Aukeratutako etiketa ◊ montañes ◊

• Sábado, Agosto 06th, 2016

Núria García Quera

Raíces utilizadas en la toponimia: AN y BUR

Esta semana vamos a debatir sobre dos raíces que propone Núria García Quera en su ponencia de las 1. Jornadas de lengua y escritura ibérica de Zaragoza:

Raíz      Significado            Topónimos con esta raíz

AN          Gran                           Aran, Àneu, Tavascan…

BUR       Hierro                        Burg, Burgal

Felix Zubiaga

AN “cielo” en sumerio, AIN “tanto, altura” en euskera. Como prefijo de topónimos indica esa significación de “elevación”.

Analizando otros ejemplos AR+AN>ARAN “area alta”, AR+ANEKO>Araneko>Arneu, TAVASCAN, composición de TAVASA+KANE. TAVASA de ATA+BASA “paso de abajo” KANE>GANE “sobre”.

En cuanto a los significados, de GARA+AN> GRAN de la toponimia física “cumbre superior” ha devenido a los significados analógicos, como GRANDE, GRANADO. En topónimos persisten formas como GARANA, GARAIN, GARIN, etc.

BUR contiene doble raiz o arquetipo: B-+UR. B- supone rebaje de humanizazión a un arquetipo superior, como UR o posición inferior en lugar determinado. UR “agua” o cuanto el agua rodea, acerca/ cerca, como el UR, URUK en Sumer. Por extensión, o analogía, “villa, ciudad, habitación”. Ejemplos BURY, BURIAGA/ BURUAGA..

(Una descripción exacta de llugar, comprobable) BURG de BURGO< BUR+-KO>BURGOA, “del Burgo”,  BURGAL, composición de de BUR+EGAL “lateral, esquina”, como en PORTU+EGAL> PORTUGAL”puerto del lado atlántico”., de donde los KELTOI “celtas”, GALI “galaicos” etc..

El grupo BUR en toponimia no significa “hierro” BURDINA en euskera  que se forma de B-+URDIN “azulado” color que adquieren algunos oxidos de herro.

Antoni Jaquemot Ballarin

ARAN significa “valle” y ARA “llano” ambas no pueden cortarse sus síllabas sin perder el significado. ÀNEU procede de un ÀNABE y ANA significa “dehesa” (Bajo la Dehesa).TAVASCAN procede de *Taba+azkan “el último bosque” (taba, tama y támara = ramaje, en catalán ha dado “tòria”<tauria<tábara con la interpretación de “sarmiento”).

BURG no puede cortarse en BUR porque es otra cosa. BURG es la piedra de donde se extrae el hierro. La lámina procesada en íbero es LAN de donde LANKIA “lanza” y ‘KASTE-LAN’ “herrrero” (los Castelani de Ptolomeo situados en el Ripollés). BUR es una arcilla oscura el buriel (burell en catalán) SUBUR ¿”horno de ceràmica? (’su’ “fuego”)

Eduard Selleslagh

Me parece que BUR podría tener relación con el PIE o un de sus parientes: la raíz *güer- signinifica ‘muy caliente, quemar,…’. La característica más notable del hierro en el principio de la época del hierro fue seguramente la temperatura muy alta (1500ºC) que se necesita para obtener hierro por reducción del mineral (óxido de hierro) con carbon.

La relación con el vasco ‘burdin’ me parece obvia, aunque la segunda parte no me es muy clara, especialmente la -n

Pensándolo bien, me parece que BURG es BUR+ sufijo, que podría compararse con el eusk. -k/gi o -k/gai; es decir: BURG = [piedra] de hierro, o que sirve para hierro.

Carmen Maymó

Perdonar que intervenga brevemente, a cerca del Arquetipo An.

Los Arketipos son unos modelos primordiales de las sabiduría ancestral, me permito decir, divina. Son como unas plantillas tipo, incrustadas

en las lenguas primigenias como la nuestra, la que debatimos en estas paginas. Incrustadas porque así las tenemos en nuestros subconscientes colectivos. El lenguaje, como toda inteligencia, se basa en un orden del universo. De ellos escribió concienzudamente Felix Zubiaga. Libros que se deberían leer.

An, como arketipo, significa lo celeste, lo divino. An-Anu-Inu-Eni es el padre de los dioses y del ser humano. En lo concreto, dentro de la península iberica, puede relacionar al agua, las aguas en especial la de los rios que son las venas de la tierra, Guadi-ana, como puede relacionar las grandes montanas/montañas o mendi-ana como morada de los dioses, como el gigante de los Pirineos, el Aneto, o los propios Andes o el Anapurna.

O las ánades, aves sagradas por excelencia. Y un sin fin de palabras más. O la tierra, aunque no sea plana, como la comarca de Anoia en Barcelona.

Tan divino era el arketipo An, que la Iglesia Catolica, no tuvo más remedio que remarcar la filiación divina de la madre de la Virgen: Santa Ana, sin

dejar atrás al marido San Joaquín o Jakin el sabio. Que por cierto fué ayer su onomástica

En fin, un saludo tras esta digresión.

Víctor Montañés

Hola Carme i Núria,

Las palabras siempre tienen aspectos, partes, facetas, pero las palabras primigenias eran integras, globales, medulares, nucleares. Estas raíces tan pequeñas, y ya no digamos los mismos fonemas (k,b,l,..) tienen el sentido elemental que damos, en el campo de la química, a los elementos básicos: oxigeno, hidrógeno, carbono, etc.

An, se relaciona com lo que esta arriba y encima, y, por extensión, es aquello grande que no se puede ocultar, sino que nos sobrepasa, nos domina, nos aplasta incluso. Las montañas más altas suelen llevar este prefijo. Sobre otro ámbito, aquello que estan encima, y no debajo, “an-verso”, és lo que está más arriba, sobre lo que está debajo, que le sirven de sostén y pie. Es el oponente de “re-verso”. An también referido a la madre, porque “an-” y no “am-” como aun hoy se conserva en muchas lenguas? Porque la “m” parece ser un fonema compuesto de “n-b”, y quizás Ama seria “an-ba”. El hecho que la madre suele estar literlmente ‘encima’ de sus crias, puede ser el significado primario que se le dio a la madre: la que está encima.

Dios, como masculino y femenino, puede que también tuviera este prefijo, especialmente en los pueblos que adoraban a diosas.

Respecto a la raíz “bur” que yo relaciono con “bor” y “for”. Creo que si está relacionado también con el fuego: es-pur-na, pur-ificar, incluso mor-eno, que significa ‘quemado’, ‘tostado’. Puede que el fuego, elemento básico para producir hierro, estuviera presente en muchos pueblos que tenían “fargas”, ‘herrerías”. Aunque, no siempre puede que la relación fuego-hierro este presente en todos los pueblos que se inician con “bur-”. Puede que también tengan que ver con esta ‘fuera’, al lado, pero fuera (“vora”, “fora”,  en catalán). Aun no lo tengo tan trabajado, así que voy pensando en ello.

Salut,

Núria García  Quera

Investigando la toponimia de mi comarca de estudio (Pallars Sobirà), cuando encuenro AN se refiere a “gran”:

gran punto de vigilancia: ENVINY > AN UI NA

gran desembocadura: EMBONUI > AN BO N(A) UI

gran salida (escapada): ENSEU > AN ES EU

gran origen, principio: ÀNEU

gran roca: TAVASCAN

gran valle: ARAN

etc.

