• Domingo, Septiembre 19th, 2021

Juan Martín ha presentad0 esta semana en Donostia este nuevo libro:  Elexpuru

El libro es una continuación del libro publicado en el 2017 donde se recogieron similitudes del euskera en Cerdeña.  Hay que decir que el Norte de Italia llamó la atención de algunos investigadores vascos antes que Cerdeña. El académico Federico Krutwig destacó en su libro Garaldea (1978) los nombres encontrados en la toponimia de Aosta y Piamonte, y posteriormente Bernardo Estornés Lasa tiró de él en la Enciclopedia Auñamendi.

Pero desde entonces ni vascos ni extranjeros han abordado el tema hasta ahora. En esta obra Elexpuru, aprovechando la experiencia de la investigación de Cerdeña, ha puesto sus ojos en Córcega, en los Alpes franceses y suizos y en toda la península italiana. Son sorprendentes las afinidades que se pueden encontrar en la toponimia, unos trescientos nombres de lugar iguales y mil quinientos parecidos, en la que la mayor densidad se da en el noroeste de Italia, en el Piamonte, Aosta, Lombardía y Liguria, territorios antiguos más ligúricos. Pero las afinidades no se limitan a la toponimia. En la mitología, por ejemplo, encontraremos nuestro Basajaun y nuestras Laminas en los Alpes. Y todo ello bien equipado con fotos y mapas.

¿Por qué tanto topónimo vasco en esos lugares? Hipótesis

No es nada fácil buscar una explicación. Podemos tener claro que es imposible ser fruto de la casualidad o de la homofonía. La única hipótesis que se nos ocurre es que durante el Neolítico hubo lenguas de la familia del euskera en muchos lugares de Europa, y que cuando en la Edad de Bronce los pueblos indoeuropeos procedentes del Este dominaron la mayoría de Europa, los pueblos pre-indoeuropeos, que quizá hablaban lenguas de la familia del euskera, se refugiaron en lugares montañosos, en el caso de los ligures en las faldas de los Alpes y los Apeninos. Esto explicaría por qué la densidad de topónimos vascos es mucho mayor en zonas montañosas que en llanuras.

Los mapas que hemos elaborado muestran que cuanto más al Este y menos topónimos vascos aparecen en las faldas de los Alpes, y que por debajo de la Toscana son muy raros, aunque también hay en la parte media y baja de Italia algo sorprendentes.

En la introducción del primer libro incluimos este pequeño texto: “Siendo alumnos, un arqueólogo de nombre vasco nos decía en clase: ‘La arqueología es como un mal libro. Te dice qué comían los antiguos habitantes, qué utensilios usaban o cómo enterraban a los muertos, pero no mucho más. Tienes que adivinar todo lo demás, deducirlo. Pero eso hay que hacerlo relacionando bien los pocos datos que tienes e interpretando razonablemente. Y, sin embargo, nunca sabrás si tienes razón o no.

Este tema entre manos también se parece mucho a la arqueología. El paleosardiniano no ha dejado ningún texto escrito, que se sepa. Algunos nombres propios de los antiguos documentos, algunas huellas que pueden notarse en las siguientes lenguas, y sobre todo nombres de lugar”.

En el ámbito ahora analizado se encuentran algunos nombres de lugar: Alagna, Alza, Alzate, Arabba, Aranno, Arlaz, Arno, Arre, Auzate, Ascona, Baiona, Balzola, Velate, Berrio, Betolacce, Borda, Eccay, Erlo, Gabiola, Gallaretta, Garbe, Gorla, Iria, Irogna, Carabietta, Carietta,

Junto con el libro ha publicado un mapa-póster. No se vende en librerías. Se puede solicitar al autor.

Zergatik hainbeste euskal toponimo leku horietan? Hipotesia

Ez da batere erraza  azalpena bilatzea. Gauza bat izan dezakegu garbi: ezinezkoa dela kasualitatearen edo homofoniaren fruitu izatea. Bururatzen zaigun hipotesi bakarra honako hau da: Neolito aroan euskararen familiakoak ziren hizkuntzak egiten zirela Europako leku askotan, eta Brontze Aroan ekialdetik zetozen herri indoeuroparrak Europa gehienaz nagusitu zirenean, herri aurre indoeuroparrak, agian euskararen familiako hizkuntzak egiten zituztenak, leku menditsuetan babestu zirela, Alpeen eta Apeninoen magaletan liguriarren kasuan. Horrek azalduko luke zergatik euskal toponimoen dentsitatea askoz ere handiagoa den leku menditsuetan lautadetan baino.

Osatu ditugun mapek garbi erakusten dute zenbat eta ekialderago eta orduan eta euskal toponimo gutxiago ageri dela Alpeen magaletan, eta Toscanatik behera oso bakanak direla, nahiz eta badiren Italia erdi eta behealdean ere harrigarri samarrak.

Lehen liburuaren sarreran testutxo hau sartu genuen: ”Ikasleak ginela euskal arkeologo izentsu batek zera esaten zigun klasean: ‘Arkeologia liburu txar bat bezalakoa da. Antzinako biztanleek zer jaten zuten, zer tresna erabiltzen zituzten edo hildakoak nola ehorzten zituzten esaten dizu, baina ez askoz gehiago. Beste guztia asmatu, ondorioztatu egin behar duzu. Baina hori dituzun datu urriak ondo lotuz eta zentzuz interpretatuz egin behar da. Eta hala ere sekula ez duzu ziur jakingo zuzen zabiltzan ala ez’.

Esku arteko gai honek ere arkeologiaren antz handia du. Paleosardinierak ez du testu idatzirik utzi, dakigula. Agiri zaharretako izen propio batzuk, ondorengo hizkuntzetan suma daitezkeen arrasto batzuk, eta batez ere leku-izenak dira liburu txar honen letrak, tunel iluneko ipurtargiak”.

Orain aztertu dugun eremuan aurkitzen diren leku-izen batzuk: Alagna, Alza, Alzate, Arabba, Aranno, Arlaz, Arno, Arre, Auzate, Ascona, Baiona, Balzola, Velate, Berrio, Betolacce, Borda, Eccay, Erlo, Gabiola, Gallaretta, Garbe, Gorla, Iria, Irogna, Carabietta, Carcare, Lete, Lesa, Nardi, Occhetta, Olano, Oletta, Olza, Orbe, Oro, Orria, Ottano, Sarissola, Ubaia, Urbel, Uria, Veleia, Zalla, Zubiena, Suffia, Zumaglia

Liburuarekin batera mapa-poster bat ere argitaratu dugu. Ez da liburu-dendetan salduko. Egileari eska dakioke.

VN:F [1.8.8_1072]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
Sarrera honen iruzkinak jarrai ditzakezu ondorengo rss jarioaren bitartez: RSS 2.0
You can leave a response, or trackback from your own site.
Añadir comentario