Aukeratutako atala ◊ Silabario ◊

• Domingo, Noviembre 20th, 2016

En este artículo elaborado por Joan Vilaseca defiende que la variación que encontramos en la mayor parde de los caracteres ibéricos no puede ser meramente formal. Esto cuestionaría de raíz no sólo la propuesta de codificación del signario ibérico llevada a cabo por la Universitat de Barcelona basada en sólo 49 caracteres, sino también el error de basar el estudio de la escritura ibérica en transliteraciones.

https://cathalaunis.wordpress.com/2016/10/09/els-caracters-de-liberic-nord-oriental/

Este estudio demuestra que el signario ibérico no está todavía bien definido, por lo que debe proponerse una revisión urgente de la propuesta presentada a UNICODE por la Universitat de Barcelona.

Veamos las conclusiones del artículo:

Conclusions

De l’anàlisi de les co-aparicions de variants del que es suposa ser la representació sígnica d’un mateix so bàsic, es desprèn que la variabilitat és molt superior a l’¡esquematització filològica moderna (resumida, per exemple en la proposta de codificació Unicode  per a l’ibèric nord-oriental presentada el 2015). Encara que les propostes de partició de signes, no sempre són unívoques, ni tampoc sempre ben evidenciades, el volum fa que no es pugui ignorar la discrepància. Llistem les agrupacions del signari simplificat de cathalaunia anotant primer el nombre de signes segons la proposta Unicode i al costat els detectats en aquesta anàlisi[4].

  • A 2 vs. 3-4¬†¬†¬† ¬† ¬† ¬† E 2 vs. 3?¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† I 2 vs. 2¬†¬†¬† O 2 vs. 3¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† U 2 vs. 3?
  • L 1 vs 2¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† ¬† ¬† ¬† M 1 vs. 1¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† M1 1 vs. 2¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† ¬†¬† M2 1 vs 1. ¬† ¬† ¬† ¬† N 1 vs 3
  • R 1 vs. 2¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† R1 2 vs. 3¬† ¬† ¬† ¬†¬† ¬† ¬† ¬† S 2 vs. 3¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† ¬† ¬†¬† ¬†S1 1 vs 2¬†¬†¬† ¬† ¬† ¬† ¬† Ba/Pa 1 vs. 2
  • Be/Pe 1 vs. 5¬†¬† ¬†¬† Bi/Pi 1 vs. 1¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Bo/Po 1 vs. 1¬†¬†¬† Bu/Pu 1 vs. 2¬†¬† Da/Ta 2 vs. 3
  • De/Te 2 vs. 4-10 ¬†Di/Ti 2 vs. 4¬†¬†¬†¬†¬† Do/To 2 vs. 4¬†¬†¬† Du/Tu 2 vs. 5
  • Ga/Ka 2 vs. 4¬†¬†¬†¬†¬†¬† Ge/Ke 2 vs. 6-8¬† Gi/Ki 2 vs. 6¬†¬†¬† Go/Ko 2 vs. 4¬†¬† Gu/Ku 2 vs. 3

La proposta Unicode presenta 46 entrades, mentre que el recull trobat en aquesta anàlisi apunta a una forquilla de entre 85 i 96 signes diferents.

Les preguntes que tal discrepància genera són molt bàsiques i necessiten d’una resposta filològica. N’apuntem sols unes quantes a tall d’exemple.

  1. En conjunt, no resulta possible escapar a la impressió que la llengua ibèrica codificava aspectes que actualment no estan sent contemplats: quins podrien ser?
  2. En aquest sentit, quin podria ser el motiu per el qual els signes sil·làbics amb E presentin més variants?
  3. Existeixen paral¬∑lels de la partici√≥ entre vocals, consonants i els tres grups sil¬∑l√†bics que presenta l‚Äôib√®ric en altres lleng√ľes antigues?

Preguntes que escapen l’àmbit d’aquesta anàlisi, i que sols poden ser emeses a l’espera que la Filologia i la Filologia Històrica ens presentin respostes. En tot cas, sembla clar que la posició que defensa que sense tenir en compte la complexitat real del missatge difícilment serem capaços d’entendre el seu significat (una posició eminentment lògica), sembla trobar confirmació en aquesta anàlisi de les variants dels caràcters de l’ibèric nord-oriental, que de fet, presenta una quantitat de signes força propera als 95 del recull d’Untermann.

Signari simplificat emprat a cathalaunia.org.

