Aukeratutako etiketa ◊ garcia ◊

• S√°bado, Agosto 06th, 2016

N√ļria Garc√≠a Quera

Raíces utilizadas en la toponimia: AN y BUR

Esta semana vamos a debatir sobre dos ra√≠ces que propone N√ļria Garc√≠a Quera en su ponencia de las 1. Jornadas de lengua y escritura ib√©rica de Zaragoza:

Raíz      Significado            Topónimos con esta raíz

AN          Gran                           Aran, Àneu, Tavascan…

BUR       Hierro                        Burg, Burgal

Felix Zubiaga

AN “cielo” en sumerio, AIN “tanto, altura” en euskera. Como prefijo de top√≥nimos indica esa significaci√≥n de “elevaci√≥n”.

Analizando otros ejemplos AR+AN>ARAN “area alta”, AR+ANEKO>Araneko>Arneu, TAVASCAN, composici√≥n de TAVASA+KANE. TAVASA de ATA+BASA “paso de abajo” KANE>GANE “sobre”.

En cuanto a los significados, de GARA+AN> GRAN de la toponimia f√≠sica “cumbre superior” ha devenido a los significados anal√≥gicos, como GRANDE, GRANADO. En top√≥nimos persisten formas como GARANA, GARAIN, GARIN, etc.

BUR contiene doble raiz o arquetipo: B-+UR. B- supone rebaje de humanizazi√≥n a un arquetipo superior, como UR o posici√≥n inferior en lugar determinado. UR “agua” o cuanto el agua rodea, acerca/ cerca, como el UR, URUK en Sumer. Por extensi√≥n, o analog√≠a, “villa, ciudad, habitaci√≥n”. Ejemplos BURY, BURIAGA/ BURUAGA..

(Una descripci√≥n exacta de llugar, comprobable) BURG de BURGO< BUR+-KO>BURGOA, “del Burgo”,¬† BURGAL, composici√≥n de de BUR+EGAL “lateral, esquina”, como en PORTU+EGAL> PORTUGAL”puerto del lado atl√°ntico”., de donde los KELTOI “celtas”, GALI “galaicos” etc..

El grupo BUR en toponimia no significa “hierro” BURDINA en euskera¬† que se forma de B-+URDIN “azulado” color que adquieren algunos oxidos de herro.

Antoni Jaquemot Ballarin

ARAN significa “valle” y ARA “llano” ambas no pueden cortarse sus s√≠llabas sin perder el significado. √ÄNEU procede de un √ÄNABE y ANA significa “dehesa” (Bajo la Dehesa).TAVASCAN procede de *Taba+azkan “el √ļltimo bosque” (taba, tama y t√°mara = ramaje, en catal√°n ha dado “t√≤ria”<tauria<t√°bara con la interpretaci√≥n de “sarmiento”).

BURG no puede cortarse en BUR porque es otra cosa. BURG es la piedra de donde se extrae el hierro. La l√°mina procesada en √≠bero es LAN de donde LANKIA “lanza” y ‘KASTE-LAN’ “herrrero” (los Castelani de Ptolomeo situados en el Ripoll√©s). BUR es una arcilla oscura el buriel (burell en catal√°n) SUBUR ¬Ņ”horno de cer√†mica? (’su’ “fuego”)

Eduard Selleslagh

Me parece que BUR podr√≠a tener relaci√≥n con el PIE o un de sus parientes: la ra√≠z *g√ľer- signinifica ‘muy caliente, quemar,…’. La caracter√≠stica m√°s notable del hierro en el principio de la √©poca del hierro fue seguramente la temperatura muy alta (1500¬ļC) que se necesita para obtener hierro por reducci√≥n del mineral (√≥xido de hierro) con carbon.

La relaci√≥n con el vasco ‘burdin’ me parece obvia, aunque la segunda parte no me es muy clara, especialmente la -n

Pensándolo bien, me parece que BURG es BUR+ sufijo, que podría compararse con el eusk. -k/gi o -k/gai; es decir: BURG = [piedra] de hierro, o que sirve para hierro.

Carmen Maymó

Perdonar que intervenga brevemente, a cerca del Arquetipo An.

