Aukeratutako etiketa ◊ beles ◊

• Viernes, Mayo 15th, 2015

Víctor Montañés

Querria decir algo sobre “vell”. El diccionario etimológico lo hace derivar del latín “vetus”, y su diminutivo “vetula”, que, según sus estudiosos, puede evolucionar a ”vecla” y “vella”, ‘viejo’. Bien, no lo creo personalmente. Estoy porque un “bel” ibero pudo ser el antecedente, pero no quizas en el sentido que damos a ‘viejo’, sino como el inglés “old”, cuando dice : ”i am 18 years old”, es decir, 18 años viejo. Sorprende utilizar viejo para un joven de 18 años. Pero de hecho no querria decir “viejo” sino ‘generado’, ‘parido’, ‘fabricado’, ‘puesto en el mundo’. La palabra “generación” creo que se adapata bien a “bel” en el sentido de algo que va hacia adelante, que se impulsa en la nueva generacion.

Además “viella”, “vella”, “bel”, “bell” son palabras de muchos pueblos, que creo que se acomodan más a esta nueva explicación que a la de viejo, tal como lo entendemos hoy. ¿Que sentido tiene a un pueblo llamarle “viejo”? Además todas las lenguas latinas no conservan la “t” de ”vetulus” sino la “ll” de “vell”, ”viejo” de un anterior “viello”, “vello” en gallego, ”vieu” en francés, derivado del anterior “viel”, y donde la “l” deriva en “u”, cosa habitual en el frances, y el italino “vechio”, que suena como “vequio”, más irregular que los anteiores, creo que derivo de “vell” a “vegli” y “vecci”, también bastante normal en la derivación que hace el italinao de la “ll”, cosa que nos confirma la utilización de la “ll” en ibero como forma habitual de la “l”.

Supongo que todo es muy nuevo y muy transgresor pero la verdad siempre es sorprendente.

Antoni Jaquemot

Apuntas bien. El nombre de ‘bel’ en íbero forma parte de nombres personales y creo que su significaqdo lo tenemos en el ‘belar’ vasco “frente”. Persona que hace frente, se enfrenta, “dirigente” y en toponímia “cabeza”, “Bel-Ate”, Beleta. En el propio vasco encontramos ‘belarri’ “oreja” y ‘belaun’ “rodilla” que son prominencias. Los nombres personales íberos son bimembres ‘Adin-Bel aur’ es la mujer de Adin-Bel. Aparece en la estela bilingüe de Tarragona como Fulvia Lintearia, la que ejerce como comerciante de lino o de ropa”.  ’Aur’ “mujer madre” en íbero. Jaén era ‘Aurgi’ “Ciudad madre”; La ciudad de Valencia Oliva de ‘Aur-Iba’, la Albufera, “laguna madre”. Los dos nombres iberos que lleva una persona no suelen combinarse en un solo sentido, sino que uno es del individuo y el otro del padre, abuelo o tutor.

Preguntas como relacionar “generación” con ‘bel’. Historia romana: “generar viene de ‘genoll’ “rodilla “genÅ­cÅ­lum, dimin. del ll. genu. La mujer después de parir colocaba a su hijo sobre las rodillas de su esposo y si este no lo rechazaba admitía que era hijo suyo.

Ed. Selleslagh

El latín ‘vetus’ (en realidad: uetus, porque el latín desconoce la v) tiene su equivalente en griego ‘(w)etos’ = ‘año’ (la letra wau se perdió en griego clásico). Así que vetus = que tiene años.

El romance viene del diminutivo ‘vetulus’. El castellano ‘viejo’ se explica por el tratamiento bien propio del la l palatal > jota. El caso del italiano es parecido: ‘vecchio’ (pron. ‘vékkio’) corresponde al castellano ‘viejo’ (-kk- en lugar de -j-, la jota siendo una forma fricativa de k).

P.S. ‘beles’ es otra historia: cuando significa ‘negro’ (como ‘melas’ en griego), se puede derivar del PIE *mel-:

Antoni Jaquemot

Tiene todas las apariencias de ser un título reverencial como ’señor poderoso’, cf. Neitin-beles = Poderoso Neptuno, un teónimo (en mi interpretación).