VN:F [1.8.8_1072]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
Apartado: Silabario  | Etiquetas: , ,  |  2 comentarios
• Domingo, Enero 11th, 2015

o) Luis Azkona

Grafías, fonemas y morfemas: Luis_Azkona_Las_grafias_ibericas

Pienso, como Antonio, Carmen y dem√°s amigos y amigas en torno a la lengua ib√©rica, que tenemos que iniciar el camino estudiando y fijando bien la forma, es decir, graf√≠as seguras en textos de al menos una oraci√≥n, si es posible texto completo y no fragmentado, visible para todos, con sus correspondientes fonemas alfab√©ticos y silabofonemas perfectamente identificados sin duda ninguna, que casi los tenemos a excepci√≥n de /Y/. Esta graf√≠a est√° presente y contigua a /n/ y /l/, pienso que es la confirmaci√≥n gr√°fica de las palatalizaciones de /√Ī/ y de /ll/, el rasgo fon√©tico m√°s propio de la lengua √≠bera.

En cuanto a la forma, puedo mandar la Morfología, que me queda por determinar algunos morfemas nominales y desinencias verbales que son más complicadas, pero me parece demasiado por ahora.

Respecto a las leyes diacrónicas seguro que podemos encontrar alguna más que 30, todas han sido el resultado de la pura experimentación y praxis a lo largo de mis estudios.

Mis amigas y amigos catalanes pueden hacer lo mismo que un servidor ha hecho con el espa√Īol y el vascuence, que todav√≠a queda para rato…..Lo mismo Hip√≥lito con el gallego y portugu√©s…rastreando los rasgos del substrato ib√©rico en sus respectivas lenguas.

De los dialectos del ib√©rico ya hablaremos m√°s tarde, seg√ļn diacron√≠a y diatop√≠a.
De la familia ib√©rica, yo lo veo relacionado con las graf√≠as de √©poca de Minos, cretense, tambi√©n, con la familia de la lengua etrusca, que lo vi m√°s claro en los espejos etruscos del Brit√°nico. Lo dem√°s, creo que otros compa√Īeros saben mucho de ello,…

Las funciones morfosint√°cticas, sint√°cticas y unidades sintagm√°ticas las estudiar√≠amos m√°s adelante, que tambi√©n tengo algo avanzado…

Respecto al significado o Sem√°ntica de:-)
El léxico
El significado de sintagmas
El significado de oraciones
El significado del texto o Pragm√°tica,

veo que tiene mucho y muy bueno Antoni y otros compa√Īeros y compa√Īeras. Por eso le pido a Antoni y a otros paciencia y perd√≥n por mi atrevimiento de enfocar el estudio sin tener en cuenta los rasgos circunstanciales de tiempo, lugar y modo del texto, y que llegaremos a lo pr√°ctico, al verdadero significado textual.

Creo que entre todos podremos llegar a un acuerdo razonado, objetivo y realmente cient√≠fico para exponerlo en alg√ļn foro de Donostia 16.

‘Diezmero’ se puede entender como plato petitorio o limosnero….que s√≠ entrar√≠a perfectamente en su contexto circunstancial.

‘Ire’ es un dativo pronombre personal ‘A ti’

‘Bototas’ creo que es un nombre com√ļn porque es un vocativo referido al oficio. Su descendiente pienso que es ‘bodudun’ que significa ‘Oh profeso, (consagrado, sacerdote)’, por tanto se trata de una autoridad de religiosa.

p) Eduard Selleslagh

Naturalmente, Antoni tiene razón: con la pronunciación exacta no vamos a entender más de la lengua. Pero combinado con la propuesta de Carme sí tiene sentido:

Primero, tenemos que conocer lo más exactamente la palabra para poder compararla con otras lenguas; a veces la ortografía esconde más que desvela.

Segundo, formular las leyes de transformación fonética propias de la lengua nos permite remontar en el tiempo. Combinado con el punto siguiente, podemos aprender mucho.

Tercero, el estudio de la filiación del íbero, por especulativo, tentativo o provisional que sea, nos permite sospechar dónde buscar eventuales cognados, y estos nos pueden llevar a un mejor entendimiento del sentido de la palabra. Obviamente, para esto son necesarios los dos puntos precedentes.

Por estas razones estoy muy a favor de la propuesta de Carme. En el pasado reciente ya me he aventurado en esta dirección (mis publicaciones en www.academia.edu) y creo haber detectado datos significativos aunque no definitivos.