AN, pot lo tanto, es algo superlativo, con lo cual estoy totalmente de acuerdo con Zubiaga (“AN “cielo” en sumerio, AIN “tanto, altura” en euskera”), Carmen (“An, como arketipo, significa lo celeste, lo divino…”, “Tan divino era el arketipo An, que la Iglesia Catolica, no tuvo más remedio que remarcar la filiación divina de la madre de la Virgen: Santa Ana”) y Víctor (“An, se relaciona con lo que esta arriba y encima, y, por extensión, es aquello grande que no se puede ocultar, sino que nos sobrepasa, nos domina, nos aplasta incluso”).

Y sí, efectivamente, coincido con Carmen. Yo también estoy encontrando que cada una de estas raíces puras, básicas, simbólicas, eran algo sagrado que, después, con el cristianismo, se quiso sincretizar.

Jose Luis Aleman

AN y BUR analizados desde el contexto lingüístico ibérico nos lleva a hacer un inevitable análisis filológico basado en la reconstrucción del proto-euskera, labor en la que están empeñados muchos estudiosos y en la que se han aventurado muchas hipótesis, algunas bastante fundamentadas, y otras que no lo son tanto.

AN está formada del sonido vocálico A que denota importancia, manifestación y fuerza. N es la energía de la mente modulada de tal modo que indica una acción propia o personal. La N es la interpretación que da la mente a un fenómeno, cosa o acción que sucede y también una acción propia que solo puede hacer uno mismo (como comer, beber, andar, coger, etc…). AN es, según el supuesto que expreso aquí la interpretación de algo grande, poderoso, fuerte, que nos supera. ANDI (la forma original del actual “Haundi”) es la cualidad manifiestamente poderosa de un objeto que le hace destacar sobre otro. La D, si está conservada según su sonido original (ojo que en euskera la T después de N muta a D). ANTI es construcción (artificial, pues ha sido diseñada por la mente de un ser) y poderosa o sobresaliente (AN).

En cuanto a BUR debo entender que la R final es fuerte y no débil, esto es importante pues hay diferencia en su posible significado. B es una vaina, un cuerpo, un vehículo portador de vida. No es la semilla en sí, sino el envoltorio. UR se interpreta como agua (si bien agua, como he podido comprobar, se identifica más con la vocal Ü), pero no es así si el sonido de la R es fuerte, entonces estamos ante el fundamento de la Tierra, es lo mineral. La R fuerte, la que resuena en RA es el “ruido del motor” que genera la creación, con la U delante denota la placenta, el útero donde se gesta la vida. Que en euskera la palabra “hierro” tenga BURR como sílaba formante seguido de “din”, “dina” o “ne”, etc… significa que estamos hablando de una de las materias madres que conforman la materia. La U también nos explica que es una materia que “vive” en el interior de LURR (la Tierra, término formado por L y URR).

BUR débil es “vehículo en cuyo interior se gesta la creatividad”.

Esta es mi particular interpretación, en respeto a las otras que se han expresado en este hilo de intercambio de conocimientos, las cuales también tienen mi consideración.

Antoni Jaquemot Ballarin

Los íberos en aquella época no podían obtener la energía para la fusión del hierro con el carbón de leña. Calentaban las mezclas de la roca de hierro a menos de 1000 grados para separar el resto y lo forjaban al alcanzar plasticidad

En Almería exitía la población de MURGI (m>b). En catalán una ‘burguera’ es una cavidad protegida con obra que servía de horno. Quizá sea éste el origen.

Ed. Selleslagh

Naturalmente tienes razón en que no llegaban a la temperatura de fusion, contrariamente a lo que pasaba con el bronce. Pero el proceso es el mismo que el actual: reducción (es decir el proceso inverso de la oxidación) con monóxido de carbono (CO) proveniente de la combustión incompleta (por falta de oxígeno suficiente) del carbón de leña. Los productios finales son hierro (Fe) y dióxido de carbono (CO2). Pero de todo modo, e importante para la cuestión lingüística, es que se necesitaba bastante más energía térmica para la producción de hierro.

El proceso que describe es parecido al que todavía se usaba en Inglaterra de la mitad del siglo 19, el ‘puddle oven’, aunque este ya estaba un poco más adelatado: llegaba a fundir la parte de piedra (’slag’) pero no el hierro (con carbono), se encontraba como trozos blandos no fundidos (‘wolves’) en la massa en fundición. Se extraían con una barra, a mano, y se forjaban para unirlos en bloques más grandes. Este hierro tiene una estructura fibrosa que le da ductilidad. El hierro fundido de los altos hornos modernos es diferente: contiene una cantidad de carburo de hierro (es muy duro y frágil cuando se enfría) y necesita un segundo proceso para convertirlo en acero (‘Bessemer Pear’, o horno Siemens-Martin que combina los dos procesos en cierta forma); el segundo proceso también quema los componentes indeseables como azufre o fósforo.

En el proceso primitivo no se puede eliminar estos componentes indeseables (p.e. el fósforo hace el hierro más frágil), y la calidad del producto depende en gran parte de la composición del mineral. Así que no se podía producir hierro de calidad en cualquier sitio que tenía mineral de hierro.

A notar que los diversos procesos para obtener cobre son bastante distintos, aunque también se trata de calentar el mineral: muchas veces el mineral de cobre se encuentra en forma de sulfuro; en el horno se quema el azufre, convirtiendo el mineral en óxido (‘roasting’) y después en cobre y CO2.

Temperaturas de fusión:

Hierro forjado: 1482-1593 ºC

Hierro fundido: 1127-1204 ºC

Hierro puro (ductil): 1149 ºC

Acero de carbón: 1425-1540 ºC

Cobre: 1084 ºC

Estaño: 232 ºC

Plomo: 327 ºC

Como se ve claramente, es más fácil obtener la temperatura necesaria para la metaurgia del cobre (y bronce) que la del hierro. No hay que olvidar que la pérdida de calor del foco de combustión por radiación infrarroja aumenta con la cuarta potencia de la temperatura absoluta (ºC + 273), así que pasar de 1000 ºC a 1500 ºC exigije muchísimo más energía térmica que pasar de 500 ºC a 1000 ºC.

Espero que esto pone las cosas en perspectiva.

Montse

Por si os puede servir de algo,

estos son los experimentos de fundición de mineral de hierro que se realizaron en Segeda y sus resultados:

Segeda: Fundicion de hierro burillo rovira

Jabier Goitia

Todo eso que dices y mucho más, Nuria; la propia voz “grandis” del latín que figura como precursora, es un préstamo de la secundaria “gar ande”, que -como sucede con cierta frecuencia-, es una evolución de la euskérika “lar ande”, literalmente, “excesivamente grande” con la mutación “l x g”.

Lo que pasa es que el paradigma de lo greco y latino lleva tantos años calando en los ámbitos académicos, que los llamados sabios, son en realidad “defensores de la memoria” e incapaces de combinar esta con la inteligencia que siempre es disgresora…y casi siempre turbadora del poder establecido.