Los Arketipos son unos modelos primordiales de las sabiduría ancestral, me permito decir, divina. Son como unas plantillas tipo, incrustadas

en las lenguas primigenias como la nuestra, la que debatimos en estas paginas. Incrustadas porque así las tenemos en nuestros subconscientes colectivos. El lenguaje, como toda inteligencia, se basa en un orden del universo. De ellos escribió concienzudamente Felix Zubiaga. Libros que se deberían leer.

An, como arketipo, significa lo celeste, lo divino. An-Anu-Inu-Eni es el padre de los dioses y del ser humano. En lo concreto, dentro de la pen√≠nsula iberica, puede relacionar al agua, las aguas en especial la de los rios que son las venas de la tierra, Guadi-ana, como puede relacionar las grandes montanas/monta√Īas o mendi-ana como morada de los dioses, como el gigante de los Pirineos, el Aneto, o los propios Andes o el Anapurna.

O las √°nades, aves sagradas por excelencia. Y un sin fin de palabras m√°s. O la tierra, aunque no sea plana, como la comarca de Anoia en Barcelona.

Tan divino era el arketipo An, que la Iglesia Catolica, no tuvo más remedio que remarcar la filiación divina de la madre de la Virgen: Santa Ana, sin

dejar atrás al marido San Joaquín o Jakin el sabio. Que por cierto fué ayer su onomástica

En fin, un saludo tras esta digresión.

V√≠ctor Monta√Ī√©s

Hola Carme i N√ļria,

Las palabras siempre tienen aspectos, partes, facetas, pero las palabras primigenias eran integras, globales, medulares, nucleares. Estas ra√≠ces tan peque√Īas, y ya no digamos los mismos fonemas (k,b,l,..) tienen el sentido elemental que damos, en el campo de la qu√≠mica, a los elementos b√°sicos: oxigeno, hidr√≥geno, carbono, etc.

An, se relaciona com lo que esta arriba y encima, y, por extensi√≥n, es aquello grande que no se puede ocultar, sino que nos sobrepasa, nos domina, nos aplasta incluso. Las monta√Īas m√°s altas suelen llevar este prefijo. Sobre otro √°mbito, aquello que estan encima, y no debajo, “an-verso”, √©s lo que est√° m√°s arriba, sobre lo que est√° debajo, que le sirven de sost√©n y pie. Es el oponente de “re-verso”. An tambi√©n referido a la madre, porque “an-” y no “am-” como aun hoy se conserva en muchas lenguas? Porque la “m” parece ser un fonema compuesto de “n-b”, y quiz√°s Ama seria “an-ba”. El hecho que la madre suele estar literlmente ‘encima’ de sus crias, puede ser el significado primario que se le dio a la madre: la que est√° encima.

Dios, como masculino y femenino, puede que también tuviera este prefijo, especialmente en los pueblos que adoraban a diosas.

Respecto a la ra√≠z “bur” que yo relaciono con “bor” y “for”. Creo que si est√° relacionado tambi√©n con el fuego: es-pur-na, pur-ificar, incluso mor-eno, que significa ‘quemado’, ‘tostado’. Puede que el fuego, elemento b√°sico para producir hierro, estuviera presente en muchos pueblos que ten√≠an “fargas”, ‘herrer√≠as”. Aunque, no siempre puede que la relaci√≥n fuego-hierro este presente en todos los pueblos que se inician con “bur-”. Puede que tambi√©n tengan que ver con esta ‘fuera’, al lado, pero fuera (“vora”, “fora”,¬† en catal√°n). Aun no lo tengo tan trabajado, as√≠ que voy pensando en ello.

Salut,

N√ļria Garc√≠a¬† Quera

Investigando la toponimia de mi comarca de estudio (Pallars Sobir√†), cuando encuenro AN se refiere a ‚Äúgran‚ÄĚ:

gran punto de vigilancia: ENVINY > AN UI NA

gran desembocadura: EMBONUI > AN BO N(A) UI

gran salida (escapada): ENSEU > AN ES EU

gran origen, principio: ÀNEU

gran roca: TAVASCAN

gran valle: ARAN

etc.