En cuanto a la leyes de evoluci√≥n fon√©tica, les recomiendo las dos principales publicaciones de Gianfranco Forni (en www.academia.edu ). A primera vista, empezando por el t√≠tulo. parece chocante e incre√≠ble (insin√ļa que el euskera es una lengua IE), pero el contenido es muy serio, aunque sus conclusiones son inaceptables (las ha ablandado despu√©s). Esto se aplica al euskera (y otro art√≠culo al etrusco), pero s√≠ puede ser importante para el √≠bero, porque parece que han estado en contacto duradero de tipo Sprachbund, y que la fon√©tica √≠bera se parece bastante a la vasca.

Aplicando estas leyes al revés (remontando en el tiempo), se puede detectar bastante más (pero no tanto como él piensa) IE muy antiguo y menos antiguo, lo mismo en íbero (aunque en este parece a veces de tipo IE italoide o luvio/anatólico, en más casos que en euskera, lo que sugiere una introducción en el euskera desde el íbero). Yo de mi parte veo también un fondo antiquísimo de urálico/altaico y/o indo-urálico.

VN:F [1.8.8_1072]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
• Jueves, Enero 08th, 2015

k) Antoni Jaquemot

No creo que el íbero sea una lingua franca si entendemos ésta como un mero sistema de comprensión  entre distintos pueblos de lenguas diversas con necesidad de efectuar intercambios comerciales.  Esto ya lo apuntó Javier de Hoz. Se opone a este criterio los topónimos de origen ibérico en todo lo largo del área de la lengua y que por naturaleza  son muy conservadores, se hallan tanto al interior como en la costa.

Ahora bien, s√≠ es possible, como indica Javier Velaza, que haya habido una expansi√≥n invasiva de otra lengua no indoeuropea similar que hubiera fijado la lengua escrita en un corto per√≠odo de tiempo, doscientos o trescientos a√Īos, de norte a sur, que demuestra la inalteraci√≥n de su l√©xico a todo lo largo del territorio, desde Narbona hasta Almer√≠a. √Čl apunta que, en este caso con m√°s tiempo, una lengua com√ļn hubiera padecido diferencias dialectales observables.

En palabras importantes como ‚Äúpiedra‚ÄĚ y ‚Äúagua‚ÄĚ aparecen dualidades:

Piedra, monta√Īa, pe√Īa:

Pal / pala / bala / mala (variaciones balla y malla). Escrito ib√©rico ‚Äėbala‚Äô

cal, cala, car, quer. Escrito ib√©rico ‚Äėkala‚Äô

Agua:

olo, tolo (variaciones  oro / uro / ur / toron / turz.  Escrito ibérico: olo, tolo, turz

is / iz / ib / it. Escrito ibérico compuestos: isbatar, is-abel, istan, ister, isker, isgudur; iba, ibei, ibi, ibo; iti, itur.

La hist√≤ria de los griegos podr√≠an corroborar en este sentido: Tuc√≠dides informa que los sicanos de Sicilia proced√≠an de Iberia de la regi√≥n del Sucro, X√ļquer, (sicor>iskor, r√≠o rojo?) ahuyentados por los ligures.

l) Eduard Selleslagh

Mi comentario acerca del car√°cter de lingua franca ha sido un poco corto; los que han leido mis escritos sabr√°n que lo veo m√°s complicado. B√°sicamente pienso que el √≠bero es una lengua muy mixta sobre un fondo profundo ‘ur√°lico’ (con altaico), es decir originalmente un miembro del continuo aglutinativo sufijante eurasi√°tico, al igual que el euskera primitivo.

La diferencia entre las dos consiste, en mi¬†visi√≥n de las cosas, en que el euskera no se ha movido desde sus or√≠genes, mientras el ib√©rico ha viajado mucho,¬†desde la estepa¬†cerca de los Urales, via el valle cauc√°sico Araxes-Kara, a Anatolia, el Egeo y las islas¬†mediterr√°neas hasta el Levante espa√Īol,¬†arrastrando todo g√©nero de herencias recogidas en el camino (p.e. IE anat√≥lico incipiente, 3000 a.C.).

Tambi√©n creo que los √≠beros llegaron por dos v√≠as diferentes en la √ļltima etapa: una v√≠a Mallorca, otra v√≠a Cerde√Īa , C√≥rcega y Liguria (los ‘ligures’)¬†y que se reunieron por Catalu√Īa. Llegado en la pen√≠nsula, ha sufrido otra serie de influencias por contacto, en varias √©pocas: euskera (v√≠a el valle del Ebro), lusitano/celta (italoide), griego, lat√≠n (directamente e indirectamente),…