No podemos ser tan transgresores. No podemos empezar de cero. Hay mucha gente que ha estudiado y sus conocimientos y enseñanzas las disfrutamos hoy, pero hemos de ser críticos en las formulaciones y en las teorias para avanzar y alcanzar el resultado correcto. En toponímia, en Andorra y Aran, VELLA o VIELLA no significa “vieja” sino VILLA, la Ciudad y en cuanto al ‘bel’ vasco “negro” ¿no os recuerda el inglés ‘black’<belak?

VN:F [1.8.8_1072]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
• Miércoles, Mayo 13th, 2015

Introducción

Ya hace un tiempo que le voy dando vueltas al significado de una palabra con tanta enjundia como es “beles” en la lengua ibera. Primero creí que podía tener relación con el tema de la guerra, “bélica”, también con el hecho de la vigilancia, por aquello de “velar”, o “vetllar” como se dice en catalán, es decir, vigilar.

Últimamente creí encontrar un referente en el hecho de que “abell”, llamar, podría ser el significado de la raíz “bel” por su relación tan frecuente con las personas, pero no tenia demasiado sentido tanta llamada, y menos cuando los nombres que acompaña “beles” son nombres comunes. Por eso, cuando encontré en el vasco la relación de la raíz “bel” con la ‘generación’, ‘parentela’, ‘familia extensa’, he creído que valía la pena dar a conocer este posible hallazgo dentro del campo semántico.

Eduard Selleslagh, cuando analiza la palabra en cuestión, a parte de descartar “beltz”, ‘negro’ en vasco, por no ser pertinente, da posibles relaciones con otras palabras de origen urálico o altaico. Pero hay un momento de su exposición que dice que la raíz, creo que “bel” o algo muy parecido, también significaba: ‘relacionado’, ‘emparentado’, ‘perteneciente a un grupo’ y pone al lado “vel sim.”, que supongo responde a una lengua derivada del tronco urálico. Lo menciono porque creo que si, es por este significado por donde encontramos la explicación de las palabras que forman compuestos junto a “beles”, “bels” y “belaur”.

Índice de capítulos:

  1. La raíz “bel”
  2. Significado físico de la raíz “bel”
  3. Significado cinético de la raíz “bel”
  4. Significado aplicado al mundo de lo humano
  5. Participación de “beles”, “bels” y “belaur” en los formantes iberos

1. Intentando encontrar un valor semántico adecuado para la palabra ibera “beles”, que resulta muy frecuente en palabras compuestas de dos términos, puse en práctica un método que siempre me ha dado muy buen resultado. Se trata de la comparación de todo tipo de palabras, de diferentes lenguas, que contengan la raíz que creo es la base y núcleo de “beles”, es decir, “bel-“, ya que “-es” como “-s” o “-aur” serian morfemas o otra palabra que entra en composición. Se trata, pues, de una raíz típica secundaria, compuesta por consonante más vocal más consonante. El parecido fonético es nuestra guía, teniendo en cuenta las variables alófonas de “bel”, tal como son “pel”, “vel”, “fel”,… lo que nos lleva a localizar fácilmente palabras para poderlas comparar desde su aspecto semántico. Aquí la cosa se pone mucho más difícil y se puede caer en la tentación de ver en cada palabra una palabra distinta, sin relación con las otras, que, por supuesto, aparentemente tienen orígenes distintos. Estos distintos orígenes y distintos significados, cuando se examinan a fondo se ven su entronque, su relación desde un significado básico. Pero la mejor manera de rescatar este significado primario, básico, es ir analizando palabra por palabra, comprando sus significados, que vamos induciendo, hasta llegar al convencimiento de que verdaderamente hay una unidad de fondo, un solo significado verdadero que luego podemos fácilmente ir deduciendo de otras palabras, sin el esfuerzo inicial.