VN:F [1.8.8_1072]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
• Martes, Enero 05th, 2016

Victor Montañes

Por otro lado, y a propósito de Elche, la Iliki ibera, recuerdo que Román del Cerro hacia provenir “elche” del vasco “elze”, olla, puchero, que coincide perfectamente con su situación geográfica, en una zona de marismas y albuferas, que seria la realidad de aquella Iliki, situado en un hoyo al lado del mar y de una albufera, con su gran riquesa piscícola y vegetal.
Por mi parte creo que hay que proponer nuevasinterpretaciones más exactas con el nombre ibero: Il-iki. Por un lado tenemos un término muy conocido como ‘ciudad’: il o ili, por lo tanto comparte con muchas otrass ciudades este nombre que suele aparecer en primer término.
Por la segunda parte. iki, puede hacerse diferentes interpretaciones, como el morfema -ki del vasco, advervio modal, pero creo que hay qye tener en cuenta que la “k” a veces describe el sonido “ch” del castellano, o la “tx” del vasco o la “x” y “tx” del catalan, como también el sonido de la”j” o “g” con sonido fricativo, como algunos suelen decir el sonido a la francesa. De hecho Elche tiene este sonido que no es por casualidad.

Este sonido que he estudiado a fondo y que algunos no le dan ni característica de fonema, tiene un significado básico de ‘deposito’ (charco, chapotear, chafar, …)-Esta definición es muy apta para el lago o albufera al lado de la cual se encontraba esta ciudad.
Para demostrar su acierto he escogido algunas palabras que en nuestros idiomas castellano, catalán o vasco, también contienen esta raíz y con este indudable significado, “ich” = depósito interno.
Es una propuesta más, segurament errónea, pero que el tiempo y otros estudios ubicaran en su justo lugar, ya que como toda ciencia avanza reconociendo errores, rechazandolos y cayendo inevitablemente en nuevos errores involuntarios, lógicamente.

Aquí van las palabras con su supuesto origen etimológico segun los diccionarios :

Catalanas:
Sitja (silo): palabra ibera. Por fin alguien se atreve a decir que una palabra puede tener origen ibero. Era el agujero hecho en el suelo, más o menos grande, donde los iberos guardaban sus cocsechas. El sonido es parecido a “sicha”.
Pitjar: (apretar) de un reconstruido *pediare, de “pede”, pie. Para mi origen no correcto.
Titja: (tallo de planta(, del francès “tige” y este, a su vez, del latín “tibia”, flauta. Tamibén desacerta (siempre desde mi punto de vista).
Esquitx: no sé exactament la traducción en castellano pero seria el barro, o líquido que salta cuando se pisa un charco o una zona con líquido. Onomatopeia ???
Clissar: ver una cosa y quedarse con su imagen. De origen incierto.
Castellanas:
Ficha: del francés “fiche”, no es mucho remontarse al frances, verdad?
Fetiche: también del francés “fetiche”.
Dicha: del latín “dicta”, plurar de “dictum”, dicho. También tengo mis dudas.
Chicho y chicha: voz infantil y, también a la vez, del italiano “ciccia”, carne.
Bicho: del latin “bestius”, bestia. Muy poca consonancia fonética entre ambas.
Picha: como es una voz malsonante no merece tener origen etimológico
Pichón: del italiano “piccione” y este del latín “pipio”, pollito.
Esqueje (en catalán “esqueix”): del griego “skidia” plural de “skidion”, astilla.
Salchicha: italiano “salciccia”, salchicha
Vascas:
No conozco su etimolgia pero tenemos palabras importantes como
Itxi: cerrado
Itasaso: mar
Itsu: ciego
Itasasi: adherirse

Muchos se preguntaran o os preguntareis: que tienen en comun o donde encontramos el significo que doy a “itx”? Hay que volver al principio donde doy el significado de este sonido y interpretrlo conjuntamente con otros morfemas y raices que suelen ir unidos.

Jabier Goitia

Elche.

El Elche ilicitano no es el único Elche en España, ya que hay otro en Albacete (Elche de la Sierra) y aunque escasean los topónimos parecidos, sí que hay algunos como Elchiape, Ilche, Tedelche, y el propio Alsasua y varios más entre los cientos de “Els …” catalanes. No se puede negar que “eltze” en Euskera es una olla sin tapa, pero no le veo la relación con ese territorio. Lo estudiaré en conjunto, que es como se debe atacar la toponimia.

En cuanto al fonema “ich, itx, itz ó incluso its”, que interviene en voces euskéricas como “itxaso”, mar, es una frase que se compone de “i”, agua y “tz”, sufijo abundancial que en el caso de “itxaso” es rematado con el sufijo adjetival “so”, enorme; es decir, nuestro mar dice en realidad “conjunto enorme de agua”.

En cuantro a otras voces que citas, “sitx” en Euskera es tanto el verbo para indicar la perforación, como el propio hueco; concretamente a la polilla se le llama “sitxa”.

Chicha es una evolución, una especie de ensordecimiento desde “gi”, tejido carnoso y “txi”, desmenuzado, con el artículo “a” al final: “txitxia”, contractado a “txitxa”, que acabaría dando “sar-txitxa” y “salchicha”, es decir, carne picada embutida, donde “sar” es la raíz verbal de introducir, embutir.

Bitxü en Euskera es la expresión de rareza y excepcionalidad, así que a ciertas fases metamorficas de algunos escarabajos y mariposas se les llama así por su belleza plástica y efemeridad. En unas ocasiones, “ü” ha caído a “i” haciendo “pitxi”, precioso, en otras a “bitsu”, lo mismo que ha dado origen a la “bisutería” francesa y en otras ha hecho “o” para dar bitxo y bicho.

Itsu, ciego e itzal, oscuridad, provienen de “iz”, luz de los astros (eguzki, sol, egu, día, iz luz, ki agente generador; izar estrella, de “iz” luz y el adjetivo “ar”, deficiente, mala, esto es, luces débiles)

Víctor Montañés

Referente a Elche, creo que habria que ver un anterior Il-iki, que se podia pronunciar como Ilichi, que luego de la contracción dió El-che.
Sobre la “i” que quiere decir agua, yo entiendo que la “i”, junto a las otras vocales, tiene un significado mucho más básico. Por lo que se puede estudiar en pequeñas raices, in, ib, is, it, ik, il, ir,… su significado se asocia a lo interno, a lo pequeño, ya que lo pequeño es a la vez interno, a veces inexistente, de aquí la negación “in-”. El mar evidentemente es un gran lago que ocupa la parte interna de la tierra, los fondos de la tierra que se inundan de agua. El agua seria pues un significado posterior, añadido al más primitivo “i”, interior, que contrasta con la “a”, exterior, grande, fuera.
Bien, es un dato para la reflexión, que forma parte de la composición de nombres como este: iki o, también ili, ambos compuestos con la “i”.
Salut,

VN:F [1.8.8_1072]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
• Domingo, Enero 03rd, 2016

La raíz “cab”, aunque no se le reconozca el mismo origen a todas ellas, está presente en múltiples palabras, casi todas iniciadas por “cab”, o sus variantes fonéticas. Tanto “cab” com “cap”, “cau”, “cav”, “caf”, o con “g” en lugar de “k”, son variantes de una misma raíz, y, por tano comparten la misma significación, basada en dos raices básicas: “k-”, ’extraer’ y “-ab”, ’separación del exterior’. Unidas significan ’la separación del exterior o externa de la extracción’.

La raíz “ab” como en las muñecas rusas, queda subsumida en otras raices secundarias que la contienen: “lab”, “nab”, “rab”, “sab”, “bab”, “tab” y “chab”, es decir, la combinación con los restantes fonemas básicos. Cada raíz secundaria da lugar a decenas y a veces centenas de palabras derivadas de ellas: lav-io, nav-e, rap-az, sab-er, bab-a, tab-la, o chap-a, por citar un ejemplo de cada.