Así que se puede considerar un pidgin que adquirió estatus de lengua criolla que se generalizó como lingua franca (al este de la línea ili-briga) por su dominación comercial-cultural (cf. el inglés actual). La expansión rápida fue entonces entre (en mi opinión) 3000 y 2200/2000 a.C. inmediatamente después de la reunion de ligures e íberos levantinos. Una influencia nada despreciable habría sido la llegada de los IE Italoides desde el area general del adriático/Italia alrededor de 2200-1900 a.C.(vía Portugal: Lusitanos > celtíberos bajo influencia vasco-íbera, etc.)

cal, cala, car, quer. Escrito ib√©rico ‚Äėkala‚Äô: parece IE (*kar-), ‘duro’ (> eusk. harri)

is / iz / ib / it: una parte me parece una i- epentética, ib- etc. parece IE (*ap- etc.)

ur podr√≠a ser IE (cf. umbro ‘utur’, griego ‘hydo:r’, de PIE *ued-).

Olo…: posiblemente IE (*guor-) , cf. gr. ‘oros’ (monta√Īa).

Pal / pala / bala / mala (variaciones balla y malla). Escrito ib√©rico ‚Äėbala‚Äô : No estoy seguro de que se relacione con ‘monta√Īa’ vel sim., m√°s bien con alguna raiz relacionada con ‘planicie’ (*p(e)la-).

De manera general, creo el ib√©rico como el euskera contienen mucho m√°s IE muy antiguo muy ‘nativizado’. El caso del ib√©rico es a√ļn m√°s complicado por la diversidad de fuentes de IE y a veces de determinar por qu√© v√≠a entr√≥: p.e. ‘beles/bels/beltz’): ra√≠z¬†PIE *mel(a): v√≠a el griego?? (adem√°s parece que tambi√©n es ur√°lico, osea¬†de la fase indo-ur√°lica). A notar que en ib√©rico parece haber un hom√≥nimo ‘beles’, de otra ra√≠z PIE *mel- ‘fuerte, potente’ : yo leo Neitin-beles como ‘gran se√Īor/dios Neptuno’¬†y Adimels (Adin-beles) como ‘l√≠der sabio’.

En cuanto a Tucídides: no es siempre fiable, y es posible que cuenta la historia al revés: íberos levantinos viniendo de la región sicana de Sicilia.

Bueno, esta es mi opinión, por lo que valga.

Pal / pala / bala / mala (variaciones balla y malla). Escrito ib√©rico ‚Äėbala‚Äô : No estoy seguro de que se relacione con ‘monta√Īa’ vel sim., m√°s bien con alguna raiz relacionada con ‘planicie’ (*p(e)la-).

Addendum: Es posible que tiene que ver con los ‘malloak’ de Navarra. En este caso podr√≠a relacionarse con:

Root / lemma: pńĀ- : p«Ě- and pńĀ-t- : p«Ě-t-

English meaning: to feed, graze

German meaning: `f√∂ttern, n√∂hren, weiden’

y m√°s exactamente con Lat. ‘pabulum’ (alimento) – o alguna variante celta quiz√°s – porque los malloak se utilizaban como sitio donde recoger hierba para los animales (a veces con cables para descenderlo).

VN:F [1.8.8_1072]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
• Mi√©rcoles, Enero 07th, 2015

i) Antonio Arnaiz Villena

Querida Carmen

Muchas gracias por tu clarificadora respuesta y tu esfuerzo de antes y de ahora ,que no hace nada mas que subrayar la complejidad del problema muy sucintamente expresado por mi de las estratificaciones fonemicas ib√©ricas en el espacio y en el tiempo. Adem√°s, de otras que tu a√Īades.

Y que desde luego este es un problema principal y radical que tratar y que no esta resuelto.

Vamos a ver si podemos llegar a unas conclusiones de minimos o maximos.

j) Eduard Selleslagh

Quisiera comentar algunos comentarios de Carme Huertas:

1. No es excepcional que la estad√≠stica del inventario fon√©mico desv√≠e de la norma. Hay m√°s lenguas con una preponderancia de /i/, como el griego moderno, donde es un fen√≥meno de evoluci√≥n de los √ļltimos 2000 a√Īos: la eta, la y, y todos los diptongos (excepto ai > e) se pronuncian /i/. En las lenguas descendientes del sanscrito domina la /a/.

Una pregunta: ¬Ņcu√°l es la ‘Norma’ que utilizas? En el WALS no encuentro nada espec√≠fico.

2. El s√≠mbolo Y: es cierto que tiene car√°cter nasal de alguna forma (como letra, como un tipo de diacr√≠tico nasalizante, de pre-nasalizaci√≥n…): la transcripci√≥n contempor√°nea (Romana/Latina) de ‘Ybar’ como ‘um(m)ar’ es prueba suficiente.