AN, pot lo tanto, es algo superlativo, con lo cual estoy totalmente de acuerdo con Zubiaga (‚ÄúAN “cielo” en sumerio, AIN “tanto, altura” en euskera‚ÄĚ), Carmen (‚ÄúAn, como arketipo, significa lo celeste, lo divino‚Ķ‚ÄĚ, ‚ÄúTan divino era el arketipo An, que la Iglesia Catolica, no tuvo m√°s remedio que remarcar la filiaci√≥n divina de la madre de la Virgen: Santa Ana‚ÄĚ) y V√≠ctor (‚ÄúAn, se relaciona con lo que esta arriba y encima, y, por extensi√≥n, es aquello grande que no se puede ocultar, sino que nos sobrepasa, nos domina, nos aplasta incluso‚ÄĚ).

Y sí, efectivamente, coincido con Carmen. Yo también estoy encontrando que cada una de estas raíces puras, básicas, simbólicas, eran algo sagrado que, después, con el cristianismo, se quiso sincretizar.

Jose Luis Aleman

AN y BUR analizados desde el contexto ling√ľ√≠stico ib√©rico nos lleva a hacer un inevitable an√°lisis filol√≥gico basado en la reconstrucci√≥n del proto-euskera, labor en la que est√°n empe√Īados muchos estudiosos y en la que se han aventurado muchas hip√≥tesis, algunas bastante fundamentadas, y otras que no lo son tanto.

AN est√° formada del sonido voc√°lico A que denota importancia, manifestaci√≥n y fuerza. N es la energ√≠a de la mente modulada de tal modo que indica una acci√≥n propia o personal. La N es la interpretaci√≥n que da la mente a un fen√≥meno, cosa o acci√≥n que sucede y tambi√©n una acci√≥n propia que solo puede hacer uno mismo (como comer, beber, andar, coger, etc‚Ķ). AN es, seg√ļn el supuesto que expreso aqu√≠ la interpretaci√≥n de algo grande, poderoso, fuerte, que nos supera. ANDI (la forma original del actual ‚ÄúHaundi‚ÄĚ) es la cualidad manifiestamente poderosa de un objeto que le hace destacar sobre otro. La D, si est√° conservada seg√ļn su sonido original (ojo que en euskera la T despu√©s de N muta a D). ANTI es construcci√≥n (artificial, pues ha sido dise√Īada por la mente de un ser) y poderosa o sobresaliente (AN).

En cuanto a BUR debo entender que la R final es fuerte y no d√©bil, esto es importante pues hay diferencia en su posible significado. B es una vaina, un cuerpo, un veh√≠culo portador de vida. No es la semilla en s√≠, sino el envoltorio. UR se interpreta como agua (si bien agua, como he podido comprobar, se identifica m√°s con la vocal √ú), pero no es as√≠ si el sonido de la R es fuerte, entonces estamos ante el fundamento de la Tierra, es lo mineral. La R fuerte, la que resuena en RA es el ‚Äúruido del motor‚ÄĚ que genera la creaci√≥n, con la U delante denota la placenta, el √ļtero donde se gesta la vida. Que en euskera la palabra ‚Äúhierro‚ÄĚ tenga BURR como s√≠laba formante seguido de ‚Äúdin‚ÄĚ, ‚Äúdina‚ÄĚ o ‚Äúne‚ÄĚ, etc‚Ķ significa que estamos hablando de una de las materias madres que conforman la materia. La U tambi√©n nos explica que es una materia que ‚Äúvive‚ÄĚ en el interior de LURR (la Tierra, t√©rmino formado por L y URR).

BUR d√©bil es “veh√≠culo en cuyo interior se gesta la creatividad‚ÄĚ.

Esta es mi particular interpretación, en respeto a las otras que se han expresado en este hilo de intercambio de conocimientos, las cuales también tienen mi consideración.

Antoni Jaquemot Ballarin

Los √≠beros en aquella √©poca no pod√≠an obtener la energ√≠a para la fusi√≥n del hierro con el carb√≥n de le√Īa. Calentaban las mezclas de la roca de hierro a menos de 1000 grados para separar el resto y lo forjaban al alcanzar plasticidad

En Almer√≠a exit√≠a la poblaci√≥n de MURGI (m>b). En catal√°n una ‘burguera’ es una cavidad protegida con obra que serv√≠a de horno. Quiz√° sea √©ste el origen.