Pero quizás lo que más cuesta creer es e su unidad semántica, en su significado compartido por tantas palabras, sin que ello de lugar a confusiones, a faltas de concreción y de especifidad. Hace falta decir que algunas palabras, además de la raíz “cab”, llevan otras raíces omorfemas añadios que modifican en parte su signiicado, pero la mayoria de las veces no, es la misma raíz, simplemente cabiando en algunos casos la fonética o la grafia para distinguir sus múltiples homónimos.

Propongo una 50 palabras, mayormente del castellano, que poceden de esta raiz, aunque no son reconocidas así por los diccionarios etimológicos, y cuyo significado coincide basicamente con el significado de la raiz “cab”. Muchas palabras coinciden casi perfectamente con la raíz,aunque muchas tienen variaciones fonéticas, (sordas-sonoras, etc.). También la variación del significado depende de las otras raices aglutinadas en el compuesto, que modifica su sentido.

Cabo, tiene el sentido de aquel punto donde algo acaba, ya se refiera al final de una calle, o el final de una prolongación de la tierra hasta donde se hunde en el mar, o ya sea el final de la columna de soldados, en el lugar, delante o detrás, donde se situa el que manda el grupo o cabo.

Capo, esta palabra, con tintes mafiosos, denota al “jefe”, “cap” o “chef”, ya que todas las palabras son variantes de un mismo nombre, dependiendo de su pronunciación en diferentes idiomas.

Capitán, con una segunda raíz aglutinada, pero que basicamente tiene el mismo valor semántico que el visto`para cabo, etc. La situación al final, allá donde acaba la cadena de mando, el que finalmente ha de tomar las decisiones, es este estar al final de las decisiones le da el valor de persona que dirige, que manda, que organiza el grupo.

Cabeza, es la parte del cuerpo donde este “acaba”, y por ello un lugar de privilegio, ya que allí se concentran los sentidos más importantes (vista, oido, etc.). Figuradamente da este valor  a los lugares centrales desde los cuales se extienden las decisiones, o se concentran las afluencias de toda una zona, se relaciona con la palabra “capital”, o centro de dirección de una región.

Cabello, pelo que surge de la cabeza, compuesto por “cap” y “pelo”.

Cavar, agujerear el terreno o algun material para plantar plantas o sembrar. Aquí la “k-” significa ‘extraer’ en un sentido real, más el núcleo “-ab” de separar hacia afuera, con el montón de tierra que se acumula al lado del hueco excavado.

Cava, el hueco o cueva que finalmente queda realizado por efecto de la excavación.

Cavidad, igual que la anterior, pero atendiendo más a su forma “cava” que no “concava”, que seria la forma de la cava pero a la parte contraria. Se supone que cualquier hueco es efecto de una acción de cavar, aunque esta sea realizada hace ya tiempo.

Cavo, la parte ahuecada de algo, la forma que tiene.

Cueva, derivada de una anterior “cauva” con una sonorización de la “b” que pasa a “uv”, y finalment “cova”, palabra en catalán, que por diptongación de la “o” forma “cueva”.

Gave, palabra occitana que equivale a la castellana “cauce”, peo manteniendo la “v”, pero sonorizando la “k” a “g”. Muchos rios de la Gascuña y Occitania tienen este nombre genérico “gave”.

Capaz, se refiere a la cabida que tiene alguien o algo. Una cosa cavada, ahuecada, tiene un volumen que puede contener,que es la capacidad. La persona capaz es la que tiene estos conocimientos y destrezas contenidos en su “inteligencia”, o cabeza, y que le permiten hacer ciertas cosas.

Caber, es contener una cosa dentro de un recipiente o hueco. Las cosas que se pueden meter en una cavidad, caben allí.

Caudal, se refiere a algo más líquido o flexible que se puede meter en un recipiente, o en un cauce. Tanto puede referirse a agua como a dinero.

Capacidad, la cualidad de caber de una cosa, como mayor es el continente mayor su capacidad.

Capazo, bolsa grande para meter cosas, habitualmente tierra, cemento ootros materiales desmenuzados.

Caudillo, como muchos otros nombres ya relacionados, el jefe que manda un grupo, una tropa, un pueblo. Aquí se ve la variabilidad de la “b” derivada a “u”.

Captar es una acción activa de meter una cosa en un recipiente, cuando “caber” es más una acción pasiva hecha por el mismo recipiente.

Captación, hacer esta acumulación de cosas desde su origen hasta el recipiente donde se acumula la materia que se trate, ya sea dinero, agua, recursos,…

Cautivo, la persona que esta cerrada en un recinto cerrado, en catalán “cau”. Es una cualidad no buscada sino forzada por circunstancias externas al individuo que se ve allí cerrado.

Cautela, habilidad de ser “cauto”, es decir,, de precaber y prever una situacón o una capacidad.

Precaber, acción de pensamiento sobre si una cantidad de cosas cabe en un recipiente, luego utilizado para cualquier cálculo anticipado.

Cauto, como he dicho antes, persona que tiene “precaución”, que piensa y “precabe” antes de meter algo, asegurandose así que aquello quepa dentro.

Haber, verbo asociado a tener, y no a “caber” que es del que se deriva por debilitamieno de la “k-” hacia “j-” y “h-”. Uno puede tener aquello que le cabe, por lo tant es importante tener un buen contenedor para poder tener mucho.

Haberes, referido muchas veces al dinero que se gana, y que finalmente uno tiene.

Capa, tela que envuelve a un cuerpo o una mercancia y que actua como envolvente capaz de contener algo en su interior.

Capón, referido a un animal, sin testículos, ya que “cap-” tiene aquí el sentido de ‘extracción’,'ausencia’, ‘algo extraido’, más el morfea “-on”, referido a “uno”.

Capilla, cavidad que se construye en las paredes de un templo para albergar algún santo, y crear un pequeño habitáculo separado de la nave de la iglesia o templo.

Escabullir, salir (es-) de una situación que nos envuelve y encierra (cab).

Gavarra, barca utilizada para el transporte con gran capacidad.

Caballo, animal que ayuda a “cavar” y a hacer “caballones”, montículos resultantes de pasar el arado a la tierra cavada, creando surcos que se separan por estos caballones. Es pues un nombre del que ahora ya siempre llamamos “caballo”, cuando antigamente debia ser un “corcel”, un “equus” o un “rocin”.

Cabra, animal que en su cabeza lleva cuernos, formado seguramente de “cab-er-”, es decir, adjetivo de la “cab” o cabeza.

Chapuzón, meterse en el agua con la cabeza primero, escondiendo la misma.

Cabussada, lo mismo que “chapuzón” pero con diferentes letras, la “ch” por la “c” y la “p” por la “b”, además de la “z” por la “ss”.

Cabusereta, vuelta del cuerpo sobre la cabeza, escondiendo la misma y apollando el cuerpo que gira sobre las espaldas.

Gavilla, cantidad de espigas de cereal que puede cogerse con los brazos, en una abrazada, para luego atarla formando un fajo.

Gafa, hierro o otro material utilizado para sujetar un conjunto de cosas, sea papeles, piedras o partes del cuerpo.

Agafar, palabra catalana que significa ‘coger’, y que se relaciona con la palabra anterior “gafa”.

Gau, palabra para la ‘noche’, que implica la ausencia de sol.