El argumento de que Y como nasal destruye la estad√≠stica, y aun menos el que hace algunas palabras inpronunciables no vale: p.e. en etrusco y en licio existen numerosas palabras con acumulaciones de consonantes ‘inpronunciables’. Como explic√≥ p.e. X. Ballester, esto supone s√≥lo ap√≥cope escrito, no en la pronunci√≥n; en realidad se debe haber aplicado un tipo de anaptyxis sistem√°tica (inserci√≥n de vocales, quiz√°s de tipo ’schwa’) durante la pronunciaci√≥n, como en muchas lenguas eslavas modernas.

Cito estas dos lenguas, porque segun mi entender (v√©ase mis publicaciones en www.academia.edu) los √≠beros vinieron desde el Egeo/Anatolia (aunque no creo que fue su ‘Urheimat’ original, sino la zona Proto-Ur√°lica) v√≠a las islas mediterr√°neas. Creo haber detectado varios rasgos de tipo Luvio, y vestigios de IE anat√≥lico (aunque no es una lengua IE). El licio es particularmente interesante por varias razones: nasalizaci√≥n compleja (de vocales, y de los nasales mismos), acumulaci√≥n de consonantes en grupos ‘inpronunciables’, muchos vestigios de un car√°cter aglutinante anterior, indoeuropeizaci√≥n relativamente baja,¬†etc.

La cuesti√≥n de la nasalizaci√≥n en euskera est√° lejos de ser esclarecida: ver p.e. Ander Egurtzegi ‘Towards a phonetically grounded diachronic phonology of Basque’.

3. Estad√≠stica irregular: el √≠bero y el antiguo euskera carec√≠an /p/ inicial e intervoc√°lica (quiz√°s excepto como al√≥fono), algo que contagi√≥ al celta ib√©rico, y fricativas y grupos conson√°nticos complejos. El¬†celta ib√©rico vocaliz√≥ consonantes sil√°bicos del PIE: p.e.: ¬†r, l /(>ri, li), lo que parece indicar que el √≠bero en contacto¬†ten√≠a una caracter√≠stica similar (> otra fuente de i). A notar tambi√©n que el Proto-Ur√°lico (y Proto-Altaico) ten√≠a un inventario conson√°ntico muy limitado (sin sonoras, sin glot√°licas, sin aspiradas, …). El finland√©s y muchas otras lenguas todav√≠a tienen algo de esto, excepto el hungaro (y el etrusco, que podr√≠a ser un pariente lejano, antes de separarse) que se ha frictivizado, probablemente bajo influencia germ√°nica.

Aparte de esto, creo que las ideas de Carme son refrescantes y prometedoras.

Comentario general: tengo m√°s y m√°s la impresi√≥n de que el √≠b√©rico es una lengua muy mixta, con aspecto ‘pidgin’ (p.e. con conjugaci√≥n muy simplificada, con elementos de origen diverso): ur√°lico como fondo profundo (al igual que el euskera), euskera,¬†bastante indo-europeo de fuentes diversas: lusitano/celt√≠bero,¬†anat√≥lico, ¬†lat√≠n, y una capa IE muy antigua (yo creo del impresso/cardial, 5500 a.C.) y muy ‘nativizada’ fon√©ticamente, via el euskera. Creo que esto es el problema fundamental: no se puede clasificar el ib√©rico, porque pertenece a varias familias. Lo que no ser√≠a sorprendente para una ‘lingua franca’.

VN:F [1.8.8_1072]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
• Martes, Enero 06th, 2015

f) Victor Monta√Īes

El silabario me parece correcto y la letra con forma de Y creo que responde a una W o v no oclusiva, sino alargada con dos sonidos, el primero quiz√°s parecido a “g-” y el segundo a “u”. De aqui que las palabras con “w” den en otros idiomas “gu- ” o “qu-”. Por cierto: habeis pensado que “gu-” del vasco no sea lo mismo que el “we” del ingl√©s o el aleman? Lo digo porque cada dia veo m√°s parecidos entre lenguas anglosajonas y el mismo vasco: you are es igual zu z.ara, y estos parecidos creo que no son casuales.

g) Carme J. Huertas

Mi an√°lisis es puramente ling√ľ√≠stico y deseo argumentar a favor de la necesidad de trabajar con el signario ib√©rico originario y no con transliteraciones. La raz√≥n es que estoy convencida de que hay errores de interpretaci√≥n que est√°n dificultando el desciframiento de la escritura. Creo que todav√≠a no hemos dado con la llave que nos va a permitir interpretar correctamente las inscripciones.