2. El parecido de “bel”, desde el punto de vista físico es el más fácil de ver: la vela de cera, la vela del barco, el vello, el pelo, el velar, el velo, eso sin ir a otra lengua como la vasca, donde encontramos “belar”. ‘hierba’. En t5odas estas palabras nos dibujamos una cosa que se levanta, se planta perpendicularmente sobre otra, se separa del suelo o base y se extiende hacia afuera, hacia el exterior. También en latín encontramos palabras como:

“velamen”, cobertor

“velatus”, soldado de reserva. En el sentido de estar de pie, alerta, vigilante, por si es necesario intervenir en la pelea.

“velarium”, cortina

“velificio”, hacer vela, navegar

“veles”, soldado de infantería, tan parecido al anterior, y porque esta de pie, plantado.

“vellis” lana, piel

“velo”, cubrir, vestir

“velum”, vela

“pellitus”, cubierto de pieles

“fel”, hiel, bilis, por ser un órgano que aparece perpendicular al tubo digestivo.

En vasco también encontramos algunas palabras:

“bela”, vela de barco

“belaika”, pala de carbonero, por su situación perpendicular a la carbonera.

“belar”, hierba

“belaiki”, oído, oreja

“belaun”, rodilla, aunque también ‘generación’, que luego veremos como un significado muy importante, y relacionado también con todos estos.

“belauniko”, de rodillas

“belaunpe”, corva de detrás de la rodilla

“beleta”, acelga, aunque muy parecido a la “bleda”, acelga en catalán, ya que es una hierba un poco más ancha de hoja y alta.

Pero no es solo el valor físico que podemos analizar y visualizar en las palabras, como es la forma de la vela, o de un velo, o de un pelo, o de una hierba. Hay un tipo de palabras muy importante que tienen un parecido no físico, como son las de impulso hacia afuera, la de algo que se separa y empuja al exterior. Son imágenes no estáticas, como en las cosas físicas, sino cinéticas, de movimiento, que suele dar más nombres a verbos, a acciones. Es decir, son cosas que parten de un lado, “-el”, y se separan hacia afuera, “b-“, aunque también a la inversa, hacia el interior.

3. Veamos unos cuantos ejemplos en las lenguas antiguas, tal como son el latín y el vasco. Seguramente que no agotaré la lista de posibles, pero cada uno puede añadir aquella que crea se ciñen a los requisitos marcados de significante y significado. Primeramente desde el vasco:

“belaunaldi”, que es una derivada de “belaun”, y comparte significado físico con ‘rodilla’. En este caso “aldi” significa ‘tiempo’ y en conjunto la palabra significa ‘tiempo de generación’, generación de diferentes padres a hijos, el tiempo o impulso que forma un linaje, una familia en el sentido hereditario, la regeneración de cada nacimiento respecto a sus anteriores y progenitores.

“belaunezko”, descendiente, dentro de este sucederse generacional

“belaxka”, blanco, es un sentido inverso del movimiento: aquello que en su impulso es introducido en un material blando.

“beldur”, miedo, temor, una manera de adentrarse y retroceder delante de la agresión.

“beldor” gusano

“belena”, callejón sin salida. Otro ejemplo trasladado a las calles y el urbanismo.

En latín podemos encontrar:

“vellico”, pellizcar, picar

“vello”, arrancar, arrebatar, movimiento que en su impulso extrae una case de la base o suelo.

“pellicio”, atraer

“pellis”, sacar la piel

“pelda”, escudo ligero, que frena los embates y golpes enemigos.

“bello”, guerrear, pelear

“feles”, gato salvaje

“belua”, bestia

Y palabras que sin ser del grupo de significado físico, si que comparten algo con ellas y con las segundas, tanto por su forma como por su movimiento:

“belles”, bello

“belle”, bellamente, ya que son formas que se impulsan hacia afuera y movimientos que refuerzan estas formas. En otro grupo encontramos las palabras vascas:

“beltz”, negro, relacionada con el impulso del sol, introduciéndose en la tierra y apagando los colores.

“belu” tarde, igual significado que “beltz”.

“bele” cuervo, quizás esta ave adquiera su significado de una forma secundaria por su color negro.

“beltzuri”, ceño, ya que en el se encuentra la parte blanca entre las cejas negras que le acompañan.