Gabe,adverbio vasco con el significado de ’sin’ que se pospone. Por su relación con ausencia se parece a la anterior, a “cap” en catalán con el sentido de ‘nada’, con “capón” que hemo visto antes o con “capela”, con el sentido de sin instrumentos musicales, unicámente con la propia voz.

Cabaña, habitaculo hecho excavando en parte la misma tierra, y recubriendo el techo con troncos y ramas.

Jaula, habitáculo cerrado, hecho principalmente con barrotes que cierran los lados.

Gàbia, es la misma cosa que la anterior,pero en catalán. Observemos los cambios fonéticos de “g” a “j” y de “b” a “u”.

Capullo, el envoltorio que se forma en el cabo de una flor.

Cavilar, acción interiorizada de pensar, de poner la cabeza hacia el interior.

Caperuza, ropa que cubre la cabeza o el cabo o punta de alguna cosa.

VN:F [1.8.8_1072]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
Apartado: Victor Montañés  | Etiquetas: , ,  |  Un comentario
• Jueves, Diciembre 17th, 2015

Carme J. Huertas

No hay minas de estaño en el Mediterráneo.  Iban a buscarlo por mar a Galicia y a las Casitérides. Por eso la importancia de Tartessos: tenían el control de las rutas marítimas. Se acaba Tartessos cuando se “descubre” el hierro.

El cobre se oxida rápido,  para evitarlo se le añade fósforo o arsénico. El primero es el mejor pero es muy difícil de manejar (es inflamable). El cobre de las minas de Riotinto contiene arsénico natural (aleación binaria) por eso era tan apreciado (mejor que el de Chipre, donde también hay minas de cobre).

El acero es muuuuy posterior. No tiene nada que ver con los iberos.

Por cierto, la mejor manera de añadir carbono es con fuego de leña (todo ser vivo contiene el elemento carbono) por tanto es posible que descubrieran por azar que el hierro de las armas de los guerreros incinerados adquiría mayor dureza…

Mi familia se ha dedicado a la venta de metales, he intervenido sólo para ayudar a entender cómo se comportan los metales.

Eduard Selleslagh

Las fuentes de cobre y estaño: de acuerdo; depende de cómo lo ves. En el territorio de los etruscos también había un poco de estaño, que se acabó pronto, y tuvieron que ir a buscarlo en la península ibérica.

El cobre lleva el nombre de Chipre (Kyprós), o viceversa, según algunos.

En mi post anterior, quería insistir en que el hierro siempre contiene carbono por el procedimiento de producción: la reducción del óxido de hierro por monóxido de carbono, mezclando el mineral con carbón. En tiempos modernos, con altos hornos, el acero se obtiene reduciendo la cantidad de carbono (en un ‘convertor’) del ‘hierro fundido’ primario (4% C), no por añadirlo. En la antigüedad se usaba ‘bajos hornos’ que no llegaban a fundir el hierro; este producto contiene muy poco carbono, y para hacerlo acero hay que calentarlo en presencia de carbón para aumentar su contenido en carbono (a menos de 2%). Así se obtiene piezas que contienen más carbono en la superficie (dureza) y menos en la masa (ductilidad, elasticidad), lo que es muy importante para p.e. espadas.

La producción de hierro en bajos hornos existió hasta el siglo 19 en Inglaterra (‘puddle oven’, que producía ‘wolves’ (trozos fibrosos de hierro) que flotaban en la masa, que había que ‘pescar’).

Por otra parte, el hierro fundido es muy duro y frágil (no se dobla, se rompe), pero resiste bastante a la oxidación, excepto en un ambiente ácido o con mucho cloruro.

Creo que es muy útil estar conciente de las tecnologías antiguas, porque han influenciado mucho la historia, como lo demuestra el caso presente.

Espero que me he explicado mejor esta vez.

VN:F [1.8.8_1072]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
• Miércoles, Diciembre 16th, 2015

Eduard Selleslagh

Dos notas sobre el texto que segmentaría como:   USTAI-N ABAŔ AR BA-N

1. ABAŔ quiere decir ‘diez’ (vasco (H)AMAR) según la lista de números ibéricos y vascos análogos.

2. El hierro no necesita fundirse (a 1500ºC) para la fabricación: muy probablemente es forjado a unos 700-800ºC (rojo vivo).

Mi interpretación del texto sería más bien:

“Bajo/En el asa (USTAI-N BA-N) [hay] diez ‘ar’ ”

el ‘ar’ siendo una unidad de peso o su abreviación, quizás relacionada (???) con vasco ‘arau’ (regla) > unidad reglamentaria, oficial, estándar.

Me parece más lógico.

Antoni Jaquemot Ballarin

Cuando ví éste peso estaba entonces en la torre Baldovina de Santa Coloma de Gramenet  donde guardaban los hallazgos  de la ciudad ibérica del Puig Castellar. El peso es de 424 gr.y el escrito

USTAIN ABAŔ AR BAN. Abaŕ, además de diez, significa el peso de una libra. Es el sistema de peso AOI (libra, onza, unidad de peso, 400 gr., 40 gr. y 4 gr. abaŕ /otaŕ / iki) estudiado en numerosos casos coincidiendo con el peso real.

“Peso” en vasco es ‘astun’, lo cual en íbero aparece en metátesis; ‘ar’ es “oficial, legal”, vasco ‘arau’ y ‘ban’ “unidad”. UNA LIBRA DE PESO LEGAL (literal: unidad legal de libra de peso) ponderal al Servicio de la población.

IN ABAŔ AR BANUSTAIN ABAŔ AR BAN

Javier Goitia

Hola, Trino; solo quería decirte que coincido contigo en que ese elemento no tiene las características de las pesas tradicionales, por lo que su uso debió de ser otro. Estoy intrigado y en cuanto pueda le dedicaré un tiempo.

Carme J. Huertas

El hierro funde casi a 1600 º, temperatura que no se puede conseguir con un horno convencional. Requiere “altos hornos”. Por eso el hierro no se funde, tradicionalmente se trabaja a la forja, es decir, a martillazos: se calienta (ablanda) y se golpea (endurece) y se repite la operación un montón de veces. Por eso el herrero era un personaje muy bien considerado: necesitaba auténtica maestría.

Tienes razón, Trino, durante milenios las pesas y las armas se hicieron de bronce (aleación de cobre + estaño, aunque no suele ser una aleación pura, puede contener también Zn, Fe, Al, Ni en porcentajes variables). El salto al hierro se produjo por falta de estaño (no hay minas de estaño en el mediterráneo: había que ir a buscarlo al Atlántico y los viajes eran caros) lo paradójico es que el hierro adquiere mucha más dureza que el bronce, siendo además abundante y barato. ¿Su problema? La oxidación. Por eso hay que añadirle carbono, que le da, además de dureza, elasticidad, es decir, el carbono convierte al hierro en acero.

Victor Montañes

Aquí va mi pequeña aportación:

ustai-n: del aro (uztai)

abar: conjunto de partes de un algo

ar: articulo determinado: el-la

ban: parte, banda

lectura global:

“Parte del conjunto del aro”

No sé a qué puede referirse, quizás a algo que se colgaba de un aro, no sé si para pesar o para otro menester.