El primer comentario es sobre fon√©tica. Si consideramos las leyes de la ling√ľ√≠stica (que se aplican inexorablemente a todas las lenguas del mundo) vemos que la distribuci√≥n de sonidos de la lengua ib√©rica no sigue la Norma, eso es si aceptamos como correcta la propuesta de G√≥mez Moreno. Por poner un ejemplo, las lenguas suelen basar su sistema voc√°lico en la oposici√≥n de sonidos (para mejorar la efectividad comunicativa) por lo que muestran una clara preferencia por una distribuci√≥n amplia de vocales, mayoritariamente las m√°s usadas son ¬†A-I-U donde la /i/ puede desplazarse hacia la /e/ y la /u/ hacia la /o/ (vocales medias). Sin embargo en ib√©rico esto no es as√≠. Los textos muestran una clara preponderancia de la vocal /i/, es la vocal m√°s representada en todas las √©pocas y territorios y es la m√°s estable. Esta vocal /i/ es la responsable del proceso de palatizaci√≥n tan presente en las lenguas peninsulares actuales (formadas sobre el sustrato ib√©rico). ¬†Lo curioso es que la segunda vocal m√°s representada es la /e/ y esto se contradice con la Norma, porque ambas vocales son palatales y con escasa oposici√≥n. ¬†La tercera vocal es la ¬†/a/ y finalmente la /u/ seguida, en menor medida, por la /o/.¬† Este tema debe hacernos reflexionar porque podr√≠amos encontrarnos ante algo que ya se ha estudiado en las escrituras antiguas del pr√≥ximo oriente, normalmente escritas en cuneiforme, que utilizan escritura plena y reduplican vocales porque se basan en escrituras sil√°bicas que no saben representar consonantes aisladas. Esto podr√≠a significar que un signo interpretado hasta ahora como KI o como KE, podr√≠a claramente ser una K, una consonante sola, seg√ļn en qu√© contextos. ¬†Tambi√©n es habitual que el texto no se segmente en palabras sino en unidades fonot√°cticas, es decir, que se una la coda (final) de una palabra con la abertura (inicio) de la siguiente. Eso produce constantes elisiones (tema que ha tenido en cuenta Bienvenido Mascaray). En este caso, muchas de las fragmentaciones propuestas por los especialistas podr√≠an estar mal.

Siguiendo con la fon√©tica, aunque no tengamos registro grabado de la voz, como se lamenta ¬†Antonio Arnaiz Villena, ¬†sabemos c√≥mo se comportan las lenguas. Y aplicando stricto sensu las leyes de la ling√ľ√≠stica, nos faltan fonemas. Sabemos que el inventario de sonidos ib√©rico ¬†era m√°s amplio que el latino por lo tanto cualquier transliteraci√≥n basada en el alfabeto latino (que s√≥lo ten√≠a 14 consonantes) ha de ser, por fuerza, reduccionista: los romanos adaptaban la pronunciaci√≥n a las letras que m√°s se parec√≠an a las suyas, lo que no deb√≠a resultar f√°cil: es como intentar escribir el √°rabe con nuestro alfabeto.¬† Adem√°s el lat√≠n ten√≠a oposici√≥n de longitud (vocales breves y largas; consonantes simples y geminadas) mientras que el ib√©rico ten√≠a oposici√≥n de timbre (consonantes sordas y sonoras; vocales abiertas y cerradas). De nuevo me remito a las leyes de la ling√ľ√≠stica: los procesos fonol√≥gicos siguen leyes muy estrictas que se aplican por analog√≠a. Si aplicamos las leyes de Grimm y Verner nos falta identificar los sonidos africados y palatales, sonidos que est√°n presentes tanto en el euskera ¬†como en el resto de lenguas peninsulares, especialmente en el catal√°n y el gallego. ¬†De nuevo debo mencionar que estas lenguas son las que se han formado sobre el sustrato ib√©rico.

Otro tema a considerar es la distinta representación de un mismo sonido, con trazos de más o de menos. Este tema, que como apunta Antoni Jaquemot estudió y sistematizo Joan Ferrer i Jané,  creo que puede acarrear nuevas sorpresas.  En mi opinión, no es tan importante hallar inconsistencias o variabilidad de una zona a otra, sino hallar representaciones claramente diferenciadas en un mismo texto.  Esta diferenciación intencionada ha de ser, por fuerza, significativa, por lo que obviarla es un error.