Antes de finalizar este capítulo querría analizar las palabras de origen latino que tienen su raíz en “Abel” formando palabras como:

“appello”, dirigir la palabra, llevar, conducir, que ha dado como resultado palabras al castellano como “apellido”, “apelar” o al francés: “apeler”, llamar. Aunque este verbo lleva una “a-“ antepuesta creo que pertenece al mismo grupo que las palabras anterior, trasladado al movimiento de la palabra y la voz que sirve para llamar, para atraer persona o animales a nuestro mandato. Es muy probable que la raíz “bel” fuera anteriormente “Abel” y por efecto de las lenguas indoeuropeas, que tiende a recortar las vocales iniciales, quedara en general reducida a “bel”, aunque no en el caso que acabamos de ver.

4. Esta raíz se relaciona con las personas, ya que, a parte de que algunos partes del cuerpo humano puedan representarse por esta raíz: oreja, rodilla,… el movimiento que genera el procrear, el suceder de nacimientos de una generación a otra, formando todo un entramado de relaciones parentales, hace que sea pertinente aplicar este significado al de linaje, generación, descendencia, familia extensa, parentela, etc. –estos nuevos y viejos seres que los procrean forman un impulso que es definido por la palabra vasca: “belaun” y “belaunaldi”. En “belaun” tenemos el morfema bastante reproducido: “-un”, que forma adjetivos y que tiene el significado de: ‘que tiene’. Este morfema junto a “bela”seria la relación que mantendríamos con la raíz “bel-“, aunque podríamos añadir a “bel” la vocal “a” como morfema de cosa externa, que formaría luego la base del articulo determinado vasco “-a”, el o la. Por lo tanto podemos deducir como valor semántico para el caso ibero de “bel-es” el de ‘generación’ o más fácilmente familia extensa, linaje. De aquí que tengamos -2bel-es” como un adjetivo acabado en –es, del tipo “montañ-és” o nombre del tipo “vej-ez”. “Bel” seeria algo así como el pariente, el engendrado, el generado, el familiar, etc. “Bel-s podría ser la suma de la raís “bel” más el verbo ‘ser’ en su mínima expresión: “te” o “tz”, a veces solo escrito con –s. Su significado, parecido a “beles” seria ‘es generado’. Por último tenemos “bel-aur” que lleva detrás de la raíz el nombre o adverbio “aur”, ‘delante’ en vasco, lo que también nos recuerda al nombre del niño “haur”, que, creo, seria una reminiscencia de este “bel-aur”. El significado seria ¡delante de la parentela’, el que encabeza el linaje visto desde el más reciente al más antiguo, del último generado al más antiguo.

5. El sentido que doy a “bel”, seria para este caso del ibero, y por encima de los otros significados también válidos, pues nombran cosa y funciones también muy humanas, el de “pariente”, “familia extensa”, “generación”, cosa que combina bastante bien con las palabras que forma pareja, en los compuestos bimembres del ibero. Veamos algunos casos donde el significado se puede comprobar por conocer el significado de la otra palabra que forma el tándem del compuesto. Hay un índice de error por no ser seguras las traducciones, ya que muchos de los significados no son compartidos por otros investigadores. Muchas otras palabras permanecen sin traducción, ya que nadie ha osado hacerlo, ni yo me atrevo al no tener algún posible significado, basándome en parecidos y significaciones humanas y de relación pertinentes. Veamos las más seguras:

“ata-bels” , del padre pariente, o mejor, pariente del padre, según nuestro forma de construir los compuestos, normalmente con la preposición “de”.

“an-bels”, de la madre pariente

“sosin-bels”, del hijo pariente, es decir, pariente del hijo, es decir “bels” actua como nombre y no como adjetivo.