Ed. Selleslagh

Naturalmente tienes raz√≥n en que no llegaban a la temperatura de fusion, contrariamente a lo que pasaba con el bronce. Pero el proceso es el mismo que el actual: reducci√≥n (es decir el proceso inverso de la oxidaci√≥n) con mon√≥xido de carbono (CO) proveniente de la combusti√≥n incompleta (por falta de ox√≠geno suficiente) del carb√≥n de le√Īa. Los productios finales son hierro (Fe) y di√≥xido de carbono (CO2). Pero de todo modo, e importante para la cuesti√≥n ling√ľ√≠stica, es que se necesitaba bastante m√°s energ√≠a t√©rmica para la producci√≥n de hierro.

El proceso que describe es parecido al que todav√≠a se usaba en Inglaterra de la mitad del siglo 19, el ‘puddle oven’, aunque este ya estaba un poco m√°s adelatado: llegaba a fundir la parte de piedra (’slag’) pero no el hierro (con carbono), se encontraba como trozos blandos no fundidos (‘wolves’) en la massa en fundici√≥n. Se extra√≠an con una barra, a mano, y se forjaban para unirlos en bloques m√°s grandes. Este hierro tiene una estructura fibrosa que le da ductilidad. El hierro fundido de los altos hornos modernos es diferente: contiene una cantidad de carburo de hierro (es muy duro y fr√°gil cuando se enfr√≠a) y necesita un segundo proceso para convertirlo en acero (‘Bessemer Pear’, o horno Siemens-Martin que combina los dos procesos en cierta forma); el segundo proceso tambi√©n quema los componentes indeseables como azufre o f√≥sforo.

En el proceso primitivo no se puede eliminar estos componentes indeseables (p.e. el fósforo hace el hierro más frágil), y la calidad del producto depende en gran parte de la composición del mineral. Así que no se podía producir hierro de calidad en cualquier sitio que tenía mineral de hierro.

A notar que los diversos procesos para obtener cobre son bastante distintos, aunque tambi√©n se trata de calentar el mineral: muchas veces el mineral de cobre se encuentra en forma de sulfuro; en el horno se quema el azufre, convirtiendo el mineral en √≥xido (‘roasting’) y despu√©s en cobre y CO2.

Temperaturas de fusión:

Hierro forjado: 1482-1593 ¬ļC

Hierro fundido: 1127-1204 ¬ļC

Hierro puro (ductil): 1149 ¬ļC

Acero de carb√≥n: 1425-1540 ¬ļC

Cobre: 1084 ¬ļC

Esta√Īo: 232 ¬ļC

Plomo: 327 ¬ļC

Como se ve claramente, es m√°s f√°cil obtener la temperatura necesaria para la metaurgia del cobre (y bronce) que la del hierro. No hay que olvidar que la p√©rdida de calor del foco de combusti√≥n por radiaci√≥n infrarroja aumenta con la cuarta potencia de la temperatura absoluta (¬ļC + 273), as√≠ que pasar de 1000 ¬ļC a 1500 ¬ļC exigije much√≠simo m√°s energ√≠a t√©rmica que pasar de 500 ¬ļC a 1000 ¬ļC.

Espero que esto pone las cosas en perspectiva.

Montse

Por si os puede servir de algo,

estos son los experimentos de fundición de mineral de hierro que se realizaron en Segeda y sus resultados:

Segeda: Fundicion de hierro burillo rovira

Jabier Goitia

Todo eso que dices y mucho m√°s, Nuria; la propia voz “grandis” del lat√≠n que figura como precursora, es un pr√©stamo de la secundaria “gar ande”, que -como sucede con cierta frecuencia-, es una evoluci√≥n de la eusk√©rika “lar ande”, literalmente, “excesivamente grande” con la mutaci√≥n “l x g”.

Lo que pasa es que el paradigma de lo greco y latino lleva tantos a√Īos calando en los √°mbitos acad√©micos, que los llamados sabios, son en realidad “defensores de la memoria” e incapaces de combinar esta con la inteligencia que siempre es disgresora…y casi siempre turbadora del poder establecido.

VN:F [1.8.8_1072]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)