Eduard Selleslagh

De acuerdo en grandes líneas, pero sí tengo unos comentarios/información adicional:

1. ¿No hay minas de estaño en el Mediterráneo? Si había de cierta manera, p.e. en Iberia occidental, aunque esto no sea realmente ‘estaño mediterráneo’, pero sí conectado con el Mediterráneo por tierra (Tartessos). No sé si el ’salto al hierro’ se hizo por falta de estaño: tengo mis dudas aunque sí creo que pudo haber desempeñado un papel en esta historia. El acero es mucho más duro (corta mejor, en armas, cuchillos, buriles, cinceles, etc.) y fuerte, y pesa 15% menos. Tenía claras ventajas tecnológicas.

2. Es casi imposible producir hierro sin carbono porque se produce mezclando mineral de hierro con carbón – de cualquier origen – (también en altos hornos). El carbón, cuando arde con poco oxígeno, produce monóxido de carbono (CO) que se oxida hasta hacerse CO2 extraendo el oxígeno del mineral de hierro (que es óxido de hierro); siempre queda una parte de carbono en el hierro, en forma de cristales de carburo de hierro (que es super-duro: se usa en lija de ‘carborundum’). El ‘hierro fundido’ contiene muchísimo de este carburo. El acero contiene bastante menos carbono y se obtiene quitando carbono al hierro fundido. El hierro puro es bastante blando y no se puede endurecer excepto por deformación fria, p.e. por plegarlo.

Endurecer el acero se hace por calentarlo hasta más de 600ºC y después enfriarlo muy rápidamente, antes de que se reorganicen los cristales, p.e. sumergiéndolo en agua o aceite (‘quenching’). Calentarlo y enfriarlo muy lentamente, quita la dureza y la fragilidad.

3. La velocidad de oxidación del acero depende mucho de su uso y del ambiente: p.e. en ambiete salino (cloruro) o ácido se oxida más rápidamente; en un ambiente alcalino (p.e. como en presencia de estiércol en la agricultura – que contiene amoniaco y aminas) se conserva bastante bien, porque impide disolver la capa natural de (hidr)óxido; también si la superficie es grasienta – lo que impide el contacto con el oxígeno del aire. Se ha observado en la India que unas columnas muy antiguas de hierro fundido no se habían oxidado (en un ambiente agrícola) hasta la época industrial moderna, cuando empezó a acidificarse el ambiente (quemando productos que contienen azufre, p.e. crudo); después ya se oxidaron y se tuvo que tomar medidas para conservarlas.

No sé si se ha utilizado en la antigüedad, pero añadiendo un poquito de cobre al hierro, se oxida bastante menos rápido. ¿Alguien tiene más información?

Todo eso como información complementaria.

VN:F [1.8.8_1072]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
• Lunes, Diciembre 14th, 2015

Victor Montañes

En ibero “eki-ar” se ha leído como ‘hacer’ o ’hecho’, basándose en la comparación con el verbo “egin”. No obstante creo que “egui” o “egi” con sonido gutural oclusivo es un sufijo plenamente vigente en la toponimia vasca con un sentido principal de ‘casa’ ‘edificio’ o ‘lugar’, también ‘ladera’. De hecho actualmente ya no se utiliza para decir ‘casa’, pero si se utiliza un derivado “tegi”, con paralelos en el ibero “t-egi-ar”. Este sufijo es plenamente activo con un sentido más cercano a ‘almacen’ o ‘edifició para’. De hecho, tanto egi como tegi son herencias del ibero, y no del indoeuropeo, pero, a veces, el hecho que este también exista en otras lenguas (eco-nomia, o-ik-os, eco- del griego, o “tecto” o “tego” del latin) creemos que ha de derivar de una lengua indoeuropea.

Creo que la división entre indoeuropeo y preindoeuropeo, como su nombre indica no traza una distancia insalvable, al contrario, una continuación, un substrato que vuelve a surgir en las lenguas más modernas.

El “egi” ibero debía ser pronunciado como “ekgi”, es decir, una oclusiva al lado de una fricativa, que dio lugar a nuestra letra y sonido “x”, con este sonido compuesto: ks. Esto no solo es un supuesto, está confirmado en gran cantidad de documentos antiguos donde sale “egia” y “exia” como casa. El mismo idioma occitano, en uno de sus dialectos pronuncia la doble ”k” como “tx”, es decir, “occita” es pronunciado como “otxita”, con una “t” apenas perceptible: “ohxita”.

Para no alargar mucho este mensaje os recomiendo que leáis el escrito de Enrique Guiter, de la Universidad de Montpellier, sobre “el vascuence “etxe” , ‘casa’, en la toponimia oriental”, que podéis encontrar fácilmente en la red. Allí veréis que topónimos descritos en los siglos IX a XI del Pirineo hay gran cantidad escritos con “eixe” “exeia”, “-eia”, “-eja” etc., donde queda bien a las claras la evolución fonética desde “ekge” i “ekgi-a” a “etxe” y “etxa”. Por eso hoy es la palabra vasca para decir casa que bien se podría haber escrito como “ege-” o “ekse” o “eji”. La “x” es una letra desconocida para el alfabeto silabario ibero.

Luis Aldamiz

@Víctor: por qué piensas que EGI es “casa”? La interpretación más lineal es que significa “verdad” o “límite”, como en euskera moderno, o quizá una forma del verbo “egin” (hacer). Si acaso EGIAR(I) podría ser “hacedor”, con apócope final que se corresponde con la evolución conocida de este sufijo (de origen probablemente vascónico pero re-expandido por el Lat. -arius) hacia -er, -ero (carpenter, carpintero).

Respecto a “casa” como tal, me inclino porque es “etxe”, o más antiguamente “*etze” por las siguientes razones:

1. *Etze está directamente relacionado con el verbo “etzan” (yacer, acostarse, pero también “estar en un lugar”). Etxe sería originalmente la forma diminutivo-afectiva, que luego se fijaría como ha pasado con zerri → txerri o zakur → txakur.

2. Además soy de la opinión de que puede haber una relación de sustrato en esta palabra, así como en la partícula negativa “no” en el caso del griego, que es bien sabido que tiene un importante sustrato pre-IE que no se entiende bien, y que puede tener varios orígenes. Veamos:  · *ETZE > OIKOS (pronunciada en muchos dialectos como EKOS y donde la terminación final en -os es IE y típicamente griega). · EZ > OKHI (que es claramente no IE, siendo el único idioma IE conocido que no usa no/ne para la negación, y por contra usa “ne” para decir sí).  Veríamos así una evolución E→O(I), Z→KH y TZ→K.

Asumo por motivos de la explicación que el euskera moderno sería ancestral, lo que no es cierto, por supuesto: habría una proto-palabra ancestral común para estos vocablos tanto en euskera como en griego, pero esta palabra correspondería a una lengua vascónica antigua (proto-vascónico), que probablemente es la lengua que extendieron los primeros agricultores europeos hace 8-7000 años.

Otra palabra vascónica en griego es GAIA (la Tierra, la diosa madre Tierra), que en mi opinión es el nombre original de la diosa vasca Mari (este nombre sería un préstamo de la mitología cristiana: un híbrido “santero”). Como sabréis, “gai” en euskera significa materia o sustancia, pero también tiene el significado de potencial (gai izan = ser capaz, ezkong-gai = persona que va a contraer matrimonio, prometido/-a). Probablemente hay más pero mi conocimiento del griego es muy limitado. Estos significados encajan todos con la idea de la Madre Tierra en un sentido religioso.