“belsosin”, del pariente, hijo

“adinbels”, del abuelo, pariente

“belsadin”, del pariente, abuelo

“sanibelaur”, del guarda, niño

“atinbelaur”, del abuelo, niño

“kulesbelaur”, escogido niño, o niño escogido

“lakerbelaur”, ayudante niño, o niño ayudante

“belenes”, del pariente, mujer, o mujer del pariente

“belestar”, del pariente, procedente, o descendiente del pariente

“suisebeles”, de la hermana, pariente, o pariente de la hermana

“umarbeles”, de la criatura, pariente, o pariente de la criatura

“iltubeles”, muerto pariente, o pariente muerto

“laurbeles”, de cuatro, pariente, o pariente de cuatro

“belesbas”, de la parentela, unión, o unión de la parentela

Muchas otras palabras con parecida construcción no tengo una posible o plausible propuesta, pero si que todas ellas parecen conllevar un significado referente a cuestiones de parentesco, humanas, de familia o de situación vital:

“bikibels”

“estobeles”

“benabels”

“belortin”

“aibelor”

“keltibeles”

“tartanbeles”

“ultibeles”

“ikorbeles”

“intebeles”

“neitinbeles”

“selkibeles”

“tortonbeles”

“beleskere”

“belesbaiser”

“tikersbelaur”

“belesair”

VN:F [1.8.8_1072]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
• Viernes, Marzo 20th, 2015

Xabier Renteria

1. “beles/beltz” y el griego antiguo “melas” con origen IE común, o como préstamo del griego (p.e. del contacto griego-ibérico en Emporion/Ampurias)

2. ‘beltz/beles/melas’ etc. con origen en el fondo común indo-urálico (antepasado del IE y del urálico)

Mis datos: el vasco ‘beltz’ tiene un campo semántico y unos significados muy profundos en la mitología vasca, sin paralelos en la indoeuropea. Por ejemplo, cruzarse con un gato negro es un mal augurio en las mitologías indoeuropeas, pero es muy bueno en la mitología vasca, incluido el dejar que se te suba encima y te acaricie (documentado por Azkue). Por otra parte, Beltz se utiliza mucho como antropónimo, etc. etc.; los ejemplos son variados.

Por ello, me atrevo a calificar a ‘beltz’ como ‘prototipo cognitivo-lingüístico’ muy claro y muy amplio en el euskera. Es algo ‘que se siente y que se dice’ con profundidad y con frecuencia, de tal modo que se convierte en ‘algo’ que utilizamos para referirnos a otras cosas (un término heurístico, por decirlo así).

A partir de ello, opino lo siguiente sobre la Versión 1: siendo beltz este prototipo tan claro del euskera, qué raro que de pronto nos venga –de nuevo- de algún idioma IndoEuropeo, sea del griego o de algún otro, que no tienen tan claro este prototipo.

Y sobre la Versión 2: si ’beltz/beles/melas’ vienen del fondo común indo-urálico, entonces habría que explicar por qué derivó en una importancia cognitivo-lingüística tan importante en el euskera, dejando de tenerla en el resto de derivados de ese fondo, es decir, en los idiomas indo-europeos y los urálicos (si es así en el último caso, que no lo sé).

VN:F [1.8.8_1072]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
Apartado: Xabier Renteria  | Etiquetas: ,  |  Añadir comentario
• Jueves, Marzo 19th, 2015

Eduard Selleslagh

Nos es exactamente lo que pienso: es posible que ‘beltz/beles/melas’ etc. pertenezca al fondo común indo-urálico (antepasado del IE y del urálico),  hasta al continuo eurasiático (peri-glaciar) de cuya rama occidental desciende el euskera. Si es así de verdad, la raíz vasca wey la IE serían parientes, no descendientes (la una de la otra). Hay otras raíces comunes del mismo tipo, como unos sufijos p.e. -s/zko, o el genitivo -en.

En cuanto a la teoría unisilábica (de Lakarra), hay que notar que tiene pocos seguidores fuera de su entorno en la EHU. Lo más probable es que el euskera es fundamentalmente una lengua aglutinante de origen eurasiático (el continuo peri-glaciar, aglutinante, sufijante, SOV,… de los nómadas en el margen de la capa de hielo de la última glaciación), emparentada con p.e. el urálico (ver p.e. M. Morvan) y probablemente también con el altaico/túrquico. Tienen muchos rasgos y unos elementos básicos en comun: su estructura, una parte (limitada) de su vocabulario básico, el genitivo en -en, etc.