Finalmente quiero mencionar que algunos signos est√°n mal interpretados. Me remito a un estudio estad√≠stico realizado en el a√Īo 2011 en el que analic√© la distribuci√≥n diacr√≥nica y sincr√≥nica (por cronolog√≠as y territorios) los distintos signos presentes en una selecci√≥n de inscripciones ib√©ricas. Escog√≠ los textos m√°s largos por considerar que eran los que mejor representar√≠an la lengua oral (porque por fuerza deben incluir oraciones completas, lo que es m√°s raro en inscripciones breves). ¬†Os remito al estudio en PDF colgado del enlace que se incluye m√°s abajo. Una de las conclusiones es que el famoso signo /Y/ mencionado por ¬†Eduard Selleslagh no puede ser una nasal porque destruye la estad√≠stica. Y esto quiz√° no ser√≠a relevante si no apareciera en contextos de contacto conson√°ntico en los que, como consonante, resulta impronunciable.¬† Esto se ve clar√≠simo en el plomo V de Orleyl, de la Vall d‚ÄôUx√≥ (Castell√≥), ref. MLH F.9.5: el signo Y aparece seis veces entre una ¬†N y una L.

Por todo lo expuesto, creo que el signario ibérico requiere un estudio en mayor profundidad que nos obligará a replantear lo que creemos que sabemos sobre la escritura y la lengua ibérica.

h) Eduard Selleslagh

1. No es excepcional que la estad√≠stica del inventario fon√©mico desv√≠e de la norma. Hay m√°s lenguas con una preponderancia de /i/, como el griego moderno, donde es un fen√≥meno de evoluci√≥n de los √ļltimos 2000 a√Īos: la eta, la y, y todos los diptongos (excepto ai > e) se pronuncian /i/. En las lenguas descendientes del s√°nscrito domina la /a/.

Una pregunta: ¬Ņcu√°l es la ‘Norma’ que utilizas? En el WALS no encuentro nada espec√≠fico.

2. El s√≠mbolo Y: es cierto que tiene car√°cter nasal de alguna forma (como letra, como un tipo de diacr√≠tico nasalizante, de pre-nasalizaci√≥n…): la transcripci√≥n contempor√°nea (Romana/Latina) de ‘Ybar’ como ‘um(m)ar’ es prueba suficiente.

El argumento de que Y como nasal destruye la estad√≠stica, y aun menos el que hace algunas palabras impronunciables no vale: p.e. en etrusco y en licio existen numerosas palabras con acumulaciones de consonantes ‘inpronunciables’. Como explic√≥ p.e. X. Ballester, esto supone s√≥lo ap√≥cope escrito, no en la pronunci√≥n; en realidad se debe haber aplicado un tipo de anaptyxis sistem√°tica (inserci√≥n de vocales, quiz√°s de tipo ’schwa’) durante la pronunciaci√≥n, como en muchas lenguas eslavas modernas.

Cito estas dos lenguas, porque segun mi entender (v√©ase mis publicaciones en www.academia.edu) los √≠beros vinieron desde el Egeo/Anatolia (aunque no creo que fue su ‘Urheimat’ original, sino la zona Proto-Ur√°lica) v√≠a las islas mediterr√°neas. Creo haber detectado varios rasgos de tipo Luvio, y vestigios de IE anat√≥lico (aunque no es una lengua IE). El licio es particularmente interesante por varias razones: nasalizaci√≥n compleja (de vocales, y de los nasales mismos), acumulaci√≥n de consonantes en grupos ‘inpronunciables’, muchos vestigios de un car√°cter aglutinante anterior, indoeuropeizaci√≥n relativamente baja,¬†etc.

La cuesti√≥n de la nasalizaci√≥n en euskera est√° lejos de ser esclarecida: ver p.e. Ander Egurtzegi ‘Towards a phonetically grounded diachronic phonology of Basque’.

3. Estad√≠stica irregular: el √≠bero y el antiguo euskera carec√≠an /p/ inicial e intervoc√°lica (quiz√°s excepto como al√≥fono), algo que contagi√≥ al celta ib√©rico, y fricativas y grupos conson√°nticos complejos. El¬†celta ib√©rico vocaliz√≥ consonantes sil√°bicos del PIE: p.e.: ¬†r, l /(>ri, li), lo que parece indicar que el √≠bero en contacto¬†ten√≠a una caracter√≠stica similar (> otra fuente de i). A notar tambi√©n que el Proto-Ur√°lico (y Proto-Altaico) ten√≠a un inventario conson√°ntico muy limitado (sin sonoras, sin glot√°licas, sin aspiradas, …). El finland√©s y muchas otras lenguas todav√≠a tienen algo de esto, excepto el hungaro (y el etrusco, que podr√≠a ser un pariente lejano, antes de separarse) que se ha frictivizado, probablemente bajo influencia germ√°nica.