VN:F [1.8.8_1072]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
Apartado: Sin clasificar  | Etiquetas: , , , ,  |  Añadir comentario
• Sábado, Diciembre 12th, 2015

Como todos los estudiosos del ibero llevo tiempo intentando saber a que sonido corresponde esta misteriosa letra Y. Para mi el ibero es una lengua con tendencia a reduplicar las consonantes. Esto es fácil verlo en letras que ya tienen esta distinción como la doble “r” o la “s” a diferencia de la “s” sonora. Esto también es un rasgo heredado en el vasco, el castellano y en el catalán: la doble nn creó la “ñ”, la doble “l” la “ll” y la “l·l”, fenómeno que ha perdurado especialmente en catalán.

No creo que las oclusivas, p, t, k, recibieran un trato diferente: quizás la distinción que atribuimos a la sorda o sonora no se refiera a tal distinción, sino a la duplicación o la simplificación, de estas consonantes oclusivas. Así, en algunos casos las oclusivas pasarían a ser oclusivas-fricativas como la “kg” o la “tz”, es decir, la duplicación de la oclusiva gutural, o la duplicación de la dental. En el primer caso que es el que afecta a “egi-ar” por ejemplo, la “g” que otros hacen “k” tendría un valor fonético doble: k-g siendo la “g” un sonido próximo a la “j” francesa o catalana, y muy cercana a la “ch” castellana. Así se explica que al lado de Miguel, tengamos Miquel, Mijaíl, Michel,… es decir variantes que optan por la primera o segunda variante de la gutural.

En la “t” observamos muchas palabras con pronunciación posterior en “s” o “z”, cosa lógica si hay esta duplicación: t sorda y oclusiva más la “z” sonora, parecida a la “th” o “t” del inglés. El caso de la “b” creo que responde también a una doble “v”, es decir una W. De hecho podría ser una “b” oclusiva más una “v” o “u” sonora, alargada, que daría un sonido parecido a “bu”, evolución de esta doble “bb”.

Especialmente cuando va seguida de la vocal “o” o “u” este “bu” es casi seguro, aunque bien podría parecer a la pronunciación castellana de la “w”. De hecho parece que también pudiera dar lugar a “gu” y en algunos casos a “nu”.

Pensemos por un momento que algunos pronombres iberos: be, bere, ba-, etc podrían transformarse en “wa-” i “qu” o “gu” de los idiomas anglosajones o latinos. Es, creo, un indicio que ya apunta en el ibero pero que se ha desarrollado muchos más en estos idiomas más modernos y vivos.

Ya para finalizar he visto como tanto algunas palabras que se inician con “bul” luego pierden la “b-” inicial quedando en “ul”, lo que nos indica una inestabilidad bastante constante de la “b-” inicial. Así, al lado de “follar” tenemos “hoyar” de “folla” “hoya”, de “folgar” “holgar, etc.

En catalán y en ibero algunos pueblos tienen el sufijo de “-ui” seguramente una forma de adaptar el “bol/bul” que formó palabras como “poli-” o “pola”, con una palatización de la “l” en “ll” y finalmente transformada en “y” o “i”.

B > BU > WU > GU > QU > HU o NU (posible evolución fonética de la oclusiva labial)

VN:F [1.8.8_1072]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
Apartado: Victor Montañés  | Etiquetas: ,  |  Añadir comentario
• Lunes, Noviembre 16th, 2015

Eduard Selleslagh

I’m not so sure Arpeninus has anything to do with ARPAN or ARPANIECO: it looks like a Gaulish (P-Celtic) name with a Latin derivative suffix -inus. Ar Pen = the (mountain) peak? and Arpeninus deus = god of the (mountain) peak? (cf. Aremorica < Ar Mor).

CIL 13, 00167.

Arpenino / deo / Belex Be/lexconis f(ilius) / v(otum)

s(olvit) l(ibens) m(erito)

Isn’t it a bit ‘funny’ that the name of the person is still recognizable in modern Spanish (actually Basque)?: the x (ks) is sometimes used, both in Latin and in Greek for what seems to be the affricate /ts/ or /tz/, for lack of an appropriate letter in their alphabet; so: Belex = Belatz ? and Belexco = Belazko = Velasco? If true, Grk. ‘xylon’ could be a cognate of Basque ‘(t)zur’ (both ‘wood’), most likely an eastern Mediterranean Wanderwort like ‘ili/iri’.

All this taken together, seems to point to Aquitanian-Gaulish bilinguism in that area, or at the very least the persistence of Aquitanian names in a P-Celticized area.

Just thinking ‘aloud’.

As to ’seld/tar’, the root sel- seems to have Proto-Uralic connections (and even propagated into Sumerian, via earlier immigrations from the north into Mesopotamia), probably in the Paleo-European framework: the general meaning (also in modern Hungarian) is ‘to cut, slice,…’, so that ’seldar’ could refer to ‘a slice of rock’, i.e. a slab, a flat tombstone, or more generally: a ‘cut’ (sculpted) stone.

Antoni Jaquemot Ballarin

Encyclopédie de l’Arbre Celtique

Le mot arpent (ancienne mesure agraire) et les termes qui en dérivent (arpenter, arpentage, arpenteur) qui en dérivent, proviennent d’un gaulois *arepennis (*are-penno-). Désignant initialement le bout, l’extrémité d’un champ, il a fini par désigner la surface de ce dernier. (voir : *arepennis).

Como ves NO ES IBÉRICO, sino celta y se refiere punta de la cabeza. Mis antepasados de los Alpes dicen que ellos son ‘arpianos’ de los los montes. No ‘alp’ sino ‘arp’.

USTAIN ABAŔ AR BAN es el peso de la pieza de 424 gr. donde ‘ustain’ es “peso”, vasco ‘astun’; ‘abaŕ’ es una libra (pound) atendiendo al sistema de medidas AOI:  400 abaŕ, 40 otaŕ y 4 iki (unidad de peso de moneda). ‘Abaŕ es el número 10 y también el mayor peso. El sistema AOI se ha comprobado en diversos escritos y en los mismos objetos que coincide el peso.  En el caso expuesto es la medida de unidad oficial de la población (ar ban).  No es ninguna marca de propiedad.

‘Seldar’ o ‘sildar’ pronunciación ‘séllar o síllar’ (ld=ll en catalán y castellano). Corresponde al catalán “sitja” castellano “silo” vasco ‘zulo’.

‘Bas eŕok’  en el plomo greco ibérico de Alcoi se refiere a la compra ‘eŕok’ (vasco erosi)  de aceite ‘bas’ (vasco basitu “untar”).

‘Balae’ Estrabón explica que un ‘balae’ son piedras de oro de media libra. La planta “Melilotus officinalis” isatsbalki, en vasco, de color amarillo quizá procede de ‘itsats’ “cola” y “bálaco” ’ “paja trillada”: “tallo en forma de cola” por su aspecto.

Victor Montañes Borràs

Sobre estas lapidas medio latinas, medio autóctonas de la zona aquitana, creo haber dado con dos explicaciones importantes:

deo: no se refiere al latino “deus” sino a “deu” que es la pronunciación céltica de “dell”, ‘llamar’, que en vasco ha dado “dei”, ‘llamado’ o ‘llamada’. Se relaciona con muchas palabras que contienen la raiz “el” palabra, como el inglés “tell”. Por lo tanto podemos traducir como ‘nombre’, ‘llamado’.

belez, o belex, puede tener el valor de “apelar”, ‘llamar’, del cual derivan este verbo y nombres como “apellido”, “apelar”, o el mismo nombre “Apeles”. Aunque parezcan diferentes, tanto “deo” como “beles” vienen a significar algo así como: Arpenino nombre llamado, o viceversa, Arpenino, llamado de nombre, con un segundo nombre, Belexconis, patronímico.