Además, Lakarra ha tenido que recurrir a una serie importante de hipótesis (bien raras y rebuscadas) de evolución fonética que parecen muy incompatibles con el resto de las lenguas aglutinantes eurasiáticas (y otras).

Antoni Jaquemot Ballarin

Beltz no puede venir de un préstamo de Empúries si no a través del celta, lengua indoeuropea. En celta ‘belatu’ significa “muerto”.

Eduard Selleslagh

Bueno, hay que pensar en varios aspectos:

La separación (si es verdad) del euskera y el resto del continuo eurasiático (incluyendo el indo-urálico) es muy antigua, alrededor del Último Maximo Glaciar (hace 20,000 años), cuando los (pre-proto-…vascos) se retiraron en el refugio climatológico vasco, así que ha habido muchísimo tiempo para desarrollar culturas divergentes. Posiblemente, en el princio del neolítico, ha habido un nuevo contacto con el urálico en las costas atlánticas. Así que es bien posible que la palabra ‘beltz’ para el concepto cultural se haya re-introducido si se hubiera perdido, desde el urálico o el griego (o un restante desaparecido del anatólico venido con los íberos).

Personalmente pienso que los vascos se han quedado en la fase del shamanismo/animismo/culto del oso (terrestre y celeste)… etc. (cf. lapones etc.) durante mucho más tiempo que los IE, y que estos significados culturales de ‘beltz’ (si es eurasiático original) tiene que ver con esto. Los IE han conocido dos fases ‘religiosas’ más: la ctónica (más bien matriarcal, relacionada con la agricultura que se introdujo timidamente en el país vasco por los Impresso-Cardiales, 5,500 aC, y definitivamente con los íberos, (ca. 3,000 aC segun mi propia estimación basada en la primera llegada de humanos en Mallorca) y la ‘olímpica’ (claramente machista, con dioses en el cielo/alto). La fase ‘olímpica’ habría llegado recién con los griegos y romanos y el cristianismo. La tradición vasca precristiana (que ha perdurado en cierta forma hasta los tiempos modernos) se caracteriza por el sincretismo del shamanismo (por falta de nombre mejor) y las concepciones ctónicas (Mari, la vida ’subterránea’ en cuevas, etc…).

En la antigua Grecia también existía un sincretismo importante a veces contradictorio, pero entre las divinidades ctónicas (Artemisa, Ceres, Cibele, …) y las olímpicas. Esto explica muchas leyendas aparentemente fabricadas en tiempos relativamente tardíos para ‘compatibilizar’ las dos visiones, y la confusión en la mente de gente como Plutarco acerca de ciertas leyendas (p.e. Meleagro).

Si quieres saber más sobre mi punto de vista, lo encontrarás en mi ‘Iberian and Uralic’ (con una secuela ‘Celtic and Adriatic’) en www.academia.edu . El primer artículo contiene un esquema gráfico de cómo veo las relaciones entre todas las lenguas discutidas. Obviamente, se trata solamente de una tentativa de establecer un esquema general que pueda explicar el máximo de hechos más o menos bien conocidos.

P.S. Estoy muy familiarizado con la cuestión del significado cultural de ‘beltz’ y de ‘gorri’ (cf. las publicaciones de R.M. Frank et alii).

VN:F [1.8.8_1072]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
• Miércoles, Marzo 18th, 2015

Eduard Selleslagh

En realidad, no hay tantas palabras vascas de origen latino, pero hay muchísimas de origen romance, lo que no es lo mismo.

Otra cosa: aunque todavía objeto de desacuerdos, es casi seguro que haya habido influencias indo-europeas mucho más antiguas, quizás por la llegada del impresso-cardial desde el Adriático (5500 aC), o con la llegada del italoide (ca. 2200-1900 aC) que dió lugar al lusitano y al celta (bajo influencia ibero-vasca) en Iberia.