Aparte de esto, creo que las ideas de Carme son refrescantes y prometedoras.

Comentario general: tengo m√°s y m√°s la impresi√≥n de que el √≠b√©rico es una lengua muy mixta, con aspecto ‘pidgin’ (p.e. con conjugaci√≥n muy simplificada, con elementos de origen diverso): ur√°lico como fondo profundo (al igual que el euskera), euskera,¬†bastante indo-europeo de fuentes diversas: lusitano/celt√≠bero,¬†anat√≥lico, ¬†lat√≠n, y una capa IE muy antigua (yo creo del impresso/cardial, 5500 a.C.) y muy ‘nativizada’ fon√©ticamente, via el euskera. Creo que esto es el problema fundamental: no se puede clasificar el ib√©rico, porque pertenece a varias familias. Lo que no ser√≠a sorprendente para una ‘lingua franca’.

VN:F [1.8.8_1072]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
• Domingo, Enero 04th, 2015

e) Antoni Jaquemot

La transcripci√≥n que haces de ¬†Yunsir lo encuentro con el signo correspondiente a ‚Äėi‚Äô¬† no a la nasal Y o V en el plomo de Marsal que translitera IUNSIRTE. En el plomo d‚ÄôEns√©rune aparece el nombre de URSA. En vasco ‚Äėurso>uso‚Äô ‚Äúpaloma‚ÄĚ (‚Äėen-) determinante o titulo: Encamp, Envalira, en Joan, en Ramon) podria ser ‚Äúlugar de palomas‚ÄĚ *ursona.

La cuesti√≥n del alfabeto √≠bero no es un problema dif√≠cil. La transcripci√≥n de las palabras √≠beras las sabemos a trav√©s del alfabeto griego y en las transliteraciones latinas de nombres propios tanto personales como top√≥nimos. Precisamente estos √ļltimos han sido los que nos han permitido ¬†leer su alfabeto. Todo alfabeto intenta ajustarse a los sonidos de las palabras. Podemos perder la sonorizaci√≥n exacta, el timbre, el acento prosaico pero apreciar ¬†la ca√≠da de una letra final de palabra al unirse con otra.

El alfabeto que tengo en cuenta es el ibérico nordeste y central del cual poseemos más escritos. El del sudeste, el que se escribe de derecha a izquierda,  lo dejo a parte porque contiene elementos del tartesio.

Por lo tanto, el alfabeto tartesio y p√ļnico no lo toco como el que representa el silabario de Espanca que es p√ļnico con elementos tartesios. El tartesio no era una lengua sem√≠tica y necesitaba a√Īadir nuevos signos que el p√ļnico no escribe. Con eso no quiero decir que la lengua tart√©sica y el √≠bero no tuvieran relaci√≥n, simplemente que su alfabeto es redundante y se me escapa. Prefiero atender a lo m√°s cercano y conocido que ya es bastante.

No intento reproducir los sonidos de la lengua íbera sino su semántica escrita o sea su desciframiento.  Tovar,  Domingo Fletcher y Rodríguez Ramos no difieren en absoluto de la lengua nordeste y central. Las dudas que habían han sido resueltas al descubrir el sistema dual por Joan Ferrer i Jané que ha desvanecido la teoría de Javier de Hoz, de una lengua distinta en el norte catalán (confusión del signo BO con el TA).

Centr√©monos en lo que sabemos seguro todos. Quien mucho abarca poco aprieta. Si encontramos palabras ib√©ricas del substrato y del vasco , obtendremos conocimiento de qu√© trata el asunto del texto que estudiamos. En un documento comercial escrito en un plomo en el que figuren n√ļmeros, nombres personales y mercader√≠as que hayamos sabido descifrar descubriremos el asunto. Quiz√° no sepamos quien es quien: el comprador, el vendedor, el intermediario o los observadores, pero sabremos que es un intercambio o compra-venta en el cual han intervenido distintos personajes.

La gramàtica se nos presentará cuando seamos capaces de reproducir el  sentido total del texto. No empecemos por el tejado.

Huyamos del esoterismo, de interpretar los signos como algo mágico. De querer ver en el íbero otras lenguas, como el griego antiguo, el etrusco, el tamazig o el arameo y seamos capaces de separar el celta del íbero en el silabario ibérico.

Silabario utilizado por A. Jaquemot: Signatari iberic sept_cent

VN:F [1.8.8_1072]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)