Īos estudiando la toponimia y profundizando en el euskera, ha publicado en Amazon su trabajo Diccionario etimol√≥gico cr√≠tico del castellano que consta de 18 libros:

Diccionario etimológico crítico del castellano

Tambien ha publicado la segunda versión de su libro: El ADN del euskera en 1.500 partículas

El conjunto de libros cuya descripción se puede ver en los videos que con gran detalle editó recientemente Alish y que a lo largo de los siguientes meses, espera atender  en el Blog  (http://eukele.com/ ) para quienes puedan desear cualquier tipo de aclaración o hacer observaciones a contenidos, procedimientos o carencias.

Arqueología del lenguaje 1/3
La arqueología del lenguaje 2/3

La arqueología del lenguaje 3/3

Goitia espera que “la falta de apoyos institucionales y la negativa de publicaci√≥n de las editoriales que deber√≠an atender este tipo de ensayos, acabe siendo un factor positivo para que las personas que sientan verdadero inter√©s por la b√ļsqueda de las ra√≠ces y de los comienzos de las lenguas, se encuentren a gusto al pensar que se abre una nueva opci√≥n.”

VN:F [1.8.8_1072]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
• Domingo, Junio 14th, 2015

V√≠ctor Monta√Ī√©s

Recogiendo el guante que me ech√≥ Antoni Jaquemot en el sentido de que “demostrara” que en la inscripci√≥n del Pico de los Ajos II, donde salia “iltun” se referia a ‘que tiene muerte’ y no a ‘ciudad fortificada’, y recogia la frase del comienzo de la segunda parte de este plomo para que la tradujera:

“Salir labeisir kebelkaira”,

que ahora puedo contestar, y lo hago siguiendo mis propios consejos de dar el máximo de detalles de esta interpretación.

Contexto:

Este plomo o plancha de plomo, seg√ļn datos que podemos encontrar en la red aparecidos en la revista ARSE 43, de 2009, p√†ginas 17-32, fue encontrado en este pico, llamado de los Ajos, cerca a Yatova (Valencia) en el a√Īo 1974. Es Lu√≠s Silgo que hace una explicaci√≥n pormenorizado de estas inscripciones que para diferenciarlas de otras planchas encontradas se le da el n√ļmero de II. Respecto al lugar, una sierra rocosa en su cima, creo que el nombre de los “ajos” nos da una primera pista de la lengua que se hablaba all√≠ hace muchos a√Īos: en catal√°n seria “alls” (ajos) cosa normal de una zona de habla catalana. Pero “alls” es tan parecido al nombre de la roca en vasco “aitz” que creo que all√≠ no se encotraban precisamente “ajos” sino rocas, en su nombre habitual en ibero: “aitz”, que sonaria muy parecido a “alls” o “ays”. Esto ya nos indica un dato de como el eusquera y el ibero pueden estar muy relacionados.

Respecto a los signos aparecidos todos o casi todos parecen ser leidos sin dificultad. La¬† palabra “labeis-iltunir” (la separaci√≥n es mia) es la primera palabra de la primera parte, y se repite en el comienzo de la segunda parte.

Con respecto a su valor ling√ľ√≠stico:

“Sal-ir”, con la terminaci√≥n frecuente de “-ir” que atribuyo a un pronombre o articulo plural (ellos-as/los-as). “sal” es una raiz que creo es la base de palabras del tipo “saldo”, y de las inglesas “to sale” (vender). La misma Real Academia Espa√Īola no encuentra √©timo latino, y la atribuye a una palabra italiana “saldare” con el mismo significado. Por lo tanto no le doy el valor de ‘plata’ ni de ‘dinero’ o ‘moneda’ sino ‘cosa de valor, vendible’. El plural “-ir” no es un morfema como el nuestro plural, que se conjuga con la palabra, sino que forma parte de la misma palabra, como si el plural formara parte de la misma palabra.

“Labe-is-ir”, alfinal vuelve a aparecer “-ir” y aqu√≠ si que se ve su car√°cter morfem√°tico, ya que a veces esta junto a un nombre, pero aqu√≠ aparece junto a lo que considero un verbo: “-is”, que seria la forma verbal en voz pasiva, como nuestro “es”. “Labe”, seria el adjetivo, tipo participio, que conforma una familia con palabras que van desde “levantar”, “llevar”, “lavar” o el ingles “to leave”, ‘abandonar’, ‘dejar’, ’sacar’, o el catal√°n “llevar”, ’sacar’ , ‘quitar’. En conjunto, las tres palabras, significarian: ‘ellos son sacados, abandonados, dejados’.

Para no alargar m√°s, y porque creo que aqu√≠ acaba esta peque√Īa frase (salir labeisir), dejo las palabras siguientes para el pr√≥ximo articulo.

En este texto, tanto Silgo como Jaquemot creen que “Labeis” es un nombre propio, concretamente el nombre de una ciudad (por lo de “iltun”). Creo que el car√†cter funerario nos lleva a dar este valor sem√°ntico a “labe” con ‘dejar’, ‘abandonar’, cosa que tanto es conveniente a la persona que muere (nos deja) como al dinero o otros bienes (que tambi√©n son abandonados). La estructura sint√°ctica de la frase seria: sujeto pasivo (salir) verbo (labe-is) sujeto activo (ir). Como curiosidad topon√≠mica tenemos el nombre propio de un monasterio, ahora ya casi desaparecido, cuyo nombre era “Lavaix”, monasterio de Lavaix, situado dentro del pantano de Escales, muy cerca al pueblo de Pont de Suert. En el aun podemos ver las ruinas del monasterio junto a una pe√Īa o roca encima suyo que se desgaja de la monta√Īa o sierra que tiene al lado. Es muy claro que “labe-” aqu√≠ quiera decir ’separaci√≥n del lado’ y “aitz” escrito “aix”, ‘roca’. Seria el caso de un nombre propio pero basado en dos nombres comunes.

VN:F [1.8.8_1072]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
• Lunes, Marzo 30th, 2015

En el X. Congreso sobre el Origen del Euskera que se va a celebrar el 9 de Mayo en Zestoa, Jabier Goitia, entre otras cosas, preguntará que cómo es posible que casi todos los investigadores del indoeuropeo (por no decir todos-as) estan elaborando esta teoría sin conocer en absoluto el Euskera, seguramente, una de las pocas lenguas que habría anteriores a dicho periodo:

Europa ha vivido catorce siglos en la inopia desde que cay√≥ el Imperio Romano hasta bien entrado el siglo XIX y lo ha hecho so√Īando que las civilizaciones cl√°sicas de Grecia y Roma eran la base de nuestra historia y de nuestro conocimiento, mientras los poderes hac√≠an una salsa gorda para divulgar este mito.

Con los descubrimientos de Sir W. Jones sobre los aparentes parentescos de Lat√≠n y Griego con el S√°nscrito y en un ambiente pre rom√°ntico, se inici√≥ una fiebre germ√°nica para buscar el origen racial y ling√ľ√≠stico que ansiaban y en los √ļltimos ciento setenta a√Īos se ha formado tal mara√Īa de intereses acad√©micos, editoriales y hasta pol√≠ticos y tal cantidad de ponentes, de hip√≥tesis y de ponencias, que se ha llegado a recrear (por no decir inventar) todo un registro de ra√≠ces que se llaman ‚Äúindo-germ√°nicas‚ÄĚ , ra√≠ces que nunca existieron, pero que este ‚Äúpastel fenomenal‚ÄĚ necesita para mantenerse hinchado.

En esta comunicaci√≥n se denuncian las arbitrariedades cometidas, el abandono general de la ciencia y ‚Äďsobre todo- la decisi√≥n sistem√°tica de no contar con el Euskera, la √ļnica lengua hablada anterior a las fechas por las que deambulan y la √ļnica capaz de explicar top√≥nimos desde Las Azores hasta Kamthacka.

VN:F [1.8.8_1072]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
Apartado: Jabier Goitia  | Etiquetas: , ,  |  Un comentario