Las conclusiones de G. Forni son probablemente extremadamente exageradas, pero sí demuestran la presencia de unas capas muy antiguas de intrusión indo-europea. Pero esto no se aplica al caso de “pake/bake” que es universalmente reconocido como un préstamo del latín. Un caso más probable es el de “beles/beltz” y el griego antiguo “melas”, posiblemente con origen IE común, aunque también es posible que sea un préstamo del griego (p.e. del contacto griego-ibérico en Emporion/Ampurias).

También hay unas indicaciones aun dudosas que los íberos hayan traído palabras o elementos IE anatólicas (p.e. luvias) en su migración desde el Egeo a la costa valenciana vía las islas (tentativamente: 3000 aC); “saga(r)” podría ser una de ellas (aunque su caracter IE anatólico no es seguro, sólo su origen en Anatolia).

Felix Zubiaga

Por SAGAR. Si quieres buscar el origen de SAGAR, no lo busques en el euskera, aunque sí el SAGARDO que es muy apetecido en estos lugares. De buscar su origen indaga en el sumerio “la SAGARRA de Inanna” que  así se llamana la canción preferida de la diosa. Antiguamente los chicos de aquí bailaban la SAGAR-dantza con atuendo muy sumerio por cierto.

¿Qué significaría? La misma Madona tiene instinto al titular así uno de sus espectáculos. Pero si optas por el latín, tienes a SACHRA “dulce” del que la liturgia católica hace SACRA. ¿Dónde los pescaría? Digo el latín de los romanos. De paso: se muerde y se tira.

Xabier Renteria

La teoría ‘minimalista’ de la reconstrucción interna que proponen algunos profesores de la Universidad del País Vasco se caracteriza por limitar a muy pocos casos los términos inequívocamente vascos, reduciendo al euskera preindoeuropeo a un idioma unisilábico ‘casi neandertal’ ;-)

Y curiosamente, ‘beltz’ (es decir, su origen etimológico) es uno de esos pocos ‘términos mínimos’ que esta teoría toma como inequívocamente euskérico.

Pero veo que ni siquiera nos quedará ese.

VN:F [1.8.8_1072]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
• Martes, Marzo 17th, 2015

En un post anterior se habló de las lápidas de Palacios de la Sierra. Sobre la propuesta de transcripción de dichos textos, onde aparecen beles/beltz, ha habido las siguientes aportaciones:

Eduard Selleslagh

Lejos de ser “piedras de Rosetta”, estas estelas sólo aumentan el número de textos incomprensibles. Las interpretaciones de J.A.G. son puras fantasías que utilizan raíces ibéricas o vascas según le conviene. Una estela parece contener algo como “arre take”, lo que es ibérico puro.

Además la autora invoca la palabra vasca “p/bake” (paz) que es un préstamo latino (pacem); probablemente un anacronismo. Añade letras no escritas, interpreta el mismo signo de maneras diferentes segun el contexto, etc. Para mi, estas estelas son ibéricas (si no son falsificaciones antiguas) poco significativas por su brevedad y la aparente falta de letras para formar palabras con algún sentido, que sea en euskera o en ibérico. A veces se tiene la impresión que alguien (posiblemente analfabeta en ibérico, y posiblemente ya en época antigua) ha (mal) imitado inscripciones funerarias ibéricas auténticas que no entendía.

Xabier Renteria

No entiendo que ‘pacem’ pueda ser un anacronismo en este material. O bien no pone “p/bake”; o bien si pone “p/bake” y no es una falsificación entonces “p/bake” no es un préstamo latino, pudiendo incluso el latín haber adoptado “pacem” de un sustrato europeo preindoeuropeo; o bien es una falsificación.

En todo caso, mientras no se demuestre que es una falsificación, y se asegure que pone “p/bake”, entonces me parece un buen candidato (entre muchos otros) para revisar si tantas etimologías que presuponemos desde el latín no lo son ‘en verdad’ (es decir, en primera instancia) desde un fondo prelatino.

[Por ejemplo: suele ser asumido como 3/4 partes o un 75% de las palabras vascas son de origen latino. Me gustaría saber a cuántas de esas palabras se les ha pasado el filtro o ‘prueba del algodón’ en base a este tipo de testimonios prelatinos, como los ibéricos que comentáis aquí.]

VN:F [1.8.8_1072]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)