La “x” parece ser una letra de sonido compuesto heredera de una “k” geminada, que da un sonido medio oclusivo, medio fricativo: “c-s”. Solo hay que ver palabras como “lex” y sus derivados legal, legislar,.. Esto va un poco en contra de los antecedentes para “belex” que en ibérico son “belez” o “bels”. Es un dilema más que tener en cuenta.

Sobre “seltar” que habria que leer “sellar”, se relaciona con “sella” o “cel-la”, es decir, celda, habitación o recipiente cerrado. En catalán tenemos el botijo llamado como “selló”, ya que es un cantaro cerrado. “Sellar” también significa ‘cerrar’.

Espero que los interrogantes vayan surgiendo en todos para poder ir resolviendolos en nuestras tertúlias.


VN:F [1.8.8_1072]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
• Jueves, Noviembre 12th, 2015

Trino Meseguer Agullo

No seas susceptible, hombre. Cuando en español se dice “muchacho” no es condescendencia. Es igual a cuando, p. ej. en francés se dice:” Mais oui, mon gars”. Puedes tener 25 años o tus 77 y se te puede seguir tratando  de “muchacho”.

Ya sabía tu edad (yo tengo 76) porque tú me la dijiste o nos la habías dicho, que ahora no me acuerdo.

Y también sabemos todos que no crees en “los traductores” de ibérico. Nos lo has dicho por activa y por pasiva. No seré yo quien me ofenda. Y no me ofendo porque yo sí creo que se puede “traducir”. Y, además, eres un miembro de este foro, con tus opiniones que sabes defender y eso basta para mi.

Angusj Huck

As a demonstrative, we find it in phrases like:

seldar ban ari eukiar gatu “this tomb is containing us” (?)

ban gudur iradier “(he has) depicted these battles” (?)

As a noun, it is found in bipartite anthroponyms, and with the partitive suffix, as banir “things” (i.e., grave goods).

Also banda and taban “big thing” (ban + augmentative -ta).

In Basque, we find the following:

(B-a-m-tx, Gc) bana “distinct”

(B) napar-ban “smallpox pimple”

(B) or-ban, (BN, Z) or-bain “mark on the body” (*orr- “body” + *ban “pimple”)

lu-ban “enclosure” <*lur-ban “particular land”

The final /n/ is firmly fortis throughout the reflexes.

The primary meaning seems to be “pimple”, at least in Basque. A pimple is something specific and distinct.

Compare the use in Turkish of tane “grain, berry”:

Bir sise portakal suyu istiyorum. Bir tane istiyorum. Büyük bir tane istiyorum “I want a bottle of orange juice. I want one. I want a big one.”

In Pelasgian, pam and pan may have meant “bubble”, hence their use in hydronyms. Similarly, British Vasconic wan.

Victor Montañes Borràs

Sobre “ban” creo que todos más o menos coincidimos. Quien sabe si “ban” por evolución dio “one” o “un”, tal com dicen los estudiosos anglosajones, podria evolucionar a “wan” y de aquí a “one” y “un”.

Para mi su significado no es “uno” sino “parte”. Una parte, un lado, una manera, y que ha evolucionado a nuestra lengua en “banda”, es decir, parte, facción, franja, lista, etc. Podriamos decir que es una de las partes de un todo.

Siempre adopta posiciónes complementarias, como la de un articulo, demostrativo o adjetivo. Puede, como muchos adjetivos, adquirir naturaleza de nombre, cuando el conjunto del que forma parte ya queda claro: (si hablamos de un grupo) una parte dice que si, otra que no.

No sé si habeis leido lo del verbo ibero “batir” y variantes, pero creo que vale la pena discutir sobre ello.

Patxi Alaña

Sobre la “e” como fonema pluralizante habló hace años Bittor Kapanaga. En su opinión este resto se observa hoy día en algun verbo:

zara (eres)  <-> zarie (sois). En batua: zarete (que conserva la e final). Bittor propuso zare

También hizo la misma propuesta para el resto de los plurales hace 30 años: que en batua deberían ser: dire en lugar de dira (son) y gare en lugar de gara (somos)

Angusj Huck

I have mentioned that ban is to be found in Basque (B) or-ban, (BN, Z) or-bain “mark on the body” and have suggested that the first part of this compound is an old word for “body” predating gorputz. This may be the or- that is found in the Iberian anthroponymic compound element, ordin, orden, ordun (the latter variant preponderating towards the west). If so, this may be analysed as “having a body”, i.e. “person”.

I suspect that Iberian badi is the numeral “one”. In Basque, this has been reduced to bat. badi may be present in the toponym, Baziege <*badi-egi “place of the single house”.

badir, as used on rolls of donors of grave goods, may have the same meaning as banir, i.e. “things”. On the Palamos lead foil, badir is placed after the name of the donor, and may refer to the grave goods donated. -ir is the partitive suffix. On the much older Alcoy lead foil, it appears as -irg (similar to Basque -(r)ik). On the later texts, the final consonant has been elided.

I hope that makes sense.

Trino meseguer agullo

I confess that I have some difficulties trying to make sense of what you say the reason being that some of the iberian lexemes you bring about do not match exactly with those I imaging you mean. Should you give us some references on them, e.g. Untermann MLH´s, might help us to assess them.

It might also be that distinct readings on those lexemes may be involved for that reason which is something we may discuss to settle down.

There is another point yet. If I am to answer back your arguments I will proceed as I normally do by showing up my articles on the targetted items. Those articles are made up in spanish and you can find spanish sort of references all along the line. Would you be able to follow it all?

Lastly I will not cover any p.i.e. or i.e. subject matters as those are not in my field of knowledge but I will certainly follow them. However my point of view is that if we dig up through their means to expose some intimacy of the iberian language may be a lost of time and effort.

VN:F [1.8.8_1072]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
• Domingo, Noviembre 08th, 2015

Todas las ponencias:

Carme J_Huertas La escritura ibérica hoy. Signarios e informatización del corpus de inscripciones. Presentación de las variedades de escritura ibérica: signarios según territorios y cronologías, diferentes propuestas de decodificación, signos de dudosa interpretación y algunas curiosidades, posible inventario de sonidos y ausencias significativas.

Antoni_Jaquemot Método para conseguir el desciframiento de la lengua ibérica: substrato, toponimia, divulgación de autores clásicos y el euskera genuino

Nuria Garcia Quera Los topónimos pirenaicos describían el paisaje y ahora nos describen como se hablaba hace más de 10.000 años. Un método de investigación basado en el conocimiento geográfico y las nuevas tecnologías

Luis_Silgo_Gauche Estudiando el ibérico: método y trabajo

Victor Montañes El método comparativo para extraer el significado de las palabras

Javier_Goitia_Blanco La Toponimia: Un recurso ingente y contundente

Antonio_Arnaiz_Villena El euskera, el iberico y el Atlantico

Antonio_de_la_Guardia Sanchez Cómo se traduce el íbero

Mariano_Zarzuelo_Revilla Libro sobre el alfabeto ibérico

Agurtza_Lazkano_Lizundia El concepto espacio-temporal BOR-BOR, presente en numerosas lenguas  ( eus 1 2 )

Libro completo:_Jornadas_Lengua_Ibera

VN:F [1.8.8_1072